sábado 15 de diciembre de 2018 | 03:57
Columnas

El debate hoy sobre el nuevo aeropuerto; Romo ya apesta en la izquierda; ¿son tres quienes mandan con AMLO?

@FedericoArreola mié 10 oct 2018 07:50
La más difìcil decisión de López Obrador
La más difìcil decisión de López Obrador
Foto propiedad de: Internet


Repasemos la prensa nacional de este miércoles:

En La Jornada no tragan a Romo

Dice la Rayuela del diario dirigido por Carmen Lira a propósito de algunas declaraciones del jefe de la oficina del presidente electo:

“Vista y oída la opinión de Alfonso Romo sobre las Afore, cabe preguntar a quiénes defiende: ¿a sus cuates empresarios o a los pensionados?”.

La respuesta implícita en la pregunta que hace Rayuela es fácil de encontrar: Romo favorece a sus cuates empresarios.

¿Qué tiene eso que ver con la decisión del nuevo aeropuerto? Que, sin duda, los partidarios de que se siga construyendo en Texcoco, todos con intereses en los mayores grupos empresariales mexicanos, ven a Romo como un aliado.

Mi comentario: Quizá podría estar de acuerdo con Poncho Romo acerca de lo que ha dicho de las afores. Pero lo cierto es que la gente de la verdadera izquierda piensa de otra manera. Tal vez el empresario metido a político debería entenderlo para no estorbar más en un proyecto ideológico que es suyo en la medida en que lo apoyó bastante, pero que en lo esencial no lo es: él piensa de otra manera. Un proyecto en el que Poncho, de plano, empieza a apestar, le guste o no a Andrés Manuel.

Los moneros contra Texcoco

Fundamentales para el movimiento de izquierda en México y, por lo tanto, para Andrés Manuel López Obrador, deben ser considerados los cartones de tres caricaturistas inteligentes, cultos, preparados que publican en La Jornada, Proceso y El Chamuco: los señores Helguera, Hernández y El Fisgón. Hoy, los tres contra la opción del aeropuerto en Texcoco:

√ Hernandez en su dibujo enfrenta a un hombre pobre que prefiere el lago (de Texcoco, obviamente) en lugar de un aeropuerto, contra un potentado muy gordo que prefiere los ríos de dinero.

√ Helguera pone en la lengua de Vicente Fox (uno de los que apoyan el aeropuerto en Texcoco) una pista de despegue de aviones con numerosas ondulaciones, que es como quedarán las pistas del aeropuerto en el lago si no reciben, ya operando, un mantenimiento más que costoso.

El Fisgón en la imagen que presenta ha cambiado uno de los símbolos de la patria: ya no es el águila devorando a una serpiente encima de un nopal, sino un avión devorando muchísimo dinero encima del nopal y el lago.

Mi comentario: Si tales cartones circulan masivamente en las redes sociales, sin duda en la consulta ganará el no a Texcoco, esto es, el sí al aeropuerto en Santa Lucía. Por lo demás, ojalá Andrés Manuel los vea y analice con cuidado. No todo es dinero, no todo es pragmatismo. Claro que no. Esto es cierto al margen de la que sea la mejor opción para la nueva terminal aérea.

Hiriart, capitalismo de compadres a favor de Slim

En El Financiero, el columnista Pablo Hiriart dice que ya está todo arreglado, que el aeropuerto será para Carlos Slim:

√ “Salvo que cometan la locura de inclinarse por ampliar la base de Santa Lucía, el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México será para Carlos Slim”.

√ “Todo indica que ese es el trasfondo de tanta aparente indecisión y rechazo a invertir en un proyecto altamente rentable”.

√ “López Obrador le quiere entregar la terminal aérea más importante y con mayores ganancias del país al hombre más rico de México y uno de los cinco más acaudalados del mundo”.

√ “Capitalismo de compadres, se le llama”.

Mi comentario: Contiene muy mala leche la columna de Hiriart, pero lo cierto es que AMLO corre el riesgo de quedar como otro cuate de Slim en la Presidencia; en efecto, tal como pasó a la historia Carlos Salinas de Gortari. Esta es la pura verdad. Andrés Manuel debe meditar seriamente acerca de esto.

