viernes 18 de enero de 2019 | 02:38
Columnas

Señor @EnriqueKrauze, ¿es @JEPardinas paladín de la veracidad y @Reforma la única trinchera de la libertad?

@NietzscheAristo mié 12 dic 2018 16:00
Las razones para no estar de acuerdo con el aserto de Krauze son dos; al menos.
Las razones para no estar de acuerdo con el aserto de Krauze son dos; al menos.
Foto propiedad de: Internet

 

Hace pocos meses, Enrique Krauze me desbloqueó en su cuenta de twitter. Lo cual es de reconocer, pues he sido un crítico consistente de sus posturas políticas e ideológicas; de sus interpretaciones de la realidad. Por lo contrario, gente como Héctor Aguilar Camín, Pascal Beltrán del Río, García Soto, Carlos Alazraki, Francisco Martín Moreno, Ricardo Alemán, por mencionar sólo algunos, continúan el bloqueo pese a que nunca busqué seguirlos en dicha red.

Gracias entonces a esto, puedo leer un tuit reciente del escritor en relación al nombramiento de Juan Pardinas como nuevo director editorial del periódico Reforma. Tuit con el cual no puedo estar más en desacuerdo:

“Es una gran noticia que @JEPardinas dirija el periódico @reformanacional. Es la trinchera de libertad donde más lo necesitamos.”.

Antes que las razones del desacuerdo, hay que decir que el tuit de Krauze, de entrada, se queda corto, pues no ofrece un reconocimiento a Lázaro Ríos, el director editorial fundador saliente. Y es algo que tiene que hacerse pues, independientemente de ideologías, abrir las páginas del Reforma desde sus inicios en 1993, en esa década y los principios del nuevo siglo, resultaba refrescante. Un contenido verdaderamente plural, profesional. Mucho de ello se debe sin duda a Ríos.

Las razones para no estar de acuerdo con el aserto de Krauze son dos; al menos. 1). El Reforma no es el único espacio de libertad del periodismo en México. No es LA trinchera por antonomasia de la libertad. Mucho menos, durante los últimos años. De todas maneras, prefiero llamar a los diversos medios del periodismo más bien espacios que trincheras, porque hoy suponemos a este ejercicio como una interacción dentro de la democracia, no como una zona de batalla. En todo caso, ¿batalla para qué o de quién contra quién?

Porque siendo verdaderas trincheras de lucha por la libertad y la democracia en términos históricos, tendríamos que señalar necesariamente a La Jornada, a Proceso y a ciertas radiodifusoras. Y hoy día, sin duda, el mayor espacio de libertad y pluralidad está las redes sociales, en muchos medios digitales (incluido SDPnoticias, por supuesto), y en la participación de los ciudadanos interactuantes que establecen o van con el ritmo, el pulso de país. Y sé que no le agradan mucho al escritor, he escrito sobre ello, pero él mismo participa ya en las redes con asiduidad y entusiasmo.

¿Y qué decir de la propia revista de Krauze, Letras Libres, es o no un espacio de libertad?; ¿o de Televisa, TvAzteca o las radiodifusoras, son o no espacios de libertad en México en el contexto del nuevo gobierno (o de la 4T, como le llaman) en que no hay línea para los medios desde el régimen o el Estado, donde no se compra al periodismo como se ha hecho por decenios?

2. Enrique Krauze siempre ha pregonado ser un “liberal”, ¿considera al nuevo director editorial de Reforma, Juan Pardinas, como un liberal? (este liberalismo que más bien trata de la defensa del neo-liberalismo). Imposible aceptar semejante propuesta.

Visto a través de sus textos periodísticos, sus intervenciones en la televisión (en particular con Leo Zuckerman) y su desempeño como director del Instituto Mexicano para la Competitividad, la expresión de Pardinas ha sido no sólo de una condición ideológica conservadora, sobre todo, de una línea más que crítica, de ataque contra López Obrador, su movimiento y ahora su gobierno. Poco rescatable hay en las posturas de Pardinas como analista político en términos de la veracidad. El desempeño de Pardinas ha rayado más bien en el del golpeador por encargo, en el del vocero de poderosos intereses. ¿Qué de bueno esperar de él en su nuevo cargo en consecuencia?

Me parece desafortunado el tuit de Krauze. ¿Cómo puede ser una gran noticia la nueva designación si Pardinas ha exhibido que no tiene el nivel intelectual ni la autoridad ética para ello?; vaya, ni siquiera escrúpulos para distorsionar la realidad en sus análisis. ¿Cómo explicar que Reforma lo designe para posición tan estratégica?

Contrario a lo establecido por el tuit señalado, acaso se trate de la debacle del periódico como espacio de verdadera libertad, pues recientemente han sido despedidos dos importantes analistas como José Woldenberg y Lorenzo Meyer, por supuestas razones económicas, y se dio la salida de René Delgado. Por otra parte, estos cambios se ofrecen en el contexto de la “batalla” del periódico en cuestión contra el nuevo presidente de México desde la campaña electoral (de ahí acaso lo de “trinchera”), y en el de la entrega del poder del diario por parte de Alejandro Junco de la Vega a su hijo Alejandro Junco Elizondo.

Federico Arreola parece tener razón, el nombramiento anuncia un endurecimiento del Reforma contra López Obrador y Morena. Lamentablemente, prevé algo peor, “veremos, sin duda, más guerra sucia. Habrá que estar preparados para un tipo de periodismo que se alimenta del lodo para lanzar basura y hasta mierda. Es lo que el señor Pardinas anticipa” (SDPnoticias; 12-12-18).