domingo 21 de octubre de 2018 | 12:55
Columnas

Herejía Política: No canten victoria que hay PRD para rato y la crisis existencial de la derecha

@JorgeMantaro jue 11 oct 2018 08:47
. Enrique Peña Nieto se va al exilio a Londres dejando a su partido a la suerte de Dios.
. Enrique Peña Nieto se va al exilio a Londres dejando a su partido a la suerte de Dios.
Foto propiedad de: Internet

 

El PRD está entrando en un proceso de discernimiento en donde las tribus que quedaron después del tsunami Lopezobradorista buscarán sacar a flote al partido del sol azteca. Las corrientes que sobreviven son Foro Nuevo Sol, Nueva Izquierda, Alternativa Democrática Nacional e Iniciativa Galileos.

En lo que coinciden las cuatro corrientes es que ya no puede sobrevivir un PRD con sus corrientes, con sus viejos vicios y que es necesario abrirse un espacio en el que participen militantes, simpatizantes, intelectuales, luchadores sociales y activistas con el fin de redactar unos nuevos documentos básicos con un programa de acción modernizado, unos estatutos que permitan una vida interna civilizada y una reflexión de qué se quiere lograr con el nuevo partido.

Galileos propone una refundación total donde se disuelva el partido y nazca un nuevo partido con otro logotipo, slogan y colores, así como unos documentos básicos orientados más hacia la socialdemocracia que a la izquierda nacionalista o socialismo que imperó por 30 años en el PRD.

Pero ¿por qué digo que hay PRD para rato? Sencillo, primero desaparecen el PT y Movimiento Ciudadano que tienen menos estructura en todo el país y menos militantes ya que ambos partidos no superan los 500,000 militantes mientras el PRD hasta hace un año tenía 6,000,000 pero supongamos que cuenta con 2,000,000 que son el voto duro que se vio reflejado en las pasadas elecciones. El PT no desapareció y tiene una sobre presentación gracias al jugoso acuerdo que tuvo con Morena, pero este desaparecerá en 2021 cuando no puedan refrendar la enorme cantidad de diputados locales, federales, alcaldes y regidores que hoy tienen gracias al efecto AMLO. Lo mismo pasa con Movimiento Ciudadano, que se colgó del PAN, pero eso no va a suceder en 2021 por el mismo motivo del PT.

El PRD está más estructurado y tiene unos cimientos más sólidos, pero eso no implica que la tiene fácil. Hay mucho trabajo que hacer y muchas puertas y ventanas que abrir para permitir el libre debate y se plasme lo que las mayorías quieran en unos documentos básicos modernos que empujen una agenda de vanguardia y con total apoyo a las minorías en el país como siempre lo ha sido.

Si bien actualmente hay cuatro partidos de izquierda, la tendencia es que para 2021 desaparezcan al menos dos (PT y MC), se mantengan dos (Morena y PRD) y nazcan al menos dos partidos políticos nuevos; uno que va ser fundado por el ex gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz y varios líderes del PRI que ya no ven futuro ni espacios para ellos en ese partido; el otro puede ser derivado del PRD en caso de que Iniciativa Galileos decida formar uno propio o que no se llegue a un arreglo entre el debate interno que hay en este momento dentro del PRD.

Lo cierto es que los partidos que más problemas tienen son los de derecha que serán golpeados por la pérdida de más espacios a nivel local, estatal y federal. El PAN está en riesgo de perder más gubernaturas y diluirse en caso de que Morena les arrebate Puebla y que Felipe Calderón junto a Margarita prosigan con la creación de su partido político que provocará una desbandada en el partido blanquiazul, desbandada derivada también de la terquedad de Ricardo Anaya de seguir con el control del partido aun cuando siete de los doce gobernadores panistas lo quieren incluso expulsar.

El PRI va en picada sin rumbo y sin capitán. Enrique Peña Nieto se va al exilio a Londres dejando a su partido a la suerte de Dios. Quienes pueden tomar al PRI por asalto son los beltronistas o bien los del grupo del Estado de México. Este instituto político necesita una real refundación que lo vuelva atractivo, pero se ve muy difícil pues tiene muchos vicios y malas prácticas que puede llevarlos a una fragmentación donde haya virreyes en distintas zonas del país ya sea norte, noreste, noroeste, bajío, centro, sur y sureste.

Por último, el otro partido de derecha que está viviendo sus últimos años de existencia de no renovarse es el Partido Verde que cuenta con los documentos básicos más antidemocráticos, más alejado de su militancia y que fue pensado precisamente con el fin de que los militantes tengan que esperar hasta cinco años para adquirir derechos dentro de ese instituto político.

En pocas palabras los partidos políticos actuales y los que nazcan el próximo año si no se actualizan y se vuelven atractivos para los ciudadanos el rechazo a los partidos políticos aumentará y veremos desaparecer tanto a viejos partidos como a nuevos que no logren alcanzar el 3% de la votación. Finalmente podemos anticipar que el 2019 será un año muy interesante con el primer gobierno de izquierda en México y con el nacimiento de nuevos partidos. La lucha llegará al canibalismo político.

 

Y ustedes ¿qué opinan?