jueves 18 de julio de 2019 | 11:53
Columnas

AMLO, Urzúa y los bonos del NAIM: Ganó la sensatez

@FedericoArreola mié 19 dic 2018 18:49
Prueba superada
Prueba superada
Foto propiedad de: Internet


Crecía el número de los líderes de opinión que pronosticaban que no habría aeropuerto en Santa Lucía porque los mercados iban a obligar al presidente López Obrador a continuar las obras en Texcoco.  Pronosticaban una crisis. ¿La razón? Que los tenedores de bonos del NAIM simple y sencillamente no iban a aceptar ninguna propuesta del gobierno mexicano.  Así lo habían expresado, en El Financiero, Antonio Navalón; en Excélsior, Francisco Garfias, y en El Universal, Ricardo Rocha y Mario Maldonado, entre otros analistas.

Era el peor escenario para López Obrador que, como dijo Verónica Malo en SDP Noticias, en caso de concretarse, iba a obligar al presidente de México a buscar argumentos para convertir una derrota política de grandes proporciones en una victoria aceptable.

No hubo necesidad. La paciencia, la prudencia y la sensatez con la que actuó el equipo económico del gobierno de México evitó la crisis. El secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, hizo su trabajo con seriedad, el presidente López Obrador lo respaldó —inclusive en una de sus conferencias de prensa dijo que no hablaría del tema porque había una negociación y quería ser prudente— y al final las cosas salieron como ellos querían.

El NAIM en Texcoco ha muerto. Dadas las circunstancias, es lo mejor que podía pasar. Fue un triunfo de la sensatez y debemos celebrarlo. AMLO y Urzúa jugaron respetando las reglas del sistema y alcanzaron el objetivo que se fijaron. Lo que sigue es seguir trabajando todos para superar los otros, numerosos problemas que enfrenta nuestra sociedad.

.