jueves 15 de noviembre de 2018 | 01:57
Columnas

Percepciones. Olla

@ftijerin mié 07 nov 2018 09:08
Felipe de Jesús Cantú
Felipe de Jesús Cantú
Foto propiedad de: Internet

 

“El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra” Anónimo

 

“Cada quien sabe cómo le menea a su olla de frijoles”, dice el refrán y Felipe de Jesús Cantú sabrá por qué hace las cosas, aunque creo que comete un grave error aún y cuando ni siquiera ha iniciado el proceso para la elección extraordinaria de la alcaldía de Monterrey.

Porque no se requiere hacer una consulta al estilo de Andrés Manuel para saber que si de algo quedó asqueada la población de la metrópoli entera en las elecciones ordinarias, fue de las denuncias, procesos, juicios y determinaciones de los tribunales.

¿Por qué el panista insiste en presentar denuncias e iniciar una batalla legal aún antes de iniciar la elección? ¿Es que pretende que el final de este nuevo capítulo de la historia termine en el mismo lugar y con los mismos actores que el anterior?

El candidato panista acusa a su homólogo del PRI de haberlo difamado al mandar colocar unas mantas con la leyenda “Te cacharon Felipe”; el mismo Cantú publicó en redes sociales un video en donde sobre el paso peatonal de Garza Sada frente a la Torres Bodet reclamaba a un hombre y un jovencito el mostrar una de esas mantas. Por su parte el equipo de Adrián publicó, también en Facebook, unas fotos en las que presuntamente se demuestra que el hombre de la manta es un militante panista que ha estado en eventos de Felipe. Vaya usted a saber si las acusaciones y revires son ciertos, pero provocarán que haya discusiones y enredos en una guerra sucia de la que los regiomontanos ya estamos cansados.

No es necesario tampoco ser muy listo para comprender que lo que la gente desea saber de los aspirantes son sus propuestas, ideas, las soluciones a los problemas sin vanas promesas, delineando no sólo el “¿qué?”, sino dando amplios detalles sobre los “¿cómo”? y también ahondando en el pequeño detalle de los “¿de dónde saldrá el dinero”? para cumplir esas metas.

Ya empezaron con su guerra de lodo y no pararán, porque no saben otra forma de hacer campaña ni política, porque apuestan a que los votantes busquen al “menos malo”. A ver si no se llevan una sorpresa y terminan perdiendo ante el rival más débil.

“Cada quién sabe cómo le menea a su olla…”. Por cierto extraño los frijoles cocidos en olla de barro y no en los artefactos eléctricos con que los cocinan ahora.

[email protected]