martes 23 de octubre de 2018 | 10:58
Columnas

Entre Veredas. La carga eterna...

@entre_veredas vie 12 oct 2018 10:41
Foto propiedad de: Marco Lizárraga

 

 

“Quizá la obra educativa que más urge en el mundo sea la de convencer a los pueblos de que sus mayores enemigos son los hombres que les prometen imposibles”, Ramiro de Maeztu

CARGA AL ERARIO

Es imperativo que se le meta mano a las cuentas del Instituto de Cultura, Turismo y Artes de Mazatlán por lo que está ocurriendo y la forma en cómo se ha desarrollado todo bajo la batuta de Raúl Rico González.

Este jueves, en secreto, en medio de una sesión del Consejo de Cultura, los consejeros aprobaron una pensión de 50 mil pesos para el casi ex director que dedicó 32 años a este instituto.

Quizás por el tiempo que se dedicó a Cultura pudiera parecer justa y razonable esta “pensión” que se le dará a Rico González pero es para muchos un golpe bajo, y para otros la última bajeza que hizo durante estos 32 años a cargo de la cultura local.

Sin duda, es necesario que se audite a conciencia cada uno de los años que estuvo al tanto de este instituto, al que llegó y en los últimos años se amarró como pulpo con tentáculos de la silla.

Y donde los Carnavales en las últimas fechas bajaron de calidad con espectáculos repetidos, coreografías recicladas, y donde se dio privilegio a la gente de alta alcurnia que disfrutó sin pagar un peso de los mejores espectáculos, cuando el pueblo pagaba su asiento.

Rico González, proveniente de una familia de abolengo, tanto por el apellido paterno como el materno debería de darle vergüenza haber pedido algo como esto, una pensión que insistimos no merece.

O, preguntamos, ¿es para no extrañar lo que se presume se lleva a la bolsa cada mes de los recursos de Cultura?

Volvemos al punto, es necesaria una auditoría, y es necesario que se cuestione a cada uno de los integrantes por qué razón se aprobó una jubilación a un empleado de confianza y por esa cantidad.

Es aberrante que a 19 días de terminarse la presente administración, Rico González se atreviera a formular eso, a que los mazatlecos le sigan pagando sus lujos y estilo de vida.

¿Qué de diferente tiene Rico González de un sindicalizado que trabaja de sol a sol y dedica 30 años de su vida al servicio al municipio? Pero vamos más allá, que la pensión de ellos  es poco más de la sexta parte de lo que recibirá este sujeto.

Las cosas son incongruentes, Rico González, por dignidad, si es que la tiene debería de renunciar a lo que le están dando, pues insistimos, es un funcionario de confianza, no está sindicalizado.

Los funcionarios de confianza se van, cuando sale el alcalde o el gobernante, no están para echar raíces, y fue error de los gobernantes que lo dejaron seguir, pues el pensamiento que se tenía de Rigoberto Lewis, que sólo él podría hacer los carros alegóricos.

El tiempo demostró que Rico González no era el único que podría organizar carnavales, ahí estuvo nuestro amigo Roberto Osuna Amézquita en su tiempo de regidor, sacó una fiesta de calidad a pesar de las trabas de Rico González que se llevó “la agenda porque era personal”.

Estuvo el tiempo en que José Luis Franco también estuvo en ese sitio, y la cultura tuvo un auge importante, al final se le inventó un asunto personal y tuvo que renunciar, pero el tiempo que  estuvo se hicieron las cosas bien.

Entonces… ¿qué le debe Mazatlán a esta persona? ¿Si es apasionado de la cultura, debería de sentirse pagado por haber tenido a Tango Forever, a espectáculos de calidad mundial en Mazatlán, o no es suficiente eso para un amante de la cultura como lo pregona?

No, la cultura era el negocio de Raúl Rico, el Carnaval era el negocio de Raúl Rico, 32 años, haciendo negocio, y todavía darle una pensión… ¡por favor!

También fueron aprobadas jubilaciones para María Encarnación Ibarra Nava, por 25 años, María del Crimen Morfín Gorostiza, con 21 años y cinco meses,  Manuel Guadalupe Rocha Lizárraga, con 25 años y  Carlos Betanzos Martínez tras 32 años y siete meses.

No te acabes, Mazatlán…

FUERA

Mazatlán perdió su oportunidad de tener un Pueblo Mágico al designar la noche de este miércoles en Morelia a 10 nuevos destinos turísticos con esa clasificación y a pesar de tener varias cartas, este año no se definió por Sinaloa a ninguno.

El que estaba en la contienda principal era El Quelite al que se le metieron esfuerzos por lograr la nominación y se realizaron las gestiones necesarias para que se le otorgara a este distintivo.

Pero fueron diversos factores los que incidieron en esta terna, tanto que ya se comienza a comentar que los 10 nuevos Pueblos Mágicos son derivados de favores políticos, uno de ellos destaca, Nombre de Dios en Durango, que está muy abandonado, pero ingresó a esta lista.

Mazatlán pierde una oportunidad para cerrar una pinza en atractivos turísticos, pero esto no debe de considerarse como una dolorosa derrota, al contrario, debe de ser de aprendizaje para reformular lo necesario.

Si bien, hubo factores indirectos que también pudieron haber incidido, pero al final la causa, fue que los nuevos se unen a la bolsa de casi 600 millones de pesos lo cual viene a complicar esta medida.

Son 121 Pueblos Mágicos los que se están en la lista, Sinaloa se quedó con Mocorito, El Fuerte, Cosalá y El Rosario, habrá que ver la próxima regla de operación para el 2019 y que este destino turístico tenga la oportunidad de formar parte de esta lista.

Tiempo al tiempo…

SEGUNDA LLAMADA

Luis Guillermo Benítez Torres, alcalde electo de Mazatlán sigue influenciado por un grupo de “consejeros” que están viendo más que sus intereses sobre los del municipio y están provocando una serie de desencuentros internos.

Lejos de ver familiaridades o parentescos en el asunto del nuevo Acuario, la razón es simple, el asunto que traen es porque los constructores que trae el químico en su cartera quieren meter mano en esta obra.

El problema de esto, es que están creando una confrontación innecesaria del casi alcalde con el estado, y que ya no sólo está implicado Sinaloa sino a nivel nacional, los mensajes en política son claros.

Miguel Torruco Márquez fue claro en sus publicaciones de redes, el apoyo para el nuevo Acuario al que calificó de necesario para la ciudad y el espaldarazo para los proyectos que le llevó Benítez Torres.

En este tema, los consejeros del alcalde deben de estar centrados, en dejar de ver a Mazatlán como un jugoso trozo de carne mientras ellos babean por comérselo entero, al contrario, deben de tener su espacio.

Hay muchos que han estado en otros partidos, han competido con otras banderas, incluso de independientes, pero sólo han buscado el beneficio personal, cuando no ven negocio abandonan el barco, pero dejan una estela complicada.

Si Benítez Torres desea hacer un buen gobierno, porque si llegó ahora querrá durar los seis años por la reelección, tendrá que hacer las cosas bien, pero buscar el interés de todos, y a lo que vemos sus brazos derechos o izquierdos quieren primero beneficiarse….

¡Aguas!

 

[email protected]

Facebook: Entreveredas

Twitter: @PeriodistaMarco