sábado 15 de diciembre de 2018 | 04:00
Columnas

Infonavit abre una ventana al futuro

@horacio_urbano mié 03 oct 2018 22:10
Hubo química entre empresarios y futuros funcionarios, lo que resulta fundamental para que ambas partes cuenten con elementos que les permitan tener buenos resultados en los años por venir.
Hubo química entre empresarios y futuros funcionarios, lo que resulta fundamental para que ambas partes cuenten con elementos que les permitan tener buenos resultados en los años por venir.
Foto propiedad de: Internet

A 46 años de su creación, el Infonavit puede presumir ser la única institución financiera del mundo –sea pública o privada-, en haber financiado la casa en que vive uno de cada tres habitantes de un país.

El dato duro es poderoso y contundente; en esos 46 años el Infonavit ha otorgado 10.5 millones de créditos para vivienda, siendo hoy una de las mayores hipotecarias del mundo, con más de 6 millones de créditos vigentes,  y 17 millones de trabajadores derechohabientes, que conforman la fuerza productiva de las más de 900,000 empresas que integran el padrón de patrones aportantes del Instituto.

Pero todo eso es historia...

Ya fue...

Y reconociendo al Infonavit como uno de los mayores logros de nuestra política social, nos toca como sociedad entender que todos los retos del Instituto están ligados a la necesidad de dar respuesta a sus derechohabientes futuros.

Toca entender que los mayores retos están en entender esa compleja dualidad entre una esencia social, con el hecho incontrovertible de que para poder hacerle frente resulta fundamental privilegiar su naturaleza como institución financiera.

Porque el Instituto es un banco... Un banco que se nutre de una parte de los ahorros para el retiro de los trabajadores de la iniciativa privada, y por los que esos trabajadores esperan obtener un rendimiento positivo a partir de la administración y actividades del Infonavit.

Toca entender también que la contundencia de los fenómenos económicos, sociales y urbanos, inevitablemente se ve y verá reflejada en las necesidades de los derechohabientes del Instituto.

Y sobra decir que estas dos realidades inevitablemente tendrán que ser vistas a partir de la profunda transformación tecnológica que estamos viviendo. Una transformación basada en la capacidad de tomar enormes cantidades de información, para procesarla y hacer entregables que sirvan lo mismo al trabajador, que a empresas, gobiernos o analistas especializados.

La semana pasada se llevó a cabo la edición 2018 de la Reunión Nacional de Vivienda que año con año organiza la Dirección del Sector Empresarial del Infonavit, que dirige Sebastián Fernández Cortina.

Asistieron al evento Armando Rosales y Carlos Martínez, quienes en la próxima administración serán respectivamente subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda en la Sedatu, y director general del Infonavit.

En el foro, el futuro subsecretario dio un mensaje que quitó muchas inquietudes a los empresarios del sector, hablando de continuidad y de ajustes graduales encaminados a extender el alcance y mejorar la operación de los programas de vivienda.

La ocasión propició el primer encuentro entre los vivienderos y Martínez Velázquez, que secundó al futuro subsecretario en eso de transmitir confianza, y coincidió con Fernández Cortina en cuanto a las oportunidades que supone para el futuro del Infonavit el uso eficiente de la tecnología y la información.

Hubo química entre empresarios y futuros funcionarios, lo que resulta fundamental para que ambas partes cuenten con elementos que les permitan tener buenos resultados en los años por venir.

Y hubo química también entre los planteamientos de los futuros funcionarios, con los que hizo el titular de la Dirección del Sector Empresarial del Infonavit, quien les entregó el estudio que detalla los retos futuros de la Institución, así como una serie de propuestas basadas en el mejor aprovechamiento de la información y de la tecnología.

Y es que a los activos del Infonavit hay que agregar la información de sus más de 17 millones de trabajadores derechohabientes y de las más de 900,00 empresas inscritas en su padrón de aportantes.

Porque, como dije al inicio de este texto, los logros del Infonavit son valiosos, pero son historia. Los nuevos retos del Instituto tienen que ver con fortalecer sus capacidades para poder atender las necesidades de sus derechohabientes futuros.

Esos derechohabientes futuros que esperan que su ahorro tenga rendimientos positivos... Que esperan hacer el mejor uso posible de los esquemas de crédito a que ese mismo ahorro les da derecho.

Esos derechohabientes de nueva generación que suponen que tendrán acceso a todo esto y mucho más desde su teléfono inteligente.

Y esa sociedad, que espera que la correcta traducción de esta información sea parte del proceso en la construcción de ciudades más eficientes, justas y competitivas.

Y en eso del cierre de ciclos, no se puede dejar de mencionar la intervención que tuvo en el evento el actual director del Infonavit, que, en el que podría ser su último encuentro con los representantes del sector empresarial del Instituto, destacó la solidez financiera del organismo, “que llega al cambio de gobierno acumulando el mayor patrimonio de su historia”.

Bien que se abran ventanas al futuro para una Institución fundamental en las estrategias de seguridad social, desarrollo económico, consolidación territorial y urbana, y protección al medio ambiente. Toca a todos lograr que se mantengan abiertas.

 

Horacio Urbano es presidente fundador de Centro Urbano, think tank especializado en temas inmobiliarios y urbanos

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @horacio_urbano