domingo 24 de marzo de 2019 | 10:19
Columnas

Apuntes sobre las Clases de “Regeneración Nacional”

@jcma23 mié 12 dic 2018 18:10
Apenas son los primeros apuntes de este primer semestre de la escuela de la “Regeneración Nacional”.
Apenas son los primeros apuntes de este primer semestre de la escuela de la “Regeneración Nacional”.
Foto propiedad de: Internet

I

En esta escuela opera algo más que un simple calendario escolar … Marzo de 2018, mes de las inscripciones políticas ante el Instituto Nacional Electoral. Andrés Manuel López Obrador es registrado como candidato a la Presidencia por la Coalición “Juntos haremos Historia”.

II

La fecha del examen: 1 de julio, 2018; en una jornada en la que se registró una amplia participación ciudadana. Más de 30 millones de mexicanos dan su apoyo al candidato de Morena, PT y PES.

III 

La calificación: El 8 de agosto de este año, el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal (TEPJF) entrega, en sesión solemne, la constancia que declara presidente electo a Andrés Manuel López Obrador.

IV

Una vez aceptado y matriculado, inicia el semestre (de 5 meses): A partir de este mes, comienzan las clases formales de la etapa de transición; las clases de la “Regeneración Nacional”. El presidente electo recorre un trayecto semestral para desarrollar aprendizajes significativos, a través de la creación de ambientes sociales y políticos para promover la “Transformación de la vida pública de México”.

V

Producto del semestre y evidencias de aprendizaje: Los simbolismos y la 4T. Justo en el día de festejos a la Guadalupana (de profundas raíces populares), AMLO anuncia la iniciativa que su gobierno presenta al Poder Legislativo, para modificar la Constitución Política a efecto de cancelar la Reforma Educativa pasada, y sentar las bases de un nuevo Acuerdo Educativo Nacional. En lo que se podría considerar como la presentación de un proyecto de aprendizajes, el gobierno entrante informa, además, en voz de Esteban Moctezuma, titular de la SEP, que desaparecerá el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), cuya junta de gobierno fue considerada, por observadores críticos, como el "cónclave de los cardenales educativos". Con estos simbolismos, prácticamente inicia la mudanza, el cambio, así sea “reformista”, del fundamentalismo educativo, esa especie de fe ciega desde las alturas en la razón pura por la “calidad”; de aquella idea pretendidamente “neutral" para abordar lo educativo; esa falsa concepción acerca de la “desideologización” de la tarea pedagógica.

 

Habrá que pedir a los sabios consejeros del organismo autónomo en extinción, que se pongan a trabajar en la recopilación de datos, desde hoy, y a escribir sobre la historia del INEE; es decir, a desarrollar una profunda autoevaluación sobre su papel en la vida pública reciente y acerca de cómo ha sido su trayectoria y actuación alrededor de las políticas educativas aplicadas en México durante los últimos 16 años.

VI

Con la conferencia (de prensa) de esta mañana en Palacio Nacional, se hace oficial la caída de la Reforma Educativa 2012-2018; y el inicio, en su lugar, de la Reforma Educativa de la 4T. Quizá convenga mencionarla de una manera más adjetivada: Se trataría, en todo caso, del comienzo de una época marcada por la “Regeneración Educativa”. ¿A quién habrá de adjudicarse esta mudanza, a los dirigentes sindicales o a los maestros de base? Al respecto, tengo dos hipótesis, (ambas que quizá tengan sentido si las consideramos en forma combinada): 1) El grupo gobernante de la 4T ha emprendido diversas negociaciones cupulares con algunos grupos de interés, políticos, económicos, sindicales y de la sociedad civil, para confeccionar su propuesta o proyecto educativo para el periodo 2018-2024; y 2) La sociedad misma ha empujado fuerte, desde la urnas y con amplia mayoría, para provocar este incipiente proceso de cambios, en una especie de reciclaje de los conceptos, de las prácticas y de los valores educativos requeridos por la nación en esta hora. Dentro de esta última hipótesis de trabajo, afirmo que los maestros votaron, en su mayoría, a favor del cambio político (aunque no tengo la estadística fina a la mano), y de paso, lo hicieron a favor de modificar los términos, en forma y fondo, en que se había puesto en operación la reforma educativa del ex presidente Peña Nieto. Seguramente y conforme vaya circulando la información, será necesario precisar, matizar, afinar y profundizar acerca de estas dos hipótesis.

VII

Existe, sin embargo, la necesidad de pensar en el inicio de una etapa de reciclaje de la vida política de la República. Es quizá la hora de cumplir con ciclos políticos (no exactamente escolares). Y tal vez convenga al país reencausar el camino por ciclos más largos... Programas de mediano y largo plazos... “Más y mejores” políticas educativas de Estado que políticas educativas de coyuntura...

VIII

Con respecto a la cancelación del INEE, hay que considerar que sus facultades no desaparecen, sino que se transforman, se amplían, y serán retomadas por el nuevo organismo... Sin embargo, me pregunto: ¿Se termina la hegemonía de los aristócratas de la educación, surgidos sobre todo de la UAA, del CEE, del gobierno de Puebla y de aquellos grupos académicos que se alinearon con la Reforma Educativa de EPN y Aurelio Nuño?

IX

Criterios para la evaluación de los aprendizajes: a) La modificación del texto Constitucional no produce, en automático, cambios en las prácticas docentes (educativas y pedagógicas) en las escuelas; eso no sucede así con la emergencia de leyes secundarias. Se requiere de mucho más trabajo de cambio e iniciativas transformadoras en la base del sistema educativo. b) Aunque AMLO afirmó que no habría por el momento grandes reformas, las condiciones políticas lo han llevado a tomar decisiones extremas, a efecto de modificar el marco jurídico, desde el texto mismo de la Constitución, para concretar los objetivos de la 4T (ver, por ejemplo, las cuestiones relacionadas con la seguridad y la educación públicas). c) Los asuntos de la “calidad” educativa (medida esencialmente en términos de aprendizajes), van de la mano con los asuntos de la “cantidad” educativa (cobertura). d) Las motivaciones de la Reforma nueva (2018-2024), que caracterizan este singular impulso hacia la “Regeneración Educativa”, son más bien de orden político, que de tipo educativo pedagógico. Y si esto no llega a las escuelas ni a los niños, niñas y jóvenes, el esfuerzo podría ser en vano y se les privaría del derecho a la educación. e) La propuesta de hacer obligatoria a la Educación Superior, deberá de estar acompañada de una robusta propuesta presupuestal y de programas académicos consistentes, con personal calificado para realizar las tres funciones sustantivas de la universidad: docencia, investigación y difusión-extensión cultural.

Apenas son los primeros apuntes de este primer semestre de la escuela de la “Regeneración Nacional”.

 

[email protected]