martes 13 de noviembre de 2018 | 09:49
Columnas

AMLO y lo que no hizo (o quizá sí hizo) el Estado Mayor Presidencial cuando asesinaron a Colosio

@FedericoArreola mié 12 sep 2018 06:58
El EMP fue incompetente, en el mejor de los casos, al cuidar a Colosio; en el peor y quizá más realistas de los casos, fue cómplice
El EMP fue incompetente, en el mejor de los casos, al cuidar a Colosio; en el peor y quizá más realistas de los casos, fue cómplice
Foto propiedad de: Internet


“Soy el campeón de la gente. Cualquiera se puede acercar a mí y decirme hola sin pagar. No hay guardaespaldas alrededor de este campeón”. Muhammad Ali

Hoy Carlos Loret de Mola, en El Universal, defiende al Estado Mayor Presidencial, que el presidente López Obrador no usará para garantizar su seguridad:

“Preocupa, sin embargo, que se desperdicie la extraordinaria capacitación y formación de un cuerpo de élite con operativos altamente entrenados, en un país donde lo que más falta es justamente eso”.

Ayer, en El Financiero, Pablo Hiriart decía más o menos lo mismo:

√ “La semana pasada el candidato presidencial puntero en las encuestas en Brasil, Jair Bolsonaro, fue apuñalado en un evento de campaña”.

√ “Dice nuestro próximo presidente que a él lo cuida el pueblo, que el que nada debe nada teme, etcétera”.

√ “Al Papa Juan Pablo II lo cuidaba Dios y le metieron dos balazos que lo tuvieron al borde de la muerte y ya nunca volvió a ser el mismo”.

√ “Cuidar la seguridad del presidente de la República es un asunto de Estado, y no del pueblo por más bueno que sea”.

√ “López Obrador decidió prescindir del Estado Mayor Presidencial, que tiene personal capacitado para cuidar la seguridad del presidente”.

A Colosio lo cuidaba el Estado Mayor Presidencial

El cuerpo de élite tan elogiado por Loret e Hiriart, y por muchas otras personas, no pudo evitar el 23 de marzo de 1994 que alguien matara a Luis Donaldo Colosio.

De hecho, muchos de quienes estuvimos en ese momento en Lomas Taurinas y durante los días previos en Baja California Sur y Sinaloa acompañando al candidato asesinado, pensamos que el Estado Mayor Presidencial quizá no actuó con incompetencia, sino con complicidad, esto es, que el elogiado grupo de militares que cuida a los políticos importantes de plano participó en el complot que acabó con la vida de Luis Donaldo.

Eso es algo que nunca se investigó, a pesar de todas las rarezas, por así calificar algunas de sus acciones, que no pocos observamos entre los integrantes del EMP que se suponía protegían a Colosio.

El EMP ha cuidado presidentes tradicionales, por eso no pudo o no quiso salvar la vida de un político distinto como Colosio: ¿garantizará la seguridad de un presidente tan diferente a todos como AMLO?

En efecto, el Estado Mayor Presidencial, que ha protegido a presidentes tradicionales —es decir, todos los que hemos conocido, que son más o menos cercanos a los grupos de poder real en México— seguramente no sabría cómo cuidar o, de plano, no tendría la motivación correcta para proteger a un presidente distinto como lo es López Obrador.

De ahí que Andrés haya decidido ver por su seguridad empezando por la creación de un grupo especial de 20 personas, que será capacitado y que, de necesitarse, probablemente crecerá con la incorporación de más elementos.

¿Que 20 es un número insuficiente? Seguramente. El equipo del presidente López Obrador, sobre todo César Yáñez, tendrán que hacer los ajustes necesarios para que funcione con niveles de excelencia la red de protección de AMLO.

Israel y su excelencia en temas de seguridad

A pesar de su antipejismo dogmático, Hiriart en su artículo dio la solución al problema, una solución de muy sencilla implementación:

“Si (AMLO) no le tiene confianza a esa rama del Ejército Mexicano que es el Estado Mayor Presidencial, que contrate un cuerpo de seguridad altamente especializado en el lugar del mundo que quiera”.

Andrés Manuel es bastante listo y me atrevo a apostar que eso es lo que hará: capacitará rápidamente, si no es que lo ha hecho ya, en Israel o donde mejor servicio ofrezcan, a un “cuerpo de seguridad altamente especializado”.

Sobran empresas en el mundo capaces de dar ese servicio. Particularmente prestigiadas lo son algunas de Israel, pero debe haberlas también en Reino Unido, Alemania, Estados Unidos…

Entre los asesores de AMLO hay uno que ha sabido organizar equipos de seguridad para cuidar personas económicamente pudientes: Alfonso Romo, que quizá ha llegado a enviar a capacitarse a Israel a sus guardias personales y a los de sus negocios: tiene un equipo de seguridad, sí, porque un hombre con su nivel económico desgraciadamente los necesita en un país como México.

Cuando los años pasen

No hablo de la bella canción de José Alfredo Jiménez (“es triste despedirse cuando se ha querido corazón a corazón… Cuando los años pasen y mi dolor se acabe, te juro por mi madre que con mucho gusto te recordaré”).

Hablo de que, cuando el sexenio del presidente López Obrador avance tal vez podrá pensar en reorganizar, desde cero, al Estado Mayor Presidencial. Tal vez...

Pero, en el arranque de un gobierno que realizará cambios radicales en muchas áreas de la administración pública, lo razonable es que sean civiles, desde luego capacitados, los que se encarguen de la seguridad del presidente de la República.