jueves 13 de diciembre de 2018 | 01:19
Columnas

Herejía Política: ¿No que no AMLO? ¿Que no el fuego no se apaga con el fuego?

@JorgeMantaro sáb 17 nov 2018 19:19
Foto propiedad de: Internet

Durante más de diez años Andrés Manuel López Obrador insistió plaza tras plaza a la que iba que el combate al crimen organizado y principalmente al narco no se le podía atacar con más ejército, Marina, policías, etc. señalaba con su dedito que “no se podía apagar al fuego con más fuego” y remataba con una frasesita que a mi parecer se robó de la iglesia evangélica a la que acude cada domingo de “Más abrazos menos balazos”.

Durante casi toda la gestión de Felipe Calderón se dedicó a criticar su proceder en cuanto a la política anti crimen que había tomado de confrontar a todo tipo de delincuencia con efectivos de distintas corporaciones para dar seguridad a las y los mexicanos. ¿Qué pasó? Fue un rotundo fracaso a todas luces donde se afectó a millones de familias y personas. La escalada de violencia fue tremenda y el grado de sadismo de la delincuencia llegó a niveles inimaginables.

En el gobierno de Enrique Peña Nieto el ataque fue aún peor pues por algo que desconozco, AMLO le tiene un odio más profundo al priísta que al panista. ¿Será porque le metió más de 3,000,000 de votos más que Calderón? No lo sabremos nunca a mi parecer.

López Obrador gritaba en las plazas, en los mítines, en las entrevistas que concedía la terrible situación del país a causa de la mafia del poder, al PRIAN, a los traidores del PRD que están coludidos con los narcos convirtiendo a México en un narco estado.

Es importante señalar que al ganar la presidencia de la república el tono de sus quejas disminuyó hasta el punto de ser un profundo silencio. Se le empezó a ver como se llevaba de pellizco y nalgada con Enrique Peña Nieto posando para la prensa, con los indeseables del PRIAN y hasta con la mafia del poder contra la que luchó por décadas.

Ahora parece sufrir amnesia selectiva y al hablar de su plan de seguridad nacional hará uso de las fuerzas armadas igual que sus predecesores y peor aún creará una guardia nacional al puro estilo chileno que es herencia del Pinochetismo.

El Peje ya gobierna al país desde el primero de julio y día que pasa es un día donde obtiene más poder y por ende el presidente actual va perdiendo su fuerza, su control y se va secando como un cadáver hasta que llega en los puros huesos a entregar la banda presidencial seis meses después el primero de diciembre próximo.

Me atrevo a decir que son millones que se arrepienten de haber otorgado su voto a López Obrador y hay muchos millones que nos dicen “te lo dije” y si, nos lo dijeron pero era insostenible el sistema político y económico que tenía nuestro país, pero tal parece que no veremos los grandes cambios que se nos prometió por tanto tiempo, ya que Andrés Manuel está pactando con los grandes empresarios, actuando testarudamente, comportándose como un iluminado que todo lo sabe y que todo lo puede como cancelar el aeropuerto de Texcoco nada más para decirle a todos los mexicanos (no solamente a los grupos de poder económico) aquí los únicos chicharrones que truenan son los míos

******

Pero no todo es miel sobre hojuelas para el “cabecita de algodón”, pues Ricardo Monreal líder de la bancada de Morena en el Senado, ya señaló que respetará la división de poderes y que no estará controlado ni por AMLO ni por Morena como partido para el trabajo legislativo que lleve a cabo de aquí en adelante. En pocas palabras le mandó decir a Obrador y a Morena que o le bajan al tono o será una piedra en el zapato por todo el sexenio.

En la cámara de diputados la que alzó la voz fue Tatiana Clouthier quien le mandó decir a Andrés Manuel y a Morena que ni piensen en que la bancada de Morena en San Lázaro será levantar el dedo en todo lo que señalen y que actuarán con total libertad todos y cada uno de los más de 250 legisladores.

Esto apenas comienza pues Morena es un movimiento no un partido y no está institucionalizado por lo que puede balcanizarse y en algunos estados separarse del Obradorismo y jalar por su lado o peor aún, de tanto perredista que se fue a Morena se comiencen a crear tribus o corrientes internas que compliquen la vida institucional del partido. Las señales ya las podemos ver en la cámara de diputados y senadores. Ahora podremos verlas en las 32 cámaras de diputados locales, así como en alcaldías y las cinco gubernaturas donde serán gobierno.