Carlos Mota, el aeropuerto para Slim

La misma idea plantea Carlos Mota en El Heraldo de México:

√ “Se está volviendo muy predecible la situación en la que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador asignaría directamente al empresario Carlos Slim la concesión para que termine de construir y opere el Nuevo Aeropuerto de México en Texcoco”. 

√ “Hay cinco ventajas y seis desventajas de esa posible decisión”.

√ “Las cinco ventajas son: (1) El proyecto en desarrollo continuaría, lo que devolvería la certeza de largo plazo que se perdió en meses recientes; (2) Los bonos emitidos para financiarlo podrían ser transferidos a Slim y a “un grupo”, cambiando el deudor y liberando al gobierno del cobro del Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) para el repago en el futuro; (3) La operación aeroportuaria estará en manos de privados, lo que siempre es mejor porque el gobierno gestiona todo con las patas; (4) Atestiguaríamos el nacimiento de una gran empresa tipo “chaebol” coreana, es decir, un conglomerado gigantesco al estilo de Hyundai, LG Corporation o Samsung Group; y (5) Aerolíneas, comercios, pasajeros, Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y demás involucrados en la cotidianeidad del aeropuerto tendrían en Slim al punto focal de largo plazo para la evaluación del desempeño, reclamos y negocios relacionados con el aeropuerto”.

√ “Las seis desventajas son: (1) AMLO haría una asignación directa de la concesión a Carlos Slim ‘y un grupo’, contraviniendo las leyes y las prácticas internacionales para que no ocurra por licitación pública abierta; (2) El nuevo gobierno estaría rompiendo el sistema de méritos; es decir, la asignación se haría a quien Andrés Manuel López Obrador ya decidió, sin importar las capacidades y precios de otros oferentes; (3) Por lo anterior, grandes empresarios nacionales y extranjeros podrían demandar al gobierno, y reclamar su derecho a participar en un proceso abierto; (4) El conglomerado tipo ‘chaebol’ coreano que crearían Slim “y un grupo” extendería su cultura paternalista, de alta influencia política y gran poder supralegal; (5) La relevancia de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) quedaría en entredicho; y (6) Muchos empresarios mexicanos podrían emigrar e invertir en otras naciones sin culturas del favoritismo.

√ “Si esto ocurre de esta forma estaríamos de regreso décadas atrás, cuando el Poder Ejecutivo asignaba concesiones a quien le placiera”.

√ “Sería también una confirmación de que la sociedad mexicana no pudo asumir un sistema de libre competencia, transparencia y meritocracia”.

Mi comentario: Quizá sea una buena idea, para ahorrar recursos públicos en el corto plazo, concesionar el aeropuerto a Slim, pero… Andrés Manuel no merece la imagen que ganaría si ello ocurriera. Tiene que haber opciones, el presidente electo debe buscarlas si acaso la consulta no favorece a Santa Lucía, lo que desde luego está por verse.

 

Enrique Quintana, con pena pronostica que el aeropuerto se hará en Santa Lucía

El director de El Financiero empieza diciendo que las encuestas, todas, favorecen a Texcoco. Y a partir de ahí concluye:

√ “¿Significa esto que en la consulta se obtendrá también un resultado favorable a Texcoco?”.

“Es poco probable”.

√ “La razón es que una encuesta nacional hace la selección de una muestra representativa de la población de todo el país, lo que se garantiza mediante la selección aleatoria de los encuestados”.

√ “Una consulta no garantiza esa representatividad, pues el hecho de que el interesado en expresar su opinión deba acudir a un puesto de votación, implica ya un sesgo”.

√ “Hay grupos que han estado activamente organizados y movilizados para oponerse al proyecto de Texcoco, mientras que no hay una organización equiparable entre quienes quieren que el proyecto siga allí”.

√ “Enrique Calderón Alzati, presidente de la Fundación Arturo Ronsenblueth, que hará el conteo de los votos, señaló que, de acuerdo con experiencias previas, estima una participación de 100 mil a 500 mil personas”.

√ “El listado nominal del INE es de 89.5 millones de personas. Es decir, la participación rondará entre el 0.1 al 0.6 por ciento del padrón”.

