miércoles 26 de junio de 2019 | 08:12
Columnas

Lecturas del triunfo del PRI en Monterrey

@DMoralesPerez jue 27 dic 2018 12:31
El candidato del PAN Felipe de Jesús Cantú declaró que impugnará.
El candidato del PAN Felipe de Jesús Cantú declaró que impugnará.
Foto propiedad de: Internet

Tras la trifulca legal de la elección del 1 de julio en la pelea por Monterrey entre el PRI y el PAN, que culminó con la anulación de la contienda, y en una decisión jurídica de repetir la elección el 23 de diciembre, Adrián de Garza, el candidato tricolor, se quedó con la capital de Nuevo León, en un proceso donde el panista Felipe de Jesús Cantú, el perdedor por el PAN, se ve ahora contra la pared.

En el conteo final anunciado ayer, Adrián de la Garza logró el triunfo con una ventaja de 1.9 puntos de porcentaje sobre Felipe, mayor al 0.92 por ciento de los resultados preliminares del pasado sábado 23 de diciembre.

En la foto última el priista obtuvo 41.2 por ciento de las votaciones contra el 39.3 por ciento del panista.

En la elección del 1 de julio, Felipe de Jesús Cantú logró una diferencia a su favor de 0.89 por ciento.

La elección arroja varias lecturas.

*     El candidato del PAN Felipe de Jesús Cantú declaró que impugnará. Pero esta vez se ve muy difícil revertir la decisión.

*    El PRI retiene Monterrey, una de las tres capitales importantes del país, luego de que Guadalajara está en poder del MC, y la capital del país, de Morena.

*     Con la decisión jurídica de darle el triunfo a Guadalupe también al PRI, Nuevo León se mantiene como una de las plazas más importantes del país para este partido, tras el serio revés en las elecciones presidenciales, y la atmósfera de capa caída en la mayoría de los estados de la república.

*     El tablero, de una u otra manera, operó a favor de Adrián de la Garza, el candidato del PRI. El principal elemento a su favor fue la raquítica participación, de 33.04 por ciento ahora, contra 56.7 por ciento el 1 de julio. Esta vez acudieron a las urnas sólo 310,572 votantes, contra 524,377 del 1 de julio, 213,805 menos. En una atmósfera de baja votación el PRI hizo valer su capacidad de movilización. La abstención cercana a las dos terceras partes de los electores minó más la fuerza del PAN. Con baja presencia electoral se alejan más los votantes de clase media, proclives a este partido, y a la inversa acuden más a las casillas los electores de clases socioeconómicamente bajas, clientela del PRI.  Otro factor que operó a favor del PRI fue que MORENA no participó en la coalición del candidato Patricio Zambrano, “Pato Zambrano”, quien esta vez contendió sólo por el PT, y quedó en tercer lugar. El hueco de MORENA fue llenado mayormente por el PRI en la elección del 23 de diciembre. Algunas promesas de Adrián, como la tarjeta regia - símil de la tarjeta rosa en las elecciones del estado de México, que ganó Alfredo del Mazo- también le redituaron votantes. Por otra parte, Felipe de Jesús Cantú sufrió un ambiente hostil de parte de miembros de su propio partido, lo que le restó fuerza el día de la elección.

*     El PRI dará la pelea en el 2021, cuando se renueva la gubernatura de Nuevo León. Adrián se convierte en un fuerte aspirante de este partido, junto a otras cartas importantes como Ildefonso Guajardo, ex Secretario de Economía, y Clara Luz Flores Carrales, alcaldesa de Escobedo. El gobernador, Jaime Rodríguez Calderón, anda de capa caída. Su popularidad se ha desplomado a niveles cercanos al 25 por ciento de la población. Esto ha minado severamente la fuerza de los candidatos independientes. Por el lado de Morena, las cartas fuertes son Tatiana Clouhtier y Judith Díaz. Con el descalabro de Monterrey, Felipe de Jesús Cantú, quien perdió frente a “El Bronco” en 2015, queda prácticamente fuera de la jugada como posible candidato del PAN a la gubernatura, aumentando las posibilidades de candidatos como el Senador Víctor Fuentes. Samuel García, senador por MC, es una carta fuerte de este partido.

*     Por lo pronto, el PAN, con 12 gubernaturas en su poder, y luego del accidente de Puebla donde perdió la vida la gobernadora, ahora -con el descalabro de Monterrey- atraviesa tiempos difíciles.