miércoles 19 de diciembre de 2018 | 10:54
Columnas

PRI, PAN, MC y el PRD quieren funcionarios ricos con pueblo pobre

@jlca007 vie 07 dic 2018 02:06
Cuando vivimos en un país, en donde a más de la mitad de la población no le alcanza ni para bien comer, resulta sumamente vergonzoso que quienes aseguran tener vocación de servicio no quieran ceder para que al resto de la plantilla laboral le aumenten el salario.
Cuando vivimos en un país, en donde a más de la mitad de la población no le alcanza ni para bien comer, resulta sumamente vergonzoso que quienes aseguran tener vocación de servicio no quieran ceder para que al resto de la plantilla laboral le aumenten el salario.
Foto propiedad de: Internet

Tal como se esperaba, comenzaron a llover los amparos de todos aquellos funcionarios que no están dispuestos a ganar menos que el presidente Andrés Manuel López Obrador. Son tantos, que se cuentan por miles.

Sin embargo, al conocer el monto de los sueldos es difícil sentir empatía por ellos.

 

Sobre todo, si consideramos que, en México, el 50.6% de la población en México, es decir 62 millones de personas, tiene ingresos por debajo de la línea de bienestar, es decir, son insuficientes para comprar la canasta de alimentos, bienes y servicios básicos.

Pero existen servidores públicos que ganan hasta 600 mil pesos mensuales, eso sin contar los bonos, las prestaciones de auto, celular, chofer e incluso gastos hasta de tintorería.

Cuando vivimos en un país, en donde a más de la mitad de la población no le alcanza ni para bien comer, resulta sumamente vergonzoso que quienes aseguran tener vocación de servicio no quieran ceder para que al resto de la plantilla laboral le aumenten el salario.

 

Como dijo ayer el mandatario en su conferencia mañanera en Palacio Nacional: “corrupción es aceptar ganar 600 mil pesos mensuales en un país con tanta pobreza”, por lo que minimizó las 512 demandas presentadas bajo el denominado “amparo modelo” en contra de las reducciones de prestaciones de los funcionarios del Poder Judicial de la Federación.

“El servicio público no es para hacer dinero; es para servir a los ciudadanos, pero de todas maneras tienen libertad para inconformarse. Acerca de que si ganan menos se va a fomentar la corrupción, eso es poco serio, muy poco serio, creo que hay seguridad de que cuando un funcionario acepta recibir hasta 600 mil pesos mensuales, eso es corrupción, en un país con tanta pobreza si un funcionario quiere ganar 600 mil pesos, eso es deshonestidad”.

Pero eso no es todo, el miércoles, la oposición en el Senado de la República presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una acción de inconstitucionalidad en contra de la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos (la cual fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el pasado 5 de noviembre, argumentando una violación a la división de poderes.

Es decir, el PRI, PAN, MC y el PRD quieren que funcionarios sigan con altos sueldos.

Y es que, al parecer, ¿ya se les olvidó por qué perdieron en las pasadas elecciones?

 

Perdieron por que los mexicanos están hartos de privilegios y gastos excesivos, que dividen y segregan a un amplio porcentaje de la población.

Este tipo de acciones si las logran les permitirán seguir beneficiándose de las arcas públicas, quizás algunos años más, pero definitivamente pagarán el costo político.