√ “Con un porcentaje de esa dimensión, podría haber un resultado de 90 por ciento favorable a dejar atrás el proyecto de Texcoco, al margen de lo que digan las encuestas”.

Mi comentario: Le aterroriza a Quintana que el aeropuerto no se siga construyendo en Texcoco. A diferencia de otros que piensan que esa es la única opciòn viable, no la ve tan segura. En efecto, la consulta y la encuesta que hará el equipo de AMLO podrían no coincidir. ¿Qué tendría que hacer el presidente electo en ese caso? Supongo que si no cancelar, al menos posponer la decisión para hacer nuevos y más profundos análisis. Sería lo más sensato. Es lo que yo haría.

Alberto Aguilar, con todo a favor de Texcoco

El otro columnista especializado en negocios de El Heraldo de México dice:

√ “Si en el mercado hay reservas en torno a las expectativas del país por las modificaciones que se visualizan con la llegada del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, los últimos días no abonan demasiado a la confianza”.

√ “Las reformas en Tabasco que en breve conducirá Adán Augusto López para facilitar la asignación directa de obras públicas es un retroceso al México de los 80´s”.

√ “El propio comentario de AMLO de dar a Bombardier que lleva Ian Hodkinson el Tren Maya y luego el inducir la concesión del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) para Carlos Slim tampoco ayuda”.

√ “En el país hay una Ley Federal de Obra Pública y las licitaciones internacionales son compromisos que México ha pactado en los acuerdos comerciales, incluido el TLCAN que pronto se relevará por el USMCA”.

√ “Manejar un gobierno que no cumpla con estas reglas va a generar mayores dudas a los inversionistas, justo cuando el alza de tasas y de los bonos de EU colocan en desventaja a los países emergentes”.

√ “En esa misma línea de escepticismo tampoco se ve con buenos ojos la intención de AMLO de cancelar el NAIM para sustituirlo por otro aeropuerto en Santa Lucía por el que abona Javier Jiménez Espriú próximo titular de SCT”.

√ “El lunes AMLO habló de la imposibilidad de inyectar 88 mil millones de pesos (mdp) que faltan para completar el presupuesto del NAIM”.

√ “Esta cifra, le platicó, es parte de una presentación de agosto que hizo el propio NAIM. Incluso está en su página”.

√ “Dicha suma es la que falta para completar los 285 mil mdp que es el costo total de la nueva terminal. Sin embargo el gasto público no es la única alternativa que se contempla en el documento. También se ponderan varias opciones de mercado”.

√ “Se habla por ejemplo de un TUA de interconexión que podría contribuir con 10 mil 750 mdp”.

√ “También se podría colocar una nueva FIBRA E, una vez que se elimine la incertidumbre de este proyecto. Con ello se podrían recoger 32 mil 250 mdp”.

√ “Otra fuente está en cancelar un contrato de asesoría que tiene el AICM con ASA. Según especialistas, éste es en realidad un subsidio cruzado que se creó para compensar a esa entidad que lleva Alfonso Sarabia por el manejo de aeropuertos que son deficitarios como Colima, Poza Rica y Ciudad del Carmen”.

√ “También está la monetización de los terrenos de la “Ciudad Aeropuerto”, zona contemplada en el NAIM para oficinas privadas de empresas de aviación o de logística que quieran establecerse ahí”.

√ “Igual considere lo que implica el Centro de Transporte Terrestre que incluye los estacionamientos del NAIM y la comercialización de una parte de las 770 hectáreas que hoy ocupa el AICM que lleva Miguel Peláez”.

√ “Todo ello aportaría 65 mil mdp adicionales, con lo que la próxima administración no tendría que aportar ya ni un sólo centavo”.

√ “Evidentemente toda esta información la conoce el equipo de transición. Quizá no se la transmitieron a AMLO”.

√ “Como quiera dar marcha atrás al NAIM abonará hacia una mayor desconfianza de los mercados, y en una de esas podríamos arrancar esta nueva página que vive el país con el pie izquierdo”.

Mi comentario: Pues de plano..., sin comentarios, excepto el decir que la gente ligada de alguna forma al sector empresarial ya tomó partido: es Texcoco, y punto. Me parece peligrosa para el país tanta intransigencia.

