martes 25 de junio de 2019 | 05:53
Columnas

Bancos, rescates financieros y Estafa Maestra y Fiscal: La devastación neoliberal (IV)

@JorgeRetanaYart mié 12 dic 2018 20:52
Foto propiedad de: Internet

La toma de protesta se realizó en medio de una admirable tranquilidad, sosiego social, civilidad política y festividad de los partidarios y simpatizantes del Presidente actual y sus simpatizantes. Es un hecho ampliamente destacable, si lo comparamos con el clima de protesta y episodios de violencia callejera de hace seis años.

Consummátum est dirán muchos, todo se ha cumplido, tenemos un nuevo Jefe del Poder Ejecutivo, Jefe de Estado y Comandante Supremo de las fuerzas armadas, quien fustigó durante su toma de protesta como tal al modelo neoliberal y se comprometió muchas veces con un nuevo modelo de economía y régimen político para México, con un Estado social de derecho, con un Estado benefactor, con una moral pública desde las instituciones del Estado nueva, y con una visión histórica para el país. Sigo considerando que la reforma del poder mediante la refundación del Estado y del Pacto Social, que incluya plenamente a la Nación Indígena mexicana se discutirán en la segunda parte de su sexenio una vez obtenido el refrendo para que permanezca hasta el último día previsto en su encargo republicano,  No sería prudente hoy hacerlo. Por ello ni lo toca siquiera.

Hubo muchas interpretaciones del discurso en el ámbito nacional y mundial, se destaca el programa transformador y la voluntad indeclinable de acabar con la corrupción y la impunidad. COPARMEX, señaladamente, reaccionó muy duro, al ver “polarización y retrocesos” en su discurso. No extraña, la nueva forma que asumirá el régimen político y el ejercicio del poder, con un nuevo bloque de fuerzas e intereses sociales representados que cristalizan una nueva voluntad colectiva mayoritaria, les deja fuera en la forma directa y ampliamente influyente a que estaban acostumbrados, sus intereses se respetarán en la medida en que No se sobrepongan al interés público. No les gusta, cualquier nueva etapa que modifique sus poderosas influencias precedentes, es “un retroceso”, una acción “retrógrada”. Pero la prensa nacional destaca la presencia de la nación indígena, con la ceremonia de la transferencia del “Bastón de Mando” y el ritual, realmente espectacular, emotivo y de gran profundidad cultural e histórica.

Internacionalmente, El País destaca la idea del “punto final”, para los anteriores regímenes y líderes políticos, otros como Japan Times destacan la frase de impedir que siga predominio de una “minoría rapaz”, así como al nivel latinoamericano, el “giro hacia la izquierda en México”. Llama la atención que en una interpretación de política internacional The Telegaph News dice en la cabeza de su página principal: “Mexico’s Great Gamble: Trump Plays Poker, bu López Obrador Play chess” (La Gran Apuesta de México, Trump juega al póker, pero López Obrador juega al ajedrez”). Y agrega: “Lo más surrealista es el hecho de que el señor López Obrador haya logrado meter a los presidentes de Venezuela, Cuba y Bolivia en la misma habitación que Mike Pence, el vice presidente de Estados Unidos, e Ivanka Trump”. No solo es pluralidad ideológica, diversidad estratégica, sino visión multilateral de las relaciones internacionales, opuesta al regionalismo subordinado hacia EUA de tantos años desde México. Vamos hacia el abandono gradual de la Soberanía restringida y por la Soberanía y la Auto determinación plena. 

Nos restaba comentar el tema de la reforma al pago de las comisiones bancarias, la ofensiva financiera de los últimos días contra el futuro gobierno de AMLO, y claro, la alharaca en medios ante una medida de clara racionalidad para los consumidores. Los banqueros protestan ante el eventual ajuste, inducen cambios coyunturales en los mercados y se resisten a perder un ápice de su control sobre los mismos, con altas ganancias para sus organizaciones bancarias, y sin riesgo financiero. No es un abuso recordar el tremendamente lesivo (para las finanzas públicas y para los contribuyentes) “rescate bancario” de 1995-96, que hasta hoy padecemos con sus famosos “pagarés” apropiados por la banca rescatada que les deja hasta hoy: de la deuda pública actual de $10.0 billones de pesos, casi el 10% de los intereses a cubrirse es conforme a la deuda $IPAB-FOBAPROA $918,000 millones de pesos, y del “rescate carretero” (Farac) son $247,000 millones de pesos hasta finales de marzo de 2018). Ambos operados en la administración del Dr. Ernesto Zedillo. Tras 20 años de pagar esa doble deuda con dinero de los contribuyentes, tales equivalen al 12% del total de la deuda pública acumulada y al 5% dl PIB, y todavía nos restan por pagar $1.166 billones de pesos.

