sábado 15 de junio de 2019 | 10:43
Columnas

El dolor de la extirpación del tumor del huachicoleo

@rickypedraza jue 10 ene 2019 11:28
Los que se aprovechaban de este robo millonario de combustible tendrán que buscar otra manera generar los ingresos millonarios que se estaban llevando con el huachicol.
Los que se aprovechaban de este robo millonario de combustible tendrán que buscar otra manera generar los ingresos millonarios que se estaban llevando con el huachicol.
Foto propiedad de: Internet

 

Cuando el enemigo está relajado, busca desgastarlo; cuando está bien alimentado, busca que muera de inanición; cuando esté en descanso, busca que se mueva. Aparece en los lugares donde él llega rápidamente; muévete sigilosamente a donde no te espera.  Sun Tzu

 

 

Viendo la video columna de Poncho Gutiérrez ( @PonchoGutz) en SDPnoticias  vi una de las mejores analogías a la situación que estamos viviendo ahora con el desabasto de gasolina en diversas entidades del país.  El huachicoleo es un tumor con el que hemos vivido muchos años y que cuando se quita nos duele por algún tiempo. Y sí, ahora el dolor por el tumor es grande. En un pequeño recorrido vi un par de gasolineras cerradas y una que estuvo cerrada ayer ahora está abierta con una cola de un kilómetro. Sigue el estado de pánico y no parece que acabará, al menos hasta que se normalicen las operaciones de distribución de gasolina.

 

La necesaria extirpación del tumor

Me ha tocado vivir dos casos de personas muy cercanas a mí que han tenido que ser intervenidas para extirparles un tumor cerebral. Tumores benignos, pero tumores al fin. La vida de estas dos personas cambió muchísimo. La primera persona, por la localización del tumor al extirparlo, perdió la capacidad de caminar y poco a poco fue perdiendo la vista. La segunda persona, perdió la capacidad de hacer matemáticas y análisis complejos, tuvo que aprender a escribir de nuevo. De hecho, la segunda persona escribió un libro sobre lo que le pasó, el libro se llama 8: Rediscovering Life After a Brain Tumor donde explica su experiencia de vida sobre este suceso.

 

En ambos casos, extirpar el tumor era inminente pues si seguía creciendo la probabilidad de muerte era inminente.

 

En el caso del huachicoleo, este problema se puede asemejar a un tumor que ha ido creciendo durante mucho tiempo y que quitarlo representaba un riesgo para todos en el país.

 

Los tumores no son espinillas

Muchas personas creen que, extrayendo un tumor, todo vuelve a ser perfecto y no todas las veces es así. En los casos que me ha tocado estar cerca, ambas personas con tumor cerebral tuvieron afectaciones físicas y cognitivas irrecuperables. Lo que está haciendo el gobierno federal sobre el huachicoleo no son “enchiladas”, es un proceso complicado que seguramente dejará algunas cicatrices.

 

Los que se aprovechaban de este robo millonario de combustible tendrán que buscar otra manera generar los ingresos millonarios que se estaban llevando con el huachicol. Tendría que haber una lista de culpables que deberían de estar siendo encerrados ahora.

 

Militantes de otros partidos y corrientes ahora gritan que ellos lo hubieran hecho de otra manera, muchos no tienen justificación pues cuando fue su tiempo no lo hicieron.

 

Críticas a las medidas y como nos está afectando a todos, sí, claro que las debe de haber y el gobierno de México debe de tomarlas analizarlas y solucionarlas pues, así como el robo es un problema, el desabasto artificial es otro que se está generando ahora por esta medida.

 

Se les pasó la mano

Los medios nunca van a aceptar que se les pasó la mano reportando la lentitud del abasto de gasolina y que eso provocó un desabasto artificial. Desabasto porque no había gasolina en las gasolineras, artificial porque si hay combustible para cumplir con la demanda requerida. La alarma de los medios noticiosos que ahora se riegan como pólvora en las redes sociales.

 

Y no es que no deban de informar, sino que deben de hacerlo de una manera más profesional. En ocasiones este tipo de noticias alarmistas me recuerdan a la noticia del Chupacabras, donde se trataba de investigar algo que en realidad no existía.

 

Mucho trabajo

Mucho trabajo tiene la SENER, la PROFECO y todas las secretarías de justicia para darle un final feliz y sin efectos secundarios a esta extirpación. Lo que me parece raro es que la cita que tienen los diputados con los secretarios de las secretarías involucradas en esta operación anti-huachicol sea hasta el lunes. Si es tanta la urgencia, ¿por qué no hacerla antes?