jueves 15 de noviembre de 2018 | 06:08
Columnas

Evaluar o no evaluar a los maestros

@rickypedraza mié 12 sep 2018 12:55
Evaluar sí, si la evaluación es justa y los profesores tienen todos los elementos para poder prepararse para esta evaluación. Capacitación y más capacitación para el magisterio.
Evaluar sí, si la evaluación es justa y los profesores tienen todos los elementos para poder prepararse para esta evaluación. Capacitación y más capacitación para el magisterio.
Foto propiedad de: Internet

La reforma educativa fue una de las grandes obras del gobierno actual. El próximo gobierno tiene como plan poner a revisión la reforma y buscar modificarla o eliminarla.  La Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo para solicitar a las autoridades la suspensión de la evaluación docente hasta que sea revisada la reforma educativa.

 

Lo positivo de no evaluar

Es complicado evaluar a personas que no están lo suficientemente preparadas para los exámenes. Muchos de los actuales profesores se sienten evidenciados y perjudicados pues les están haciendo evaluaciones sobre temas en los que no se han podido preparar o no ha habido tiempo de capacitar.

 

Muchos de los profesores tienen las capacidades y las actitudes pero no han sido preparados para los exámenes, por eso piensan que las pruebas están diseñadas para que no aprueben.

Los motivos de la petición de la suspensión de la evaluación por parte de los diputados

El punto de acuerdo publicado en la Gaceta de la Cámara de Diputados dice: “Los profesores de México están siendo víctimas de un permanente acoso laboral al interior de las escuelas: una supervisión excesiva, aumento de carga de trabajo meramente administrativo, como la elaboración de portafolios de evidencias, planificación didáctica argumentada, elaboración de exámenes de recuperación, etc.” En el mismo documento Morena acusó que las evaluaciones se aplican a los profesores “bajo amenaza” y que las pruebas están diseñadas para ser reprobadas.

 

Esteban Moctezuma en Veracruz

Ayer mismo, Esteban Moctezuma , próximo secretario de Educación Pública, estuvo en el Foro de Consulta Estatal Participativa sobre Educación realizado en la USBI de Boca de Río en Veracruz.

 

En este foro, la anfitriona y rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, criticó la evaluación magisterial. Reconoció que se debe hacer algo en materia educativa y dijo sobre el tema:       “Esto no puede lograrse basados en la desconfianza de los educadores, no cabe aplicar evaluaciones a quienes obtuvieron el derecho a ejercer la docencia avalados por un titulo de nuestras escuelas normales”.

Un principio que parece lógico pero…

¿Cómo mejorar algo que no sabemos cómo está?

Es muy complicado buscar mejoras en algo que no podemos evaluar. Para hacer una mejora y diseñar procesos de capacitación es completamente necesario saber cuál es la situación actual de los profesores. Aunque todos salieron de la escuela normal, no todas las escuelas normales tienen procesos estandarizados. Además de esto, la educación tradicional está cambiando a pasos agigantados con la inclusión de nuevos métodos, facilidad de tener una tableta electrónica para el aprendizaje y programas que seguramente no se tenían hace no 10 , sino hace 5 años.

Imagine que un médico no se actualice. A todos los doctores, sin excepción, para poder seguir ejerciendo se les exige se sigan   preparando. Un médico que tiene 30 años ejerciendo tiene que entender de la medicina moderna igual que un recién graduado. Cada cierto tiempo se les hace una evaluación donde se les da un certificado para seguir ejerciendo. Esto aplica para los médicos de 30 hasta los de 70 años. Debería de ser lo mismo con los profesores, ¿no cree?

La opinión de los padres de familia

La Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) no ve con buenos ojos que se frene la evaluación docente de manera inmediata y pide que el mecanismo se mantenga.

Mediante un comunicado, Leonardo García Camarena, dirigente de la UNPF, señaló que no deberían de retirarse las evaluaciones mientras no exista un mecanismo que mejore la preparación de los maestros.

También consideró que la autonomía del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) debería permanecer intacta para seguir con las estrategias que han ido planteado sin presiones de otro tipo. García Camarena considera que desde la formación del INEE se han analizado distintos puntos que fortalecerían la calidad educativa y uno de estos puntos es la evaluación magisterial.

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

Algunos quieren que se siga evaluando a los profesores, otros piensan que es injusto. La solución que ha dado Esteban Moctezuma en diversas entrevistas es la que me parece más lógica, más capacitación, menos evaluación.

Para poder evaluar se tiene que partir de una base común, todos los profesores debe de tener el mismo nivel de capacitación. Se debe de trabajar amplia y arduamente en la capacitación de los maestros para que ellos puedan transmitir lo necesario para nuestros niños y jóvenes.

Dice Moctezuma: “La mayoría de los maestros hacen su trabajo muy bien, son maestros, licenciados o doctores con vocación de enseñar; debemos empezar a revalorizar la función docente, porque lo más importante es centrar el esfuerzo educativo en tener mejores maestros para dar mejor educación a los niños”.

Esteban Moctezuma no niega que seguirá habiendo una evaluación magisterial. Esta se realizaría en función de lo que aprenden los alumnos, mediante una prueba estandarizada en computadora, por zona, pero no aplicada por el maestro “para que no haya desviaciones”.

Evaluar o no evaluar, esa es la cuestión

Ser o no ser, es la primera línea de un soliloquio de Hamlet, escrita por William Shakespeare en 1600. Esta es una cita considerada como síntesis de los procesos mentales de indecisión y duda.

Evaluar sí, si la evaluación es justa y los profesores tienen todos los elementos para poder prepararse para esta evaluación. Capacitación y más capacitación para el magisterio.

Evaluar no, si la evaluación está buscando culpables y tiene como víctimas a los profesores que ejercen sus labores sin herramientas y con un mínimo acceso a poder capacitarse en lo que se les va preguntar.

 

Evaluar sí, para mejorar, para saber dónde se tiene que trabajar. Para diseñar mejores herramientas de capacitación. También para deshacerse de esos pocos profesores que no tienen las capacidades para educar o que llegaron a donde llegaron por otros medios que no fueron la formación y la capacitación constante.

Profesores mejor capacitados deben de tener como resultado mejores resultados en la educación de los niños y jóvenes del país, al menos esa es la teoría.