domingo 18 de noviembre de 2018 | 11:33
Columnas

Las zonas nice y las otras mafias en la CDMX

@alexiabarriosg lun 20 ago 2018 22:55
La madrugada del 7 de julio de 2018, José Manuel  Serrano o Gabriel Amador, alias “El Chepe” recibió varios disparos en un ataque personal cuando cenaba en la taquería El Califa de Las Lomas de Chapultepec.
La madrugada del 7 de julio de 2018, José Manuel Serrano o Gabriel Amador, alias “El Chepe” recibió varios disparos en un ataque personal cuando cenaba en la taquería El Califa de Las Lomas de Chapultepec.
Foto propiedad de: Internet

Las redes sociales reportaron un hecho que parecía uno más de la nota roja en la Ciudad de México. La madrugada del 7 de julio de 2018, José Manuel  Serrano o Gabriel Amador, alias “El Chepe” recibió varios disparos en un ataque personal cuando cenaba en la taquería El Califa de Las Lomas de Chapultepec. En esos hechos, Tatiana “N”, ciudadana estadounidense, quien celebraba su aniversario de bodas en México, le dispararon “por error” y murió. Se creyó que este ataque era un asalto más, pero conforme pasaron las horas se supo que los asesinos iban directo por “El Chepe”, un aparente vigilante del antro La República Distrito de la colonia de Polanco, a quien se le identifica como jefe de cadeneros y probable distribuidor de estupefacientes.

 

Cuando se creía que los hechos de este tipo se enfocaban sólo en los antros y negocios de las colonias de la delegación Cuauhtémoc, Iztapalapa o Tláhuac, donde venden droga, este hecho viene a destapar una cloaca de complicidades entre los narcotraficantes con delincuentes de cuello blanco que han invadido de restaurantes-bares las zonas de mayor plusvalía en la Ciudad de México como son las zonas más nice de la Miguel Hidalgo y la Benito Juárez.

El pasado fin de semana el Instituto de Verificación Administrativa (Invea) de la Ciudad de México y la SSPCDMX llevaron a cabo un operativo en el que clausuraron el bar República Federal propiedad del empresario Francisco Javier Díaz Bravo, donde trabajaba “El Chepe”, y que según la Voz de Polanco, se había convertido en un problema para la zona por las versiones de que se vendía droga.

Si bien hasta ahora autoridades mexicanas no  han ido a fondo en los negocios de Francisco Javier Díaz Bravo, el expediente comienza a abrirse tanto en nuestro país como en los Estados Unidos. Se sabe que el propietario de La República Distrito ha tenido una expansión muy acelerada de sus negocios en corto tiempo; primero, figuró como socio de “Ninas, Acapulco”, ubicado en este puerto del estado Guerrero (donde también existen investigaciones por probable vinculación con grupos delictivos); dicho centro nocturno fue cerrado y cambió su giro comercial al restaurantero “La casa de los Abuelos”, marca que ha ido extendiendo en la CDMX, Acapulco y Cancún.

Las autoridades federales podrían iniciar estas indagatorias y llegar más a  fondo de cómo han ido creciendo estos negocios que, desde una especie de holding llamada Fortuna Lab, Modern “Clubbing & Dinning” y en sociedad con otras personas, han agrupado diversos establecimientos, como restaurantes y centros nocturnos, entre ellos: El Alebrije (Acapulco y Tijuana), Victoria (Ciudad de México), Republica (Monterrey), D’ Club (Monterrey). Asimismo, en la CDMX, según las investigaciones policíacas a las que esta columnista tuvo acceso, tiene Central de Brazil en San Ángel; El Rodizzio Insurgentes, la Churrascaria, el Paramonte y el Poltena, todos en la zona de la Del Valle en la Benito Juárez, además de estar incubando al menos otros seis giros comerciales.

¿Pero qué grupo delincuencial podría estar detrás de este empresario y del ataque que sufrió “El Chepe” como un aviso? Una versión es que el cadenero le había negado el acceso a un peso pesado y éste lo siguió hasta la taquería para balacearlo.  Otra versión es que emisarios de La Unión Tepito buscaron negociar con “El Chepe” la cuota de extorsión o la venta de drogas, pero nunca se concretó y lo quisieron asesinar.

Las dudas están en el aire y el reto para la  administración entrante a cargo de Claudia Sheinbaum está muy complicado. Las redes de negocios ligados a grupos delincuenciales en la CDMX están en todas las zonas poblacionales y llegan a todos los niveles. Esta historia aún tiene mucho que dar y seguiremos atentos a su desenlace.

PD1: En Guerrero cayó  Damián Jiménez Pineda, ex militar y uno de los ex guardias de seguridad de la organización de Rodolfo Maldonado Bustos, alias “Don José” o “El JP”, y Salvador Navarro Peñaloza, alias “El Zarco”, criminales que son reconocidos como responsables de la ejecución de al menos dos ex alcaldes de Coyuca de Catalán, del secuestro y desaparición de un ex diputado federal del PRD, y de tener el control de diversos  funcionarios municipales en la región de la Tierra Caliente de Guerrero y Michoacán. Este grupo, que es el último reducto de la Familia Michoacana ahora goza de la alianza con el CJNG y la protección de mandos policíacos de San Lucas Michoacán, en especial del alcalde de San Lucas, Efraín Serrano Díaz, alias “El Pirri”, emanado del PRI y reconocido por sus vínculos con los Maldonado Bustos.

Estos delincuentes, en probable complicidad con un funcionario municipal de nombre José María Mercado,  alias “El Chema”, serían los responsables de elevar el nivel de la extorsión a empresas como Coca Cola, Pesico y Bimbo al grado de obligarlas a abandonar la región con las consecuencias del encarecimiento del producto y la pérdida de empleos.

De acuerdo con reportes de la Fiscalía General de Guerrero, el fin de semana Damián "N", fue detenido en la carretera nacional Chilpancingo-Iguala a la altura del punto conocido como Casa Verde, a bordo de un auto compacto Tsuru y le fue asegurada un arma de fuego tipo Pietro Beretta y envoltorios con hierba verde seca con características propias de la marihuana y puesto a disposición del Ministerio Público del fuero común y federal.  

 

[email protected]