martes 13 de noviembre de 2018 | 02:02
Columnas

Herejía Política: Del registro del PCM, PSUM, PMS y PRD nacerá un nuevo partido en 2019

@JorgeMantaro dom 14 oct 2018 00:19
El PRD no muere como muchos quisieran
El PRD no muere como muchos quisieran
Foto propiedad de: Internet

 Como ya lo venía mencionando, dentro del PRD, las cuatro corrientes que quedaron después del reacomodo de las izquierdas en México llámese Morena y PRD son Nueva Izquierda, Foro Nuevo Sol, Alternativa Democrática Nacional e Iniciativa Galileos. Tal parece que ya se tomó una decisión final y la línea es fundar un nuevo partido tomando el registro del PRD con la intención de crear algo nuevo alejado de los viejos vicios que acabaron con el partido.Podemos dedicarnos horas o decenas de columnas justificando o queriendo justificar el gran fracaso del PRD en los últimos años. Podemos culpar a Morena de la catástrofe perredista, pero sería engañarnos a nosotros mismos pues el conflicto dentro del sol azteca viene de mucho tiempo atrás, de quizá diez años atrás donde las corrientes en elecciones internas se robaban urnas, las embarazaban y se daba todo tipo de dadivas y mapacheo a diestra y siniestra.

El PRD fracasó porque por mucho tiempo el peso de las corrientes dependía de la cantidad de militantes que afiliaban y la cantidad de consejeros municipales, estatales y nacionales, así como diputados, regidores, alcaldes, gobernadores y senadores con el cual mostraban el músculo que tenía cada una de las corrientes.

El PRD fue muriendo de a poco en el momento en el que las dirigencias estatales o nacionales no duraban ni siquiera un año. Por ejemplo, en los últimos cuatro años hemos tenido cinco dirigentes nacionales que no permiten trazar objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Otro grave error fue menospreciar a Morena ya que de haber pensado bien las cosas hubieran podido retener militantes, líderes, dirigentes, etc. No se dedicaron a abrir las puertas a todo ciudadano que quisiera participar activamente en el partido y decidían irse a Morena o peor aún a Movimiento Ciudadano o el PT donde los utilizaban como carne de cañón.

Hoy Jesús Zambrano declaró que Nueva Izquierda va bajo la misma línea que Galileos que es tomar el registro histórico del PRD para construir uno nuevo en el que participarán activistas, militantes, líderes sociales y populares, artistas y muchas personas más. Será mejor que así lo hagan o simplemente se cambiará de nombre, color y slogan al partido sin mover sus estructuras partidistas ni sus documentos básicos.

El PRD no muere como muchos quisieran, principalmente militantes de Morena que le tienen un extraño odio a este partido aun cuando por décadas militaron o fueron fundadores de este en 1989. El PRD evoluciona y se adapta a una nueva realidad donde los partidos tradicionales ya expiraron y es necesario escuchar las voces de los ciudadanos para ofrecer un partido con una plataforma electoral que les interese y los acerquen al nuevo instituto político.

Algo que tiene que desaparecer de inmediato son las cuotas por tribus, las tribus y el manejo discrecional del padrón de militantes. Lo dije hace dos días y lo confirmo; queda PRD para rato ya sea como lo conocemos o con la transformación que se le va dar por parte de miles de ciudadanos que estaremos al pie del cañón para aportar lo mejor de nosotros a este nuevo proyecto que en ningún momento debe abandonar su pasado, pues ese pasado no lo tiene ni Morena y nunca lo tendrá.

Somos herederos de las luchas por décadas de organizaciones socialistas y comunistas que dio vida al predecesor Partido Comunista de México que posteriormente cambió de nombre y de doctrina a Partido Socialista Unido de México y más adelante al Partido Mexicano Socialista y se logró la consolidación en 1989 como Partido de la Revolución Democrática.

No podríamos entender la historia de México sin la existencia del PRD, los avances en la democracia, en la libertad de expresión, en los derechos humanos, empoderamiento de las mujeres, derechos a las minorías, así como la lucha contra la discriminación por sexo, raza, religión o nivel económico.

Vamos con ánimo y con ganas de crear un nuevo partido de izquierda alejado de tendencias socialistas arcaicas, de izquierdas nacionalistas. Busquemos lo mejor de las izquierdas del mundo para construir un gran partido en el cual podamos participar todas y todos.