domingo 18 de noviembre de 2018 | 11:33
Columnas

López Obrador y sus legislaturas: gobernando con el enemigo en casa

@jlca007 vie 14 sep 2018 00:03
A López Obrador  le tocará buscar a los gobernadores de otros partidos para  gobernar bien.
A López Obrador le tocará buscar a los gobernadores de otros partidos para gobernar bien.
Foto propiedad de: Internet

Durante la reunión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador con los gobernadores de la zona norte de país, llama la atención y es evidente que casi no hay gobernadores de Morena.

Solo cuatro gobernadores pertenecen a Morena, porque aunque ganó cinco en las  elecciones, el mandatario electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco ya se está deslindando del partido de López Obrador, incluso aseguró que su victoria es personal y no gracias al tabasqueño.

Después de la histórica transición del año 2000, cuando el panista Vicente Fox llegó al  poder, parecía que la inmensa mayoría de los gobernadores panistas entraría en un periodo de relaciones complicadas con la administración federal, cosa que no ocurrió.

Pues durante las dos administradores panistas, la de Fox y después la de Felipe Calderón, los mandatarios priistas se la pasaron muy tranquilos, sin la presión del presidente y por ende líder de su partido.

Y aunque no les gusta mucho la figura del delegado estatal, tal parece que ahora los  gobernadores se sentirán más libres y menos atados y obligados a rendir cuentas al presidente.

Aunque el problema que algunos gobernadores enfrentarán, será el  legislativo de mayoría morenista en casi todos los estados, pues más que ser un contrapeso, para algunos es un estorbo que afectaría la gobernabilidad.

Ahí tenemos el caso del estado de Hidalgo, en donde el gobierno de Omar Fayad, desconoció el dictamen de la integración de la Junta de Coordinadora que aprobó la legislatura con mayoría de Morena.

Los otros dos mandatarios rebeldes que  están dando mucho de qué hablar son Cuauhtémoc Blanco y Enrique Alfaro, quienes al parecer quieren ser candidatos a la presidencia de la República en 2024.

En medio de esa ingobernabilidad, con quienes López Obrador tenderá puentes de  colaboración   con los gobernadores electos de Morena.

A López Obrador  le tocará buscar a los gobernadores de otros partidos para  gobernar bien.