Julio Hernández, sobre los problemas de Texcoco… y sobre Slim

El columnista principal de La Jornada, diario de izquierda, dice:

√ “El emplazamiento de los grandes capitales es concreto, público e insistente: cancelar la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco les resultaría decepcionante e inhibitorio de posteriores inversiones”.

√ “Este factor empresarial condicionante busca tener más peso en la consulta pública que durante cuatro días se instalará en medio millar de municipios para tomar una decisión sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (en construcción en el lago de Texcoco)”.

√ “De hecho, ese factor del gran capital pretende marcar desde ahora el destino de su relación con el obradorismo, ya en vías de tomar el poder presidencial: la confianza y colaboración dependerá de la manera como se resuelva este virtual duelo de fuerzas”.

√ “Es político, mediático y propagandístico el empuje (casi chantajista) para que se mantenga el gran negocio de Texcoco (que no se plasma sólo en la construcción del aeropuerto sino en el acaparado desarrollo urbano aledaño)”.

√ “Las principales casas encuestadoras del país aseguran que el apoyo social a la continuidad del magno proyecto peñista es de dos a uno respecto a las voces opositoras”.

√ “Sin embargo, son varias, válidas y activas las razones para oponerse a la construcción y el negocio con sede en Texcoco”.

√ “Además de los históricos opositores a ese proyecto (los habitantes organizados de San Salvador Atenco y sus alrededores), hay especialistas y organizaciones civiles que han expresado su rechazo a la agresión al medio ambiente y a los cálculos técnicos de esa obra”.

√ “En la propia base del partido Morena, y en el ala izquierda de su cúpula, incluyendo a futuros secretarios y subsecretarios del gabinete obradorista, hay una oposición contundente”.

√ “El flanco más activo en contra del NAIM texcocano no tiene visos de arredrarse ante los resultados de una consulta pública que apruebe la continuidad del proyecto impugnado”.

√ “El debate entre lo ecológico, lo técnico, lo político y lo empresarial tiene ahora un ingrediente prefigurado desde aquel desayuno de ingenieros con López Obrador en el que hubo elogios y aplausos para el magnate Carlos Slim. Si este y un grupo de inversionistas decidieran encargarse con su dinero de darle continuidad al proyecto, éste podría quedarse en Texcoco. Si el multimillonario apovechara las posibilidades de hacerse de una oportunidad del estilo de la que recibió con Telmex, recibiría alguna forma de concesión del negocio aeroportuario y haría innecesaria una consulta pública”.

Mi comentario: Pesan los argumentos que presenta Julio Astillero contra el aeropuerto en Texcoco. Pesa también lo que dice sobre Slim, algo que, insisto, si se concretara dañaría muy fuertemente la imagen de Andrés Manuel. El presidente electo, en caso de que concesionara el aeropuerto al magnate de las telecomunicaciones, tendría que convencer a todo México de que eso es lo correcto. Lo veo como una misión imposible, de plano.

Carlos Marín, totalmente a favor de Texcoco

El ex director editorial de Milenio afirma:

√ “Le bajan cuando más debieran subirle” a la publicidad para apoyar el aeropuerto en Texcoco.

√ “El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, apechugó la orden de bajar la campaña en favor del Nuevo Aeropuerto Internacional de México”.

√ Para Marín ese ha sido un error, ya que “lo civilizado, en todo caso, es no sacarle la vuelta a la argumentación en un tema que el propio gobierno por concluir ha venido cacareando como trascendente y decisivo para resolver el congestionamiento del aeropuerto en funciones; que catapultará la economía nacional y en lo inmediato la de los pobladores de la deprimida zona oriente de la capital y los municipios aledaños del Estado de México”. 

√ “¿Acaso ni (el presidente) Peña ni Ruiz Esparza saben lo inminente de la “consulta” popular en que un puñado de mexicanos optará entre sólidas razones técnicas y frágiles patrañas demagógicas?”.

√ Obviamente, para Marín a Texcoco lo apoyan “sólidas razones técnicas”, mientras que la opción de Santa Lucía solo es bien vista por las “frágiles patrañas demagógicas”.

