martes 23 de octubre de 2018 | 10:56
Columnas

Los buitres al acecho

@diaz_manuel mié 10 oct 2018 20:03
AMLO va a cardiología por chequeo de rutina... y desata rumores
AMLO va a cardiología por chequeo de rutina... y desata rumores
Foto propiedad de: Internet

 

Rumores van y rumores vienen en torno a la salud del   presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Pero, ¿realmente le afectan o le quitan fuerza o liderazgo?

En la campaña los rumores de su salud provenían de periodistas ligados a grupos de poder muy importantes, como  Raymundo Riva Palacio y Pablo Hiriart,  en la actualidad, algunos rumores salen del mismo equipo del tabasqueño.

Aunque estamos conscientes que son eso, sólo rumores, podemos plantear algunos posibles escenarios, siempre en el plano de la especulación, de lo que pudiera ocurrir en caso de una ausencia larga o incluso permanente del mandatario.

Artículo 84 de la Constitución. ¿Quién queda si AMLO falta?

Si la ausencia se da antes de que cumpla dos años de mandato, subirá en primera instancia quien ocupe la Secretaría de Gobernación, en tanto que el Congreso de la Unión tendría que convocar a elecciones a realizarse antes de que se cumplan nueve meses.

En el segundo escenario, en caso de que la ausencia total se dé después de cumplir dos años en el cargo, el Congreso de la Unión se convertirá en Colegio Electoral y nombrará a un presidente para que termine la administración.

En ambos casos, parecería una extrema soberbia de los integrantes de Morena el dar por hecho que ellos mantendrán el poder. En el hipotético caso de una enfermedad de AMLO que lo separe del cargo, surgen preguntas: ¿Realmente quién de su equipo podrá estar en los zapatos de AMLO? ¿Quién realmente tendrá los tamaños y el liderazgo que ha mostrado AMLO durante décadas?

En fin, los grupos al interior de Morena ya se están disputando la sucesión, en lo que parece ser un rumor muy mal intencionado. 

Desde la campaña presidencial salieron fuertes rumores sobre el estado de salud de Andrés Manuel López Obrador. En los meses de abril y mayo fueron muy intensos los debates en torno a los males que aquejaban en ese entonces al candidato presidencial de Morena, que se decía padecía “severos” daños al corazón y a la columna vertebral.

Se decía que era atendido en su domicilio, por un staff médico que encabeza un neurocirujano, el doctor Félix Dolorit, uno de los más reconocidos y cotizados del mundo, del Hospital Comunitario en Larkin, ubicado en la zona del sur de Florida, en el South Beach de Miami.

Sobre su padecimiento de la columna vertebral, también se escribió que "entre otras cosas, López Obrador tiene un grave padecimiento en la columna vertebral. Por ello viene Dolorit desde Miami, cada 15 días, a medicarlo e inyectarlo contra el dolor, en su casa de la delegación Tlalpan".

En su momento, López Obrador salió al paso y respondió de manera contundente: "Estoy bien, gozo de cabal salud, estoy bien. Ustedes me ven todos los días. Estoy bien, estoy entero y al cien".

El tema que había preocupado a propios y extraños durante la campaña y ahora, ya como presidente electo, esos rumores volvieron con fuerza, primero trascendió que el pasado dos de octubre se presentó en el Instituto Nacional de Cardiología, de lo cual, oficialmente desde su oficina de transición se confirmó que asistió, pero sólo para una revisión de rutina.

Sin embargo, días después en su columna Historia de Reporteros, de El Universal, Carlos Loret de Mola comentó que durante los últimos años, Andrés Manuel López Obrador habría sufrido de dolores de espalda, por lo que, según fuentes cercanas, tuvieron que quemarle los nervios del cuello para esconder el grave problema de dolencia en sus cervicales, “así el problema no se solucionó de fondo, pero se escondió para que el presidente AMLO no lo sintiera”.

Ante los rumores sobre la salud física del presidente electo, pareciera que la salud “republicana” se empieza a resquebrajar. Los buitres de Morena y otros más, ya empiezan a “zopilotear” una posible sucesión adelantada y su gran líder pareciera que ya no lo es tanto.

