martes 18 de septiembre de 2018 | 09:15
Columnas

Andrés Manuel, ¿viste los 700 millones en efectivo de Rosario Robles? Aquí remedios para acabar con tales brujerías

@FedericoArreola mar 11 sep 2018 07:01
La leña verde no funciona con brujas de semejante tamaño. Lo único que queda como amuleto es el ministerio público
La leña verde no funciona con brujas de semejante tamaño. Lo único que queda como amuleto es el ministerio público
Foto propiedad de: Internet


“Con un poco de paciencia, veremos terminarse el reino de las brujas, sus hechizos se disolverán, y la gente recuperará su verdadera motivación: devolver al gobierno sus verdaderos principios”. Thomas Jefferson

Los nombres

Hace poco me preguntó un conocedor de la política mexicana lo siguiente: “¿Tres nombres de integrantes del gabinete de EPN que la pasarán mal el próximo sexenio porque serán perseguidos por la procuraduría o la fiscalía del presidente López Obrador?”.

No pude dar ningún nombre porque, la verdad sea dicha, no tengo suficiente información.

Le pedí a mi interlocutor que él respondiera, y lo hizo. “Los tes nombres se reducen a uno, garantizado”, comentó: “María del Rosario Robles Berlanga”.

Repliqué que no estaba de acuerdo, ya que por historias políticas e ideológicas del pasado, Andrés Manuel respetaría a la actual secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, que además goza de la amistad sincera del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas.

Pensé: Irregularidades menores o no tan mayores como las que se habían denunciado que cometió la señora Robles, serán si no perdonadas, no sancionadas porque AMLO no puede encadenar su administración a una cacería de brujas que puede resultar interminable y, por lo mismo, en distracciones que el presidente electo no necesita.

Los 700 millones en efectivo

Pero hoy leo en Reforma que las brujerías de Robles Berlanga —una mujer que tanto desprestigio llevó al equipo del presidente Peña Nieto— no son un cuento de hadas, sino una enorme corrupción, además realizada con absoluta impudicia, sin siquiera intentar borrar huellas, tan descaradamente que ha resultado de lo más sencillo a la Auditoría Superior de la Federación detectarlas.

La señora Robles es una bruja mayor que tendrá que ser atrapada rápidamente, lo quiera o no el presidente López Obrador.

Es que, dice el diario propiedad del regiomontano Alejandro Junco de la Vega, de 1,900 millones de pesos del erario asignados por Sedesol y Sedatu a empresas en la era de Rosario Robles Berlanga, más de 700 millones fueron transferidos en efectivo: “A través de una intrincada triangulación de depósitos y mediante el servicio de Tameme, Cometra y Panamericano, el dinero en efectivo fue repartido entre diciembre de 2014 y diciembre de 2017”.

Sin venganza, pero...

La venganza no es el fuerte del presidente López Obrador que, sin duda, en otro tiempo respetó a Rosario Robles.

A AMLO le encantaría no tener que distraerse persiguiendo a los pequeños malhechores del pasado, pero ¿700 millones de pesos en efectivo? ¡Más todas las otras acusaciones que se le han hecho a la secretaria Robles! Imperdonable, de plano.

Cómo no se mata a una bruja

En internet hay soluciones para todo. Le transmito a AMLO algunos consejos para acabar con las brujerías de la señora Robles, pero antes le diré cómo es que no se mata a las brujas:

1. “Echándoles agua. Esto más que nada es una adaptación de una película, El Mago de Oz, cuando Dorothy derrite a la bruja del Oeste rociándola con agua”.

2. “Quemándolas en leña verde. Esto no funciona porque más que un ‘remedio’, era una tortura,  una forma de arrancar confesiones y advertencia al populacho. El cuerpo humano adulto tiene un 70% de agua, lo cual lo hace muy difícil de quemar, sin embargo, el cabello y otras vellosidades son muy fácilmente inflamables. Se necesita una temperatura de 250° F para incinerar un cuerpo, temperatura en que la grasa se empieza a fundir y quemar el cuerpo, más por el aire alrededor que por las llamas en sí. La leña verde tiene más agua que la leña seca, por lo que tarda más en quemarse y su propósito sólo era hacer  el tormento más largo y doloroso”.

3. “Llevarlas a un cementerio. De hecho, les encanta a las brujas; pueden conseguir tierra de camposanto (necesaria para muchos ‘trabajos’), cabellos, dientes, uñas, y otras partes del cuerpo”.

Cómo sí se acaba con brujas menores

1. Clavos. “Para que simplemente sepa que no es bienvenida, clava un clavo en sus improntas en el piso. O clava unas tijeras abiertas en el dintel de tu puerta”.

2. Botella. “Otro amuleto (La Botella de Belarmino, atribuida a Belarmino) se hace con una vulgar botella. Llénala de clavos y de un alfiletero rojo en forma de corazón lleno de alfileres. Este es un amuleto eficaz”.

Con tales amuletos se acaba con las brujas menores, pero ¿cómo destruir el poder maléfico de una que ha desviado 750 millones de pesos en efectivo?

Amuleto para las brujas grandes

Simple: la PGR, las fiscalías, el ministerio público, las dependencias que investigan el lavado de dinero, el SAT, la aplicación estricta de la ley, con todas sus consecuencias.

Es indignante lo realizado por la señora Robles, que por lo demás tanto perjudicó al presidente Peña Nieto y a todo un gobierno que, por carecer de reputación, no logró concretar plenamente las reformas que intentó.