sábado 15 de diciembre de 2018 | 09:05
Nacional

Los Pinos, el adiós al lujo presidencial; bienvenido pueblo de México

Aejandro Alatriste / SDpnoticias.com sáb 01 dic 2018 14:55
Centro Cultural de Los Pinos
Centro Cultural de Los Pinos
Foto propiedad de: Ilse Huesca / Cuartoscuro

Atrás quedaron los códigos de vestimenta para los visitantes a Los Pinos, hoy se permite el acceso con gorra y tenis, mezclilla y gorra.

México.- El ingreso únicamente por invitación oficial, con oficio de gobierno o bando solemne. Sólo unos cuantos convidados podían recorrer el lujo y la majestuosidad de la Residencia Oficial de Los Pinos, la casa y oficina de los presidentes de México.

El 1 de diciembre de 2018, las puertas de este inmueble no se abrieron para dar acceso a Andrés Manuel López Obrador, nuevo titular del Ejecutivo federal, sino al público en general. La apertura es un hecho histórico por lo exclusivo, controlado y restringido que fue el ingreso por 80 años.

Uno a uno de los inquilinos tuvo la libertad y las arcas disponibles para construir y renovar los espacios de acuerdo a su gusto estético, capricho funcional y confort suya y de su familia. 

El pulgar arriba de una funcionaria de la Secretaría de Cultura fue la señal para abrir la puerta de Los Pinos, ubicada sobre avenida Constituyentes, a los primeros visitantes del recinto que a partir de este día será el Centro Cultural de Los Pinos.

No hay inspección ni registro ni tampoco detectores de metales para los visitantes, solo un arreglo floral con la leyenda de "BIENVENIDO, PUEBLO DE MÉXICO, A LOS PINOS", y la gente ingresa con los gritos de "si se pudo" y "es un honor estar con Obrador"

Hay dos tipos de visitantes para Los Pinos: los simpatizantes del López Obrador que siente como una victoria del pueblo el ingreso y buscan el mejor espacio para seguir la toma de posesión; y los que buscan alimentar sus redes sociales en busca del like, que no prestan atención al mensaje del nuevo mandatario, si no el mejor fondo y sonrisa para presumir en redes sociales.

Atrás quedaron los códigos de vestimenta para los visitantes a Los Pinos. Corbatas y sacos, vestidos y tacones forman parte del pasado, hoy se permite el acceso con gorra y tenis, mezclilla y gorra.

Personal con una playera que dice lospinosparatodos.com son los guías en el inaugurado por pasillos y recintos. "Aquí vivieron tantos presidenta rateros", dice la señora Toñita a su nieto Angelito.

La gente hace filas para ingresar a las casas. Venustiano Carranza, Lázaro Cárdenas, Miguel Alemán, López Mateos y Miguel de la Madrid. Los espacios amueblados son delimitados por cintas para solo mirar sin ingresar mientras hay un concierto de piano.

La demanda es tanta que la escalera para subir a la alcoba que en otros momentos ocuparan los presidentes, se limita el acceso para no saturar pasillos, ante la curiosidad por conocer el dormitorio presidencial.

La Casa Miguel Alemán de Los Pinos se convirtió en otra Casa Blanca, pues en pasillos, oficinas, recámaras, comedor y cocina no hay cuadros, no hay adornos, ni decoración. Las paredes quedaron blancas. "No dejaron ni frijol con gorgojo en la cocina", dicen entre risas mientras recorren el ex comedor presidencial.