Esto se empieza a notar en eventos, en propuestas y en actitudes que durante mucho tiempo no se veían.

Antes se decía que AMLO era inmune, todos los ataques que la oposición le endilgaba, todos, sin excepción literalmente le hacían “lo que el viento a Juárez”.

Sin embargo, ahora parece que los desmentidos comienzan a ser ignorados y los ataques toman fuerza. No solo respecto a su salud. Ya hemos sido testigos, en fechas recientes,  de los rumores mal intencionados que desataron la tan llevada y traída boda de su colaborador y amigo César Yáñez, en la que estuvo presente. Se ha dicho de él y de su colaborador toda clase de ataques, desde su contradicción en temas como la austeridad, los “fifis” y el oportunismo de la esposa de Yáñez. 

El control de daños parece ser poco efectivo. Nuevamente Carlos Loret de Mola, exhibe un video donde en un mitin en San Luís Potosí, AMLO es abucheado cuando presentó al “super” delegado Gabino Morales, no pudo contener a las huestes morenistas y su llamado a la unidad de poco sirvió.

Ahí está el tema del magisterio, si bien perdonó y alió a la profesora Elba Esther Gordillo, que regresa con toda la fuerza por el control del SNTE, los de la CNTE no vieron con buenos ojos que dividieran nuevamente las mieles de la educación, por lo que en el Foro de Educación Participativa que se pretendió llevar al cabo en Acapulco Guerrero, los de la CETEG organizaron tremendo alboroto que acabó con el foro a sillazos y violencia desmedida, la cual no se pudo controlar.

El propuesto para ocupar la Secretaría de Seguridad, Alfonso Durazo canceló cinco Foros Presenciales Escucha para la Pacificación y la Reconciliación Nacional, que estaban programados para realizarse entre el 9 y el 22 de octubre en los estados de Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas, luego de que asistentes a dichos foros, principalmente familiares de las víctimas, reprocharan directamente al mandatario electo su propuesta de perdón a los criminales.

Los buitres

A todo esto, se suma a quienes al parecer ya están frotándose las manos para la sucesión adelantada. Por lo que vemos surgir las grandes diferencias y golpeteos entre el líder de la bancada de Morena en la Cámara de Senadores, Ricardo Monreal contra el presidente del Senado, Martí Batres, ambos de grupos totalmente distintos y que en el pasado apoyaron a candidatos presidenciales que se confrontaron.

Monreal, siempre apoyó al grupo de Manlio Fabio Beltrones, mientras Batres siempre apoyó al otro oponente, Manuel Camacho Solís, hoy representado por Marcelo Ebrard, por cierto, en la sucesión presidencial de 1994, Camacho y Beltrones tenían una gran rivalidad que nunca pudieron redimir y que hasta la fecha se mantiene entre sus equipos.

También están los rumores sobre conflictos entre Alfonso Romo, quien será el jefe de la Oficina de la Presidencia, con el ingeniero Javier Jiménez Espriú, por temas como el aeropuerto o el conflicto de intereses del que han acusado a Romo, e incluso surgió el rumor que Jiménez Espriú no tomará posesión como secretario de Comunicaciones y Transportes, porque lo mandarán como embajador a Francia.

En caso de que realmente se presentara el escenario en el que se tenga que sustituir al presidente de la República, parece que Morena ¿podría autodestruirse? Podría, quizá, verse un escenario similar al que se vivió en  1994 luego del trágico asesinato de Luis Donaldo Colosio, donde los grupos que pelearon por el poder en esa ocasión, tanto el de Camacho como el de Manlio Fabio Beltrones, se quedaron, como se dice coloquialmente, “chiflando en la loma” y apareció un tercero, sí, muy cercano a Colosio, y que resultó uno de los mejores presidente que ha tenido México.

A todo esto, lo que preocupa es que México podría quedar a la deriva a causa de los intereses mezquinos que rodean al presidente electo.