jueves 15 de noviembre de 2018 | 04:04
Columnas

Los gobernadores se le pueden soltar a AMLO en cualquier momento

@jlca007 mié 07 nov 2018 01:16
En el primer grupo podríamos hablar de los gobernadores que se reunieron en Guanajuato convocados por el mandatario Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.
En el primer grupo podríamos hablar de los gobernadores que se reunieron en Guanajuato convocados por el mandatario Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.
Foto propiedad de: Internet

 

 

En las últimas semanas, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador ha tenido una agenda muy saturada que le ha impedido atender a los gobernadores como políticamente debería hacerlo.

Desgraciadamente el tabasqueño tiene más de quince atrapado por del tema de la consulta y posterior cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Otros temas también han capturado su atención son tan especiales y delicados como la designación de los mandos de la Sedena y la Semar; la estrategia de seguridad para pacificar el país; el aumento del salario mínimo; y hasta su propia defensa ante la portada de la revista Proceso.

 

El caso es que algunos gobernadores se han sentido en el olvido por parte del tabasqueño, ya que después de su famosa gira de agradecimiento, que por cierto no llegó a todas las entidades, los proyectos y expectativas de los estados parecen estar en segundo o tercer grado, ni siquiera los territorios por donde pasará el tren maya han captado la atención de AMLO con verdadero interés.

Se están por consecuencia formando varios bloques de gobernadores cada uno de ellos para unir fuerzas y buscar objetivos conjuntos.

Otros porque comparten intereses en común, como el caso de los que tienen enfocadas sus pretensiones con miras al 2024.

Un tercer agrupamiento sería el de los mandatarios a quienes AMLO les impuso como delegado, ya conocidos como vicegobernadores, a personajes que son, ni más ni menos, a quienes a nivel local son sus mayores y aguerridos adversarios políticos.

En el primer grupo podríamos hablar de los gobernadores que se reunieron en Guanajuato convocados por el mandatario Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Se reunieron para crear un bloque que genere inversión, riqueza y bienestar para la región, esta estrategia sería la primera del país.

Asistieron los mandatarios de Aguascalientes, Martín Orozco; Francisco Domínguez, de Querétaro; Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí; y desde luego el anfitrión Diego Sinhue Rodríguez Vallejo de Guanajuato.

 

El acuerdo de estos mandatarios, que se han visto bien atendidos por AMLO, es realizar un proyecto de inversión que será presentado a la federación en espera de apoyo.

Todos coincidieron en que esperarán el   proyecto de nación que presente López Obrador, para trabajar “alineados”, siempre en conjunto.

En el segundo bloque, podríamos hablar de la sonorense, la priísta Claudia Pavlovich, quien estaría creando un proyecto político para lanzarse como posible precandidata presidencial para el próximo sexenio.

Además de estar trabajando en su posible sucesor. La elección de gobernador en Sonora será en el 2021, justo en las legislativas de mediados del sexenio lopezobradorista.

Otro integrante de este bloque es el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, quien está avanzando en la conformación de su partido, con el cual pretende fortalecer su propio proyecto político personal y quizá separarse de los aliados políticos que lo han acompañado en los últimos años.

En este grupo también figura el gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro, quien como primer paso ya se desmarcó del partido Movimiento Ciudadano, quizá para construir desde ahora una candidatura meramente ciudadana, y convertirse así en una oposición fuerte como movimiento antisistema.

 

Aunque ese es su plan B.

Por el momento su aspiración presidencia, su plan A, la buscará a través de MC si logra que su hombre de confianza, Clemente Castañeda, logre ser el nuevo dirigente nacional del partido naranja.

Asimismo Alfaro ya dejó claro que está dispuesto a la colaboración, pero nunca a la sumisión que desde ya le quiere imponer López Obrador, con la figura del “vicegobernador”, que en su caso se trata de Carlos Lomelí Bolaños, quien fuera candidato de Morena en la misma elección por la gubernatura.

En este punto, Alfaro pasa a formar parte del tercer bloque, los gobernadores que serán enfrentados con sus adversarios, de estos son varios, pero ciertos casos como el de Jalisco son emblemáticos.

En el mismo tenor, se encuentra el mexiquense Alfredo del Mazo Maza, pues su delegada Delfina Gómez, es también su ex rival en las pasadas elecciones, misma que el priista ganó con una diferencia mínima y en medio de controversias judiciales.

 

De igual forma, el guerrerense Héctor Astudillo Flores, enfrentará como poder paralelo a partir de diciembre a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, con quien es bien sabido, mantiene grandes diferencias políticas.

 

EN ESTE CASO YA EL PROPIO López Obrador le dijo al rijoso de Amílcar que respetara al gobernador Astudillo Flores como la autoridad legal única en la entidad guerrerense.

 

Jaime Rodríguez “el Bronco”, gobernador de Nuevo León, incluso se atrevió a calificar la decisión del próximo presidente de calificó de “idiotez” y gasto burocrático, en su caso, la super delegada será la ex panista y ex candidata al senado por Morena, Blanca Judith Díaz Delgado.

 

Esta es una muy breve radiografía de cómo se están conformando los grupos de gobernadores, quienes tratarán o bien crear lazos con el próximo gobierno, o unir fuerzas para enfrentarse y exigir un poco de atención.

 

El presidente electo debe tener bien paradas las antenas porque los gobernadores, cada uno con su respectivo proyecto, como en el beisbol se van, se van, y se fueron.

EN TIEMPO REAL

1.- Siguiendo el ejemplo de los panistas, el senador priista Manuel Añorve, presentó un punto de acuerdo para que se le retire la invitación a la toma de protesta de AMLO, al mandatario venezolano,  Nicolás Maduro, por ser un presidente acusado de violar los derechos humanos de sus gobernados.

2.- La columna de Francisco Garfias en Excélsior no tiene desperdicio. Es un punto de vista realista y equilibrado.

En el texto, el periodista aborda la portada de la revista Proceso desde el conflicto de intereses que se asoma en la figura de Julio Scherer Ibarra, pues la revista la fundó su padre, uno de los periodistas más respetados que ha tenido México; y él ostentará en menos de un mes, el cargo de consejero jurídico de la Presidencia de la República.

La espada y la pared, recalca Garfias.

3.- El todavía embajador de México en Holanda, Edgar Elias Azar, tiene los días contados para enfrentar la justicia mexicana, pues hace unos meses fue acusado por dos mujeres de acoso sexual en horas de oficina, cuando era presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

No obstante, tiene bien metidas las manos en la sucesión del Tribunal capitalino.

De acuerdo con diversos medios, la intención de Elías Azar al llegar a la embajada de México en Holanda era construir su candidatura para encabezar la Corte Internacional de Justicia o la Corte Penal Internacional, ambas con sede en La Haya.