Es una deuda que cubrirá la población que hoy tiene entre Se hipotecaron las finanzas públicas para 35-40 años. Para este año (2018) se prevén pagos por intereses totales de la deuda pública de una cifra cercana a $700,000 millones de pesos, que incluyen IPAB-Fobaproa y Farac. Del Fobaproa en 2017 sumaron los intereses pagados por los pagarés en poder de los bancos $35,850 millones de pesos, durante 2018 puede rebasar los 40,000 millones por las alzas habidas en las tasas de interés. Y se ofenden cuando AMLO dice que el neoliberalismo económico ha provocado un desastre económico y una devastación financiera y que hay “minorías rapaces” que “no tienen llenadera”. Poseen una piel muy sensible pero extremadamente anchos los bolsillos y la cara muy dura.

Hoy a la “Estafa Maestra” de $7,760 millones de pesos (hasta finales de 2017), se suma la recientemente descubierta “Estafa fiscal” que implica a 600,000 empresas y 13,000 “causantes mayores” que se beneficiaron ampliamente con ella, mediante dicho esquema criminal para evadir impuestos mediante un elaborado modelo de evasión fiscal (revisen lo escrito al respecto por López Dóriga y Raymundo Riva Palacio) que permitió evadir $100,000 millones de pesos al fisco, nada menos que el costo anunciado por AMLO de las becas para estudio y pagos por primer empleo para 2.5 millones de jóvenes mexicanos. Y hay empresarios muy conocidos. Una estafa supera con mucho a la otra en devastación a las finanzas públicas. Y el tema del nuevo NAIM todavía nos reserva grandes revelaciones. Ni en ser corruptos ni ser bandidos del fisco “tienen llenadera”, diría AMLO.

Pero la incapacidad del sistema de bancos y del modelo de mercado abierto a ellos asociado, no sólo por No ofrecer servicios eficientes, de alta calidad y bajo costo, conforme al postulado de mercados competitivos en México, sino por su reticencia a ofrecer sistemas de seguridad eficientes y apropiados a los clientes y usuarios, se manifestó brutalmente contra ellos mismos: se produjo un ciberataque de magnitudes solo excepcionalmente vistas en el sistema financiero mundial globalizado, al sustraer mediante la acción de “hackers” entre $300 y $400 millones de pesos (unos 15 millones de USD o más) mediante acciones concertadas “de una sofisticación tecnológica y humana, logística, del que no habíamos tenido ningún antecedente", dijo Alejandro Díaz de León gobernador del Banco de México en entrevista con Noticieros Televisa (17 de mayo de 2018). Y agregó: “Implica no solo penetrar estas cuentas de trabajo que tienen las instituciones financieras, a donde se envían estos recursos, como también el hecho de que se depositan en cuentas particulares. Llegó gente a los minutos que se habían hecho los depósitos a retirar en efectivo". Dicho ataque fue realizado al seno del SPEI (Sistema de Pagos Electrónico Interbancario) el 17 de abril, mediante 800 operaciones realizadas en respaldo del robo en operaciones de banca electrónica, detectado desde una Casa de Bolsa. Su antecedente similar sólo está en Bangladesh en 2016 en donde “hackers” lograron sustraer $81 millones es de USD del Banco Central. (RT Noticias, 18 de mayo de 2018). Banorte, City-Banamex y Banco el Bajío, aceptaron haber sido afectados por el grave golpe tecnológico y financiero.

Esto necesariamente ha afectado a los clientes y usuarios del sistema bancario, de dos maneras distintas: al trasladar las transacciones de banca electrónica a un sistema de plataformas digitales más seguro aunque más lento, se han provocado afectaciones en el servicio a usuarios de retaso y tardanza; y el Banco de México ordenó que las transferencias mayores a $50,000 pesos sean validadas por los bancos de manera específica, es decir, transacción por transacción. Ahora, por otro lado, los bancos recuperarán esos fondos ilegalmente sustraídos desde inversiones y pago de usuarios y clientes, eso no tiene “vuelta de hoja”. Así habrá sido.

La banca comercial mexicana presta poco dinero, las Pymes se financian mucho más desde sus proveedores que desde bancos: los créditos bancarios constituyen sólo 26.1% del PIB, en tanto a nivel latinoamericano, la penetración del crédito ronda en promedio el 50%, y sólo el 3.3% de los activos líquidos de la banca se dirigen hacia MiPyMes. Los costos de los servicios bancarios, no obstante estas grandes fallas, son de los más altos del mundo. Ahora que el Senado de la República por boca del coordinador parlamentario del Partido Morena Dr. Ricardo Monreal, puso “el dedo en la llaga” para proponer hacer reformas que reduzcan tales costos, la respuesta oficial por boca del Presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores es que “si hay margen para que bajen los costos de servicios, pero debe ser mediante la competencia”. Es decir, los clientes y usuarios deben esperar hasta que el mercado solo los ajuste mediante la mayor eficiencia y productividad de unos bancos sobre otros. Si se tardan años en lograrlo, hay que esperar y seguir pagando altos costos en los servicios aunque sean de los más caros del mundo y sin seguridad ninguna. Absurdo.

Este es mi último artículo en este generoso espacio, agradezco sinceramente la oportunidad, lo cierro para mí voluntariamente hasta nuevo aviso. Gracias a quienes me siguieron, con aceptación o con crítica, y sobre todo a los otorgantes del espacio, muchas gracias por la hospitalidad. Seguimos pendientes de nuestra realidad.