Mi comentario: Pueden ser sólidas las razones técnicas para levantar el aeropuerto en Texcoco, pero igualmente válidos son los argumentos técnicos que respaldan la opción de Santa Lucía. Hablar de “frágiles patrañas demagógicas” descalifica no a la opción que apoya la izquierda, sino al columnista de Milenio.

 

Riva Palacio, los tres que mandan

Para Raymundo Riva Palacio, de El Financiero, son tres los políticos que mandan en el equipo de Andrés Manuel, por lo tanto, aunque no lo diga el columnista, esta nueva triada decidirá sobre el nuevo aeropuerto:

√ “Otra presidencia tripartita”.

√ “El gran diseño de la Presidencia de Enrique Peña Nieto fue ceder el poder a Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, entonces secretarios de Hacienda y de Gobernación, y a Aurelio Nuño, el jefe de la Oficina de la Presidencia”.

√ “López Obrador está preparando su propia Presidencia tripartita”.

√ Los tres estarán en el staff del propio presidente, es decir, ninguno tendrá a su cargo funciones ejecutivas en las distintas secretarías.

√ “La Presidencia tripartita de López Obrador estará integrada por tres personas que se encargarán de temas específicos”.

√ “En al área jurídica –por donde pasarán todos los temas que establecerán las bases para la cuarta transformación–, está el consejero jurídico designado, Julio Scherer”.

√ “Para llevarle la relación con el sector empresarial y con inversionistas, que será un área estratégica en el próximo gobierno, estará Alfonso Romo, próximo jefe de la Oficina del presidente”.

√ “En la parte política, un cargo fundamental porque hará el trabajo que siempre había hecho predominantemente López Obrador, estará Manuel Velasco, el senador con licencia que está terminando su mandato como gobernador de Chiapas”.

Mi comentario: Scherer sí tiene una formación más o menos cercana a la izquierda, por lo tanto podrá apoyar a AMLO en la lógica del presidente electo. Los otros dos, Romo y Velasco, son más bien representantes de la peor derecha mexicana. Así, de plano. Para no dármelas de puro, diré que me identifico con ellos, pero... Romo y Velasco podrán ser eficientes, y seguramente ayudarán a la hora de realizar ciertos proyectos, pero el pragmatismo a la larga los descalificará. Así lo veo.

Las tres opciones que AMLO escucha y que no menciona Riva Palacio

La cuarta transformación de México, a la que aspira Andrés Manuel, es más que un organigrama de administración pública. Por supuesto, también es mucho más que un sueño. Pero, para hacerla realidad, debe reforzarse —no cambiar de rumbo— la lucha de décadas de la izquierda mexicana, que si no estará en la oficina presidencial —sus mejores representantes no son ambiciosos vulgares— sí tendrá otras responsabilidades de la mayor trascendencia dentro y fuera de los distintos niveles de gobiernos. Esta izquierda que no se dejará avasallar por el pragmatismo está representada fundamentalmente por:

√ La jefa de gobierno electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, mujer de izquierda que sabrá defender la esencia del proyecto por el que AMLO tanto ha peleado.

√ El diario La Jornada, con sus moneros, articulistas, editores, etcétera. Es la conciencia más genuina y desinteresada del presidente López Obrador.

√ La revista Proceso, que no dejará su línea brutalmente crítica del próximo gobierno ni siquiera porque uno de sus propietarios, Scherer, esté tan cerca de AMLO.

Mi comentario: El propio Andrés Manuel, por más razonables que resulten los consejos de gente práctica y eficiente, pero no de izquierda, como Romo y Velasco, no podrá traicionarse a sí mismo. No, no veo al dirigente tabasqueño cambiando su imagen histórica por el beneficio de algunas buenas ideas financieras (Alfonso Romo) o de operación política (Manuel Velasco) que quizá le solucionarán problemas en el corto plazo, pero que a la larga atentarán contra la idea de nación de una izquierda que aspira a un país distinto. Conste, no hablo como izquierdista, que no lo soy: me expreso nada más como alguien que respeta, porque la ha visto de cerca, la lucha sincera de tanta gente que durante tantos años ha trabajado incansablemente para llegar a un destino que el pragmatismo no debe modificar.