martes 20 de noviembre de 2018 | 06:38
Columnas

Criptocracia. Medios públicos: ¿Cuál es el camino?

@evillanuevamx mié 07 nov 2018 05:53


Los medios del gobierno que formalmente son medios públicos deben ser objeto de una profunda transformación a imagen y semejanza de las mejores prácticas internacionales. Los problemas existentes son varios:

1.- Cada medio llamado público tiene un sesgo en razón y medida de la dependencia a la que está sectorizado. No hay un común denominador, sino varios experimentos, unos mejor hechos que otros. Este hecho muestra el desaseo institucional en los que los medios que viven del erario llevan a cabo sus tareas. El canal 11 en un despropósito jurídico es un organismo descentralizado de un organismo desconcentrado el Instituto Politécnico Nacional, aunque en la práctica ha dependido de la Presidencia de la República. El Canal 22 está sectorizado a la Secretaría de Cultura. El Instituto Mexicano de la Radio depende de la Secretaría de Gobernación. Radio Educación de la Secretaría de Educación. El único que tiene carta de naturalización legal porque tiene su propia ley orgánica es Notimex, la agencia de noticias del Estado mexicano.

2.- En un absurdo, a los medios que dependen de las dependencias de la Administración Pública Federal se les exige —y es correcto— que se comporten con independencia editorial y veracidad informativa, pero a los nuevos medios, del Congreso de la Unión y del Poder Judicial de la Federación nadie cuestiona que sean voceros oficiales de esos poderes. ¿Cómo se puede exigir a unos que tengan independencia y a otros una dependencia total si en ambos casos viven del erario?

3.- Otro elemento no menor es que cada medio “público” tiene su propio tabulador y condiciones laborales distintas unos de otros. Los mejor remunerados son los del canal del Poder Judicial de la Federación y el más acotado en sus sueldos es Radio Educación. Paradójicamente Radio Educación es, en los hechos, la mejor expresión de un medio público como se entiende en una democracia con aportaciones verdaderamente plausibles.

4.- En el ámbito laboral, Notimex tiene un sindicato unido y con una mayoría de mujeres valiosas y empoderadas como excepción a la regla en la vida sindical en el gobierno, digno de atención.

De cara a este contexto, lo que debe llevarse a cabo a mi juicio es lo siguiente:

1.- Crear un sistema de medios públicos que tengan un mínimo común denominador respetando sus propias características como las tienen, por señalar dos ejemplos, Radio Educación y el canal 22. De esta forma desaparecería la incomunicación entre unos y otros y habría un sentido de pertenencia institucional que hoy no existe.

2.- Debe haber un tabulador idéntico para todos los medios públicos tomando, por supuesto, el más alto, que mucho bien le haría especialmente a quienes laboran en Radio Educación quienes hacen más con menos sin que haya una racionalidad que explique esas diferencias salariales existentes.

3.- Debe haber directivos con experiencia en hacer televisión y radio pública. Ahí está Virgilio Caballero que conoce a fondo el tema y debería ser consultado. Hoy en día, Alejandro Ramos de Notimex y Antonio Tenorio de Radio Educación son los únicos que tienen experiencia en hacer un trabajo de servicio público.

4.- Debe reflexionarse qué hacer con los canales del Congreso y del Poder Judicial para que eventualmente sean incorporados al sistema. Lo que es inadmisible es que sean exactamente lo que se había criticado de los medios del gobierno que han ido cambiando gradualmente y Radio Educación, de nueva cuenta, es el único donde se puede criticar abiertamente al gobierno y a la Secretaría de Educación Pública con elementos sin que haya represalias. En los demás casos, la crítica es matizada y los del Congreso y del Poder Judicial es inexistente como en los medios de la extinta Unión Soviética.

Hay, pues, mucho por hacer y al final del día el reto es hacer de lo importante algo interesante para entreverar rating con alfabetización mediática y consumo crítico de los mensajes informativos.  

@evillanuevamx

[email protected]