lunes 25 de marzo de 2019 | 10:51
Columnas

INEE: cuando la práctica no justifica la norma

@FedericoArreola sáb 15 dic 2018 07:36
Lo que viene conviene. Esperemos se implemente con todo cuidado la propuesta educativa de AMLO y Esteban Moctezuma
Lo que viene conviene. Esperemos se implemente con todo cuidado la propuesta educativa de AMLO y Esteban Moctezuma
Foto propiedad de: internet



“Bernard Shaw dijo: ‘Una lengua común nos separa'. Un aforismo casi hegeliano”. Ernesto Sabato 
“Caminante, son tus huellas/ el camino y nada más;/ Caminante, no hay camino,/ se hace camino al andar./ Al andar se hace el camino,/ y al volver la vista atrás/ se ve la senda que nunca/ se ha de volver a pisar./ Caminante no hay camino/ sino estelas en la mar..” Antonio Machado

 

¿De qué carajos hablan cuando hablan de la evaluación educativa?

“No hay nostalgia peor/ que añorar lo que nunca jamás sucedió”. Con la frente marchita, de Joaquín Sabina

Algunas personas, sobre todo consejeros del INEE, afirman que será un retroceso, casi una catástrofe acabar con la evaluación educativa en los términos planteados por la reforma constitucional de Enrique Peña Nieto y Aurelio Nuño.

¿Lo dicen en serio? No dudo de las intenciones de la reforma educativa del pasado sexenio ni de la honestidad con que algunos funcionarios —destacadamente el regiomontano Javier Treviño— intentaron instrumentarla, pero ¿la evaluación fue un éxito?

En mi opinión, y en la de muchas personas que de esto saben bastante —entre otros aspectos de la reforma— la evaluación generó más problemas de los que resolvió. ¿Ya se nos olvidaron las interminables marchas de los maestros en el centro de la Ciudad de México? El gobierno de EPN se desgastó de más tratando de negociar, primero, y después intentando controlar por la fuerza a los maestros inconformes. Le costó a la anterior administración demasiado. Invirtió ahí no poco de su capital político y hasta tuvo que entregar enormes sumas de dinero a líderes de todo tipo para comprar cierta “normalidad”.

Dirán que protestaban sobre todo los maestros de la CNTE —que no son de ninguna manera paradigma de entrega a sus estudiantes—, y es la verdad. Pero, ¿era necesario que ello ocurriera? Seguramente, no. Afirmarán que tales maestros solo defendían sus privilegios indebidos. Quizá sea cierto, pero ¿por qué no se acabó con esa situación como un paso previo a intentar una reforma del sistema? El país se habría evitado gravísimos problemas.

¿Y toda la agitación para qué? ¿Solo para evaluar ni siquiera a los maestros, que si no aceptaban someterse a ese proceso eran sancionados? ¿Tenía sentido?

La propuesta de AMLO

“Es fácil desaparecer cuando nadie te está mirando”. Kristin Hannah

Es un hecho, durante años hablamos mucho de la evaluación educativa, a favor y en contra, pero poco de un instituto fundamental para ese proceso, que no nació el pasado sexenio, pero sí logró su autonomía gracias a la reforma de Peña Nieto y Nuño.

Tuvo que anunciarse su muerte para que la sociedad mexicana se diera cuenta de que había existido el INEE. Si se tratara de un árbitro de futbol diríamos: qué gran trabajo no darse a notar. Pero, en política —y la educación publica es política, se acepte o no— lo más sensato que puede hacerse es comunicar los logros. Y el Instituto Nacional de Evaluación Educativa no comunicó nada: ni siquiera lo hizo cuando el candidato líder en las encuestas anunció que lo desaparecería ni, tampoco, cuando el presidente electo y su nominado para encabezar la Secretaría e Educación —AMLO y Esteban Moctezuma, respectivamente— dijeron en todos los tonos que la “evaluación punitiva” iba a desaparecer.

