viernes 18 de enero de 2019 | 02:36
Columnas

Monterrey a debate

@ruizjosejaime dom 09 dic 2018 11:27
Patricio el Pato Zambrano, obtuvo un poco más de 100 mil votos (menos de los que obtuvo hace tres años)
Patricio el Pato Zambrano, obtuvo un poco más de 100 mil votos (menos de los que obtuvo hace tres años)
Foto propiedad de: Internet

Dos debates para la alcaldía de Monterrey y sólo uno definitivo. Este lunes el periódico El Norte-Reforma tendrá un debate a las 20:00 horas en vivo entre el candidato panista, Felipe de Jesús Cantú, y el priista Adrián de la Garza. Muchas veces la empresa de Alejandro Junco de la Vega hace las cosas bien porque apuesta a lo diferente. El otro debate es el organizado por la Comisión Estatal Electoral el sábado 15 de diciembre a las 19:00 horas y que se transmitirá por el oficial Canal 28 de televisión y Radio Nuevo León, ambos espacios de poquísima audiencia.

El Norte entiende que estas próximas elecciones son de dos, del PRI y del PAN, quienes cerraron la votación de julio con escaso margen de ganancia para uno o para otro. El candidato del Partido del Trabajo, Patricio el Pato Zambrano, obtuvo un poco más de 100 mil votos (menos de los que obtuvo hace tres años), pero quedó en tercer lugar y, por eso, no fue invitado por El Norte, quien hizo bien en excluirlo de esta especie de debate convertido en ballottage, balotaje o segunda vuelta. Ni Morena ni el PES quisieron abanderar de nuevo al Pato –de quien se sospecha fue “comprado” por los priistas.

 

Frente a la campaña negativa iniciada por Rubén Moreira y Adrián de la Garza en contra de Felipe de Jesús Cantú, este ha contestado con posicionamientos impresos a través de encuestas e inserciones de entrevistas pagadas en los medios de comunicación de Monterrey. Hoy se publica, por ejemplo, una encuesta de Consulta Mitofsky de Roy Campos a página completa donde le dan la ventaja a Felipe de Jesús.

La costosa inserción pagada en la mejor página le da a Felipe de Jesús Cantú un 39.6 por ciento en la intención de voto; el priista Adrián de la Garza obtiene el 27.8 por ciento y, en un alejado tercer lugar, el petista Patricio el Pato Zambrano sólo con un 9.0 por ciento. ¿En realidad están así las cosas? No lo sé, pero la diferencia entre Felipe y Adrián es abismal y no refleja las cifras ocurridas en julio pasado. ¿Cambió tanto la intención de voto en estos meses? No lo creo.

La fecha de la votación es significativa: 23 de diciembre, vísperas de noche buena y navidad. En su apartado “Predisposición para votar”, el 49.3 por ciento tiene decidido por quién votar y el 33.8 por ciento irá a votar, pero aún no ha decidido. Lo cual da un margen amplísimo de error en la encuesta. Sólo el 13.6 por ciento no piensa ir a votar. Por otro lado, el 87.8 por ciento pasará las fiestas navideñas en Monterrey y sólo el 11.3 por ciento saldrá de la ciudad. Lo cual no significa, en automático, que ese casi 88 por ciento acuda a las urnas de nuevo.

Después del sinsabor político que les representó la elección de Jaime Rodríguez Calderón, los regios no apostarán por un cambio como voto de castigo, por eso, es probable, el Pato Zambrano obtendrá menos de los votos conseguidos en julio. Más vale malos por conocidos… aquí lo que contará son los negativos y, por ser el alcalde saliente que busca la reelección, Adrián de la Garza no las lleva todas consigo, sobre todo en vialidad, movilidad y los desastres en obra pública y desarrollo urbano. Hace un buen tiempo Felipe de Jesús Cantú fue alcalde de Monterrey, sus pecados no expiraron pero, tal vez para muchos, han sido olvidados.

Es muy significativa la reducción de votos que obtuvo Adrián de la Garza en 2015 a los de 2018. La gestión, se sabe, siempre pesa. Esto, sin embargo, no se ha convertido en tendencia. La disputa, entonces, también es por los votos que representa el Pato Zambrano quien quiere aprovecharse del presidente Andrés Manuel López Obrador como imagen y amarrarse a Morena, cuando este partido lo desdeña.

La narrativa de Adrián de la Garza se basa en la seguridad, algo de lo que carecimos los habitantes de Monterrey en su trienio, en vez de un positivo puede resultar un negativo. Por su parte, Felipe de Jesús Cantú debe acentuar los negativos de Adrián como alcalde, ahí podría residir su narrativa ganadora. El dilema regio está a la vista y tendremos que escoger al menos malo, al menos pior.