viernes 18 de enero de 2019 | 02:33
Columnas

Por corrupción, AMLO “mata” al Seguro Popular

@Manuel_Ibarra vie 14 dic 2018 20:12
Foto propiedad de: Especial

El mandatario determinó dar por fin el Seguro Popular, fracaso rotundo que data del sexenio de Vicente Fox.

El Seguro Popular no va más. Lo anunció el presidente López Obrador en su conferencia “mañanera” de este viernes y lo reiteró en otros actos públicos llevados a cabo a lo largo del día.

El programa, que dio por “iniciado” Vicente Fox en 2006 con fines electoreros y que fue mantenido durante los nefandos gobiernos del espurio Felipe Calderón y de ese fantasma, de esa nulidad política llamada Enrique Peña Nieto, termina enmarcado en casos de corrupción que deberían terminar con varios personajes en la cárcel.

Ahí están los casos de Javier Duarte en Veracruz, quien despilfarró recursos para este programa entregados por la federación en sabrá dios que; pero eso sí, su esposa escribía planas de que “merecía abundancia”, mientras niños enfermos de cáncer no recibían sus tratamientos.

En el Estado de México, durante el mandato de Eruviel Ávila, no se sabe  bien a bien que pasó con más de 900 millones de pesos del Seguro Popular, tan solo en el año 2016.

Los quebrantos ascendieron en total a 8 mil millones de pesos en estados como Guerrero, Michoacán, Morelos, Nayarit, Sonora, Veracruz y Tabasco. 

La fuente de esta alarmante información, que data del 2017, no es otro que Gabriel O’Shea, quien se desempeñara como titular del Seguro Popular y quien en ese entoncesse declaró “muy alarmado” por el saqueo de esta institución.

De acuerdo al presidente, los mayores beneficiados con el Seguro Popular no fueron quienes más necesitaban de este servicio (niños y adultos mayores), sino los barones de las medicinas, que hicieron su agosto vendiendo medicamentos al programa a precios de escándalo.

Al Seguro Popular le sustituirá un Sistema Público de Salud, que como ambición, en mi opinión, deberá tener no el de igualar, sino el de superar sistemas públicos como el National Health Service del Reino Unido o el sistema sanitario de Francia.

Dinero para hacerlo en México lo hay y de sobra. También profesionales capacitados y competentes en prácticamente todas las ramas de la medicina. El problema es la corrupción. Combatiendo este grave problema, los mexicanos dentro y fuera del país tendremos al fin el sistema de salud que merecemos, como parte de uno de los derechos humanos fundamentales considerados por la ONU.