domingo 21 de julio de 2019 | 11:29
Nacional

AMLOVEmetrics: No gustó a los mexicanos comparación entre AMLO y el Niño Dios

Alberto Rodríguez dom 23 dic 2018 20:38
Foto propiedad de: SDPnoticias

Más de la mitad de los consultados la consideró insultante o irreverente.

El padre Solalinde y Martí Batres asistieron a una pastorela y fueron vistos con una figurita del niño Dios, con el pelo cano y peinado al más fiel estilo de López Obrador.

En base a dicho evento y las opiniones encontradas en las redes sociales al respecto, Opinión Pública, Marketing e Imagen y Social Research Solutions, realizaron a través de AMLOVEmetrics —el 23 de diciembre con una muestra de 800 encuestas telefónicas con un margen de error estadístico del +/- 3,4%— la siguiente pregunta:

¿Considera usted insultante, irreverente, gracioso, tonto, intrascendente o indiferente que el senador Martí Batres y el padre Solalinde comparen a AMLO con el niño Dios?

El 53.2% de los entrevistados lo considera insultante/irreverente; un 24.7% gracioso/tonto y < un 22.1% le es intrascendente/indiferente el asunto en cuestión.

Los tiempos cambian, México ya no es una nación católica, pero aún es

cristiana en un amplio margen y a buena parte de dicha población no le pareció correcta la comparación. En el mismo rubro se puede poner a agnósticos y a verdaderos creyentes de la separación del Estado y la Iglesia —cualquiera que esta sea.

Comparar a un líder político con una figura religiosa, difiere de la Reforma de Juárez y se parece más a un sincretismo/fanatismo religioso/político donde se mete en aprietos al que se compara.

Por si lo anterior deja a más de uno pensando en la separación Estado-Iglesia, asombra más que quien llevara dicha figura fuera un ministro de la iglesia católica y celebrara el hecho un senador de la república, del mismo partido del presidente de México: ellos presumían el parecido entre Andrés Manuel y el niño.

El 24.7% de las personas encuestadas consideran el hecho como algo gracioso/tonto en el sentido de broma y no ven ningún inconveniente en que se realice ese tipo de similitudes entre ambas figuras. Por último, a un 22,1% de quienes contestaron el asunto no les interesa.

El equipo cercano de Andrés Manuel, debería cuidar el uso, abuso y comentarios que dan de AMLO personas que se suponen amigas del gobierno (caso Solalinde) o son parte del mismo (Batres).

AMLOVEmetrics, con esta encuesta vislumbra que un poco más de la mitad de los mexicanos no están dispuestos a jugar ya sea con la figura de AMLO o con el niño Dios.

Juárez logró la separación de la iglesia y el gobierno. Con ello disminuyó el poder que tenía dicha institución sobre la República. Supo la importancia de tan difícil decisión en un país donde se puede  confundir la religiosidad con el fanatismo.

Andrés Manuel sigue al benemérito de las Américas y basa su austeridad republicana en su ejemplo. Para seguir su senda, su equipo no puede confundir (ni permitir la confusión) de la figura del presidente de la República con ninguna figura religiosa.

A lo anterior, AMLO ya tiene un problema de imagen, entre quienes le llaman “mesías tropical” o quienes le prendieron veladoras afuera de su casa de transición. Aunque él no lo ha buscado, eventos como la pastorela con el niño Dios peinado a lo AMLO le pueden generar problemas con cierta parte de la población, con no pocos de sus seguidores y lo que es peor, con aquellos que puedan confundir lo que puede hacer el político, con lo que se le pide a un dios. Es cierto, es un tema sensible para algunos y Andrés Manuel tendrá que pedir a sus amigos y colaboradores no confundir, ni ayudar a confusiones.

Las mediciones de AMLOVEmetrics continuarán en SDP Noticias, mientras tanto, deseamos a nuestros lectores felices fiestas.