domingo 18 de noviembre de 2018 | 11:35
Columnas

Los legisladores descubren el mundo fuera del sector público

@rickypedraza jue 13 sep 2018 13:50

 

Cada vez que veo una nota en cualquier medio de comunicación sobre el “esfuerzo” que hacen los diputados y senadores en sus sesiones de trabajo parece que están hablando de los memes de “los millennials descubren”.

Los millennials

Es un error tachar a la generación Millennial de ser ignorante o de descubrir  cosas que siempre han estado ahí pero no habían conocido. En este caso, pagan justos por pecadores. En el caso de los legisladores, no lo podría asegurar pues en ocasiones sus comentarios pudieran dar a entender que viven en un mundo paralelo.

La sección Verne en la edición electrónica del diario El País tiene un artículo interesante al respecto. El 40% de los estadounidenses que entran en el rango de edades de un millennial no se sienten parte de los millennials. Esto es por el hecho de que esta generación tiene una connotación negativa en cuestiones de formas de trabajo, ignorancia sobre temas que nos parecen obvios a muchos. La experiencia de vida de cada persona es diferente por lo que haber nacido en una generación u otra no definen el carácter, la inteligencia o las costumbres. La razón de que nos enteremos de estas situaciones de los “millenials descubren” es que muchos de los que difunden este tipo de ideas por redes sociales son una especie de “representantes” de esta generación.

Los legisladores descubren…

…que se puede trabajar más de 4 horas seguidas

En este caso, no sé en qué mundo alterno viven los legisladores que les sorprende que una sesión de trabajo pueda durar más de cuatro horas. México es uno de los países donde se trabaja más y se gana menos. Un trabajador de la construcción trabaja de 8 am a 4 pm con una torta de tamal, atole y un posible “lunch break” para unos tacos. En compañías mexicanas como FEMSA, CEMEX o el nombre que le guste, los ejecutivos pueden tener un día repleto de reuniones sin que la empresa les ofrezca alimentos. Trabajar más de 4 horas es algo normal.

 

…. El autoservicio

En las empresas hace mucho tiempo se acabó que las asistentes preparen café y se los lleven a los jefes. El directivo de más alto rango de una empresa se para y se prepara su propio café desde hace mucho tiempo. No es de admirarse que los diputados puedan pararse por su café, por agua o por lo que necesiten.

 

… levantarse temprano

Aunque no tanto. Una sesión de trabajo en el senado de nuestro país empieza más o menos a las 11 am. ¿Qué haría usted si usted pudiera trabajar de 11 am a 4 pm?

 

… que es cansado viajar

Si usted le ha tocado viajar un lunes en la mañana en el vuelo de las 6:30 am se podrá dar cuenta que está lleno de ejecutivos que van de trabajo porque tienen una reunión a las 9:30 am en CDMX , Monterrey, Guadalajara o León. Oír, “estamos cansados, pero estamos trabajando por ustedes” no es un esfuerzo, es su trabajo. Sabemos que están trabajando y sabemos que es no “por” sino “para” nosotros, son los gajes del oficio de cualquier legislador federal.

…la comunicación a distancia

Muchas empresas tienen hoy salas de juntas con equipo de comunicación a distancia. Las empresas más pequeñas utilizan recursos de acuerdo a sus necesidades. No se tiene que viajar siempre para atender a reuniones, conferencias o juntas. Las empresas reducen su “huella de carbono” además de bajarle a los gastos de viaje, viáticos y tiempo perdido en el viaje.

 

Me parece buena la iniciativa de Morena de bajarle a los viajes internacionales y no llevar tanta gente a esos viajes.

La efímera vida del Tupper Challenge

En una columna anterior comenté que los ahorros del Tupper Challenge son mínimos comparados con otros gastos. En una nota de El Universal comentan que el Tupper Challenge fracasó y que se avaló la barra de alimentos.

Las bancadas del PRI, PRD, PAN y MC declararon al El Universal que obligaron a aprobar un acuerdo de emergencia donde sí habrá barra de alimentos. Imagino a los senadores al grito de “si nos organizamos comemos todos”. El presupuesto para la barra de alimentos no será de más de 6 mil pesos a la semana, aproximadamente 3 mil pesos por sesión. Los legisladores tendrán que bajar por sus alimentos y prepararse su café.

Un coffee break de 3 mil pesos para 128 senadores lo veo complicado. De casi mil pesos por senador por  sesión a 23 pesos con 44 centavos, quién sabe cuál será el menú.

Mejor austeros que insensibles

Buena la declaración del coordinador de Morena en la cámara alta, Ricardo Monreal que dice: “Es mejor la crítica y no simulación. Prefiero que nos critiquen por ser austeros a por insensibles. No puede un senador seguir ganando 500 mil pesos, no puede seguir viajando por doquier sin ninguna responsabilidad, disponer de un aparato como si fuera un rey”. No sé si los legisladores se dan cuenta que hay que trabajar o que sus prestaciones están fuera de la realidad del presupuesto.

 

La columna de Don Fede

Estoy de acuerdo con lo que Don Federico expresa en su columna. México necesita más empresarios y menos burócratas. En lo que no estoy tan de acuerdo es en la parte de los sueldos. Entiendo que los servidores públicos necesitan tener una vocación de servicio pero también necesitan que este trabajo sea remunerado de acuerdo a sus logros.

El Gobierno debería de contratar gente más capacitada, pero debería de tener menos gente. Si se tiene gente bien capacitada, con buenas credenciales, debería de necesitarse menos gente para hacer estas labores. Hay personas que en 4 o 5 horas de trabajo bien hecho hacen más que 5 o 6 personas que hacen como que trabajan.

Un buen sueldo debería de estar ligado a un trabajo efectivo y un trabajo efectivo  debería de poder ser hecho por muchas menos personas.

 

Trabajo efectivo

Hace poco oí en una platica a una persona que decía: “Yo entrego resultados, pero no me gusta que me anden vigilando” . Hoy en día , al menos en el sector privado, muchas personas trabajan con herramientas de administración de trabajo. Antes de empezar la semana hacen un plan y lo ponen en su agenda de trabajo. Cada que empiezan y terminan una actividad lo registran en una especie de diario de trabajo. Al final de la semana saben cuántas horas trabajaron y en las reuniones de revisión de resultados se puede saber cuánto tiempo se necesitó para lograr que el proyecto se concretara.

Sería interesante que esta práctica se llevara al sector público. Cuando alguien controla su tiempo es más efectivo. Menos burócratas, más efectivos y con sueldos competitivos deberían de hacer que el presupuesto fuera menor y que los resultados se dieran en menor tiempo y de manera más efectiva. Al menos esa es la teoría. Habría que probar.