jueves 17 de enero de 2019 | 08:27
Columnas

Urge rescatar patrimonio dañado el 19S

@horacio_urbano mar 08 ene 2019 19:08
Es fundamental atender a quienes perdieron sus viviendas o las infraestructuras de sus comunidades,
Es fundamental atender a quienes perdieron sus viviendas o las infraestructuras de sus comunidades,
Foto propiedad de: Internet

Pues no... Los daños que dejaron los sismos de septiembre del 2017 no fueron atendidos ni con prontitud, ni con eficacia.

16 meses después del primero de los sismos, hay personas que siguen viviendo en albergues, siguen dañadas todo tipo de infraestructuras, hay economías locales que siguen sin recuperarse... Y por supuesto, hay edificios de todo tipo que siguen dañados, incluidos algunos tan de primera necesidad como pueden ser escuelas u hospitales, y otros que debieran también importarnos mucho por lo que representan como testigos de nuestra historia.

Podemos, si muy acaso, decir que durante la pasada administración se hicieron planteamientos para atender las evidentes prioridades...

Porque con todas las deficiencias que se pueda encontrar, que en verdad han sido muchas, hay programas en marcha que están rehabilitando viviendas e infraestructuras.

Y después de padecer un  2018 en que lo único que importaba a los políticos era el proceso electoral, ya en esta nueva administración se han planteado programas que llevan la reconstrucción al nivel de verdadera prioridad que siempre debió tener.

Fue tema planteado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para el que en términos de políticas y acciones de gobierno ya se tomaron medidas desde la Sedatu (Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano), de Román Meyer Falcón, y se asignaron 10,000 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 aprobado por el Congreso.

Sumándose a esto, las nuevas autoridades de los sectores educación y salud presentaron también iniciativas que buscan acelerar la reconstrucción de los activos dañados que pertenecen a su ámbito de acción.

Lo que quizá no ha sido tan evidente, es que los sismos le pegaron también a un número muy importante de activos patrimoniales de todo tipo... Activos a los que por su naturaleza no se les ha reconocido en el mismo nivel de importancia de temas como la vivienda.

Es así, que lo mismo en Oaxaca, que en Puebla, e incluso en la Ciudad de México, abundan edificios, zonas y pueblos enteros, de invaluable valor patrimonial que siguen sin ser atendidos... Y hay lo mismo edificios que muestran importantes derrumbes, que otros que se están de pie, pero se mantienen apuntalados en espera de recibir el mantenimiento especializado que su valor patrimonial merece.

Habrá quien diga que a la hora de reconstruir una casa va antes que una iglesia antigua... Y quizá tengan razón, pero el hecho es que son situaciones diferentes, tan diferentes como diferentes son las instancias y presupuestos que en cada caso deben efectuar los rescates.

Nada tiene que ver la labor del Infonavit atendiendo a quienes padecieron daños en sus viviendas, que las instancias que desde las dependencias relacionadas con la cultura tendrían que estar atendiendo las innumerables zonas y activos patrimoniales que resultaron afectados.

Una cosa no quita la otra... Es fundamental atender a quienes perdieron sus viviendas o las infraestructuras de sus comunidades, pero ello no implica olvidar el rescate de un patrimonio valiosísimo que no podemos darnos el lujo de perder.

Porque el hecho es que basta con llegar a lugares como Huejotzingo, en Puebla, para darse cuenta de los daños que sufrió su magnífico convento del siglo XVI... Daños que incluyen que su iglesia esté sostenida con una estructura de madera y no pueda ser visitada ante los riesgos de un muy posible derrumbe.

Y si en Huejotzingo el daño fue muy puntual, hay que ver lo que pasa en Atlixco, posiblemente la comunidad que resultó más afectada en el estado de Puebla y cuyo patrimonio sigue en espera de que las instancias responsables se hagan cargo de su restauración.

Fue buena la decisión del Presidente de asumir como prioridad la reconstrucción... Ahora habrá que dar un segundo paso para entender en toda su dimensión el alcance de los daños e implementar programas que puedan hacer de esta reconstrucción un proceso verdaderamente integral que no deje frentes sin atender.

¿Qué tal que así como el Presidente salió a presentar un programa de reconstrucción de viviendas, volviera a hacerlo, esta vez para presentar programa y presupuestos destinados a la reconstrucción del patrimonio dañado?

Sí, hay que acelerar la reconstrucción de viviendas, escuelas, hospitales e infraestructuras... Y sí, hay además que acelerar los trabajos de reconstrucción y restauración de todo activo patrimonial que resultó dañado en los mismos sismos.

Fundamental recuperar calidades de vida y patrimonios... Pero no menos fundamental la preservación de nuestro patrimonio histórico y cultural.

INFONAVIT Y RECONSTRUCCIÓN

Y ya hablando de reconstrucción, vale la pena mencionar que este lunes, en línea con las políticas de austeridad y salarios de esta administración, el grupo directivo del Infonavit informó que donará el excedente de su salario a proyectos de reconstrucción en Jojutla, Morelos.

 

Horacio Urbano es presidente fundador de Centro Urbano, think tank especializado en temas inmobiliarios y urbanos

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @horacio_urbano