La iniciativa de ley para eliminar la reforma educativa, incluye la desaparición del INEE. ¿A alguien le importa? Solo a sus consejeros, directivos y trabajadores, pero estos últimos no perderán sus empleos. Ninguna otra de las diez instituciones autónomas que existen en México lo ha defendido. Quizá se deba a que en el Banco de México, en el INE, en el INAI, etcétera no sepan que tenían un hermano llamado Instituto Nacional de Evaluación Educativa. De ese tamaño su falta de comunicación. 

Sus consejeros no transmitieron una idea elemental que quizá les habría salvado de la muerte: que el INEE no surgió con la reforma educativa de EPN, sino que nació en 2002 y que fue hasta 2013 cuando se volvió un organismo constitucionalmente autónomo.

Pero… En política lo que no se comunica no existe. Entonces, la desaparición no es fortuita: los que mandan en el INEE tuvieron tiempo, dinero y expertos para hacer una labor encomiable de difusión de sus logros, si es que existieron. Pero al no aprovechar lo anterior, no demostraron su valía y es la razón de que a Andrés Manuel y a Esteban les haya resultado tan sencillo simplemente borrarlos del mapa de la administración pública.

Como los enemigos del INEE sí comunicaban, lo que más se sabía del instituto es que costaba mucho. Así que Andrés y Estaban lo desaparecieron convencidos de que lograrán un buen ahorro en el presupuesto nacional.

 

La autonomía mal entendida

“Aquí ha habido barra libre para cada autonomía”. Miguel Ángel Revilla

La autonomía de cualquier cuerpo colegiado, más si forma parte de la estructura de Estado, no se sustenta en la norma ni es únicamente una consecuencia de esta. En el caso del INEE, la autonomía adquiere su verdad en la medida que los resultados de su gestionar son no solo efectivos y productivos, sino que se socializan y se aceptan. Defender la autonomía porque “la legislación lo dice”, es una acción legal, sí, pero en ultima instancia hueca. 

Apelar con soberbia a una autonomía normativa es como proteger un cascarón vacío; no lleva ni justifica nada. Y eso es porque, inclusive siendo un órgano constitucional autónomo, el INEE no logró convencer a todos los actores del ámbito educativo —incluida sociedad, estudiantes y padres de familia— sobre su labor. Los intentos de salvar al INEE, son prácticamente reiterativos en sus argumentos y se reducen a uno solo: la supuesta autonomía que al 100% nunca se dio

La actual presidenta Teresa Bracho —la menos prestigiada del INEE, esto es, poco reconocida comparada con otras personas que pasaron por el consejo del instituto como Gilberto Guevara Niebla, Eduardo Backhoff y Sylvia Schmelkes— se atrevió a asegurar que mientras la Constitución esté vigente el instituto también lo estará… ¿Es un desafío o una simple consecuencia de la angustia previa a la muerte?

No se usa la ley como parapeto. Para que la ley sea esa defensa y escudo, se debe defender y llevarla a la práctica todos los días y en toda forma, para que cuando alguien quiera cambiarla, no pueda hacerlo. Ejemplo de ello, fue la falsa alarma en la iniciativa sobre la autonomía de las universidades. Esa autonomía es real, existe. Es tan vital la misma, que aun sin pertenecer a la UNAM u a otras universidades autónomas, todo el mundo abogó para que la supuesta desaparición de la autonomía no se diera. Si se planteara la desaparición del Instituto Nacional Electoral pasaría lo mismo.

¿Quién saltó por la desaparición del INEE? Pocos, muy pocos. De forma tibia, sin un sustento de vida. Ante lo cual, la ley puede cambiarse, la tan mentada autonomía no fue defendida, tan solo cacareada.

