domingo 18 de noviembre de 2018 | 11:35
Columnas

Once varas. ¿De dónde vino la pistola?

@obedc vie 14 sep 2018 10:22
Si con lo prohibido que son las armas en México quedan tan a la mano de gente incapacitada mentalmente para su uso ¿qué sería de nosotros si las armas fueran permitidas en el país?
Si con lo prohibido que son las armas en México quedan tan a la mano de gente incapacitada mentalmente para su uso ¿qué sería de nosotros si las armas fueran permitidas en el país?
Foto propiedad de: Internet

“Las armas las carga el diablo…” Este refrán lo he repetido cientos de veces porque me parece de lo más ajustado a la realidad.

Leo esta mañana con interés una nota en ABC que dice que “La Fiscalía General de Justicia investiga quién le proporcionó el arma de fuego calibre .25 al joven estudiante, de 18 años, que se quitó la vida el lunes pasado en el baño de la Preparatoria Tec

Campus Valle Alto”.

Y la nota sigue: “De acuerdo con el fiscal Gustavo Guerrero, los padres de la víctima también desconocen cómo consiguió el arma, por lo que la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) realiza las diligencias para establecer quién se la facilitó y cómo ingresó con ella a la institución”.

Sinceramente les deseo mucha suerte a los  investigadores del caso (si es que es cierto el esfuerzo) porque rastrear una pistolita calibre .25 como la que usó el malogrado joven en la avalancha de armas que llegan a diario a México desde aquel lado del Bravo, es una tarea casi casi imposible.

En este punto no queda más que otra  reflexión: Si con lo prohibido que son las armas en México quedan tan a la mano de gente incapacitada mentalmente para su uso ¿qué sería de nosotros si las armas fueran permitidas en el país?

Muchos me dirán que los malos no piden permiso para armarse.

Yo repito el refrán con el que comencé este  texto: “Las armas las carga el diablo”…

DON JESÚS HINOJOSA

Tuve el honor de convivir con uno de los  más brillantes cerebros que ha dado la política en Nuevo León, el panista Jesús Hinojosa Tijerina, quien fuera alcalde de San Nicolás y Monterrey y un luchador incansable, hasta su último aliento.

Por eso me da gusto que el Comité Directivo Estatal panista diera a conocer la inauguración de la “Fundación Humanista: Don Jesús Hinojosa Tijerina”.

Es poco el homenaje, pero al menos el  buen recuerdo queda.

[email protected]