 

La arrogancia como escudo

“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”. San Agustín

Aun cuando Andrés Manuel en campaña y luego como presidente electo anunció en diferentes momentos la desaparición del INEE, nadie del Instituto se acercó con él o con el hoy secretario de Educación para explicar las funciones del INEE, tampoco para opinar sobre la evaluación que proponía Esteban Moctezuma. 

No hicieron nada para blindar la autonomía, salvo decir “somos autónomos”. Lo repetían como mantra, como si fuese una condición de vida y por ende, se lo merecieran, y en ese sentido, no hicieron nada, más que repetir como loros, que se lo merecían… Y pues, ni hablar, así no se puede. La soberbia es solo eso: soberbia.

La ausencia de aliados 

“Un hombre aislado se siente débil, y lo es”. Concepción Arenal

El otro fenómeno que ha surgido... es el por qué no solo ninguna de las OCAS (Organismos Constitucionalmente Autónomos) como el INEE, ha dicho nada respecto al mismo, sino que tampoco ha sido “defendido” por las universidades públicas o privadas, las escuelas o los maestros.

Pueden ser diferentes razones:

√ Su labor no convenció a quienes debían de ser sus aliados naturales.

√ No supo comunicar lo que hacía (como hemos dicho, la comunicación del instituto apesta).

√ El INEE dejó de servir o de plano nunca sirvió para nada.

√ Las demás OCAs no saben cómo moverse o están pensando en defenderse solas, no “gastar” sus fuerzas resguardando al INEE.

√ No es suficiente la norma, se requiere un buen funcionamiento, para que la norma no resulte letra muerta.

Otras razones para su desaparición 

“Había una vez un palacio de cristal”. Cuento infantil

√ Elevado número de plazas sin justificación. Puede ser que fueran necesarias pero no las explicaron y en este noviembre, 400 personas fueron avisadas que no se les necesitaba más. La lectura, es que eran aviadores, personal superfluo.

√ Nula comunicación de lo que el INEE hacía y las ventajas para la sociedad.

√ Pésima comunicación con maestros.

√ Priorización por parte de los consejeros y las consejeras de su “tranquilidad”, de sus filias y fobias y no ver por las necesidades del instituto y sus empleados.

√ Sumatoria de soberbia absoluta en la forma de “encerrarse” en su edificio/castillo de cristal.

√ Los consejeros debían haber estado en mayor cercanía de los maestros, no solo su secretario técnico o mandos bajos. 

√ No saber hacer equipo hacia dentro, con el gobierno actual, con los padres de familia, con los mismos maestros.

 

Fallas en la comunicación y la socialización de información 

“Si hay mala comunicación, habrá mal resultado”. De un manual de operaciones

El INEE no logró trasmitir cosas tan básicas como las siguientes: 

√ El instituto no evalúa a los maestros, eso lo hace la CNSPD, dependiente de la SEP.

√ Ningún docente ha perdido su trabajo a partir de los resultados obtenidos en las evaluaciones, El casi millar que perdieron su trabajo, fue por no presentarse a evaluación o, bien, por no presentarse a dar clases sin justificación.

√ Las evaluaciones que elabora y aprueba el INEE son sobre diversos aspectos (Planea, la evaluación de condiciones básicas para la enseñanza y el aprendizaje ECEA, las evaluaciones del currículo EIC, etc.), solo uno de ellas es para el magisterio nacional.

 

Revalorar al Magisterio

“Lo que viene, conviene”. Refrán popular

El @INEEmx será sustituido por el Centro para la Revalorización del Magisterio, que también evaluará al sistema educativo, pero cuyos integrantes serán asignados por la @SEP_mx. Así, se mantiene la idea de evaluar a los maestros, pero no de forma “punitiva”. Será un proceso voluntario para aquellos maestros que deseen avanzar.

Ya trabaja en la SEP, como el número dos de Esteban Moctezuma, un ex consejero del INEE, Gilberto Guevara Niebla. Su experiencia será aprovechada para que el nuevo proceso de evaluación supere al anterior. No tengo la menor duda.