viernes 17 de agosto de 2018 | 05:44
Columnas

Top 10 de periodistas de la transición AMLO-EPN

@FedericoArreola vie 10 ago 2018 08:33
La verdad de las cosas es que no veo periodistas desesperados o al borde de un ataque de nervios. Ni siquiera Hiriart, antipejista profesional que ahora está haciendo muy bien su trabajo
La verdad de las cosas es que no veo periodistas desesperados o al borde de un ataque de nervios. Ni siquiera Hiriart, antipejista profesional que ahora está haciendo muy bien su trabajo
Foto propiedad de: Internet


1. Carlos Loret de Mola, de Televisa, Radio Centro y El Universal

Muy bien en sus noticieros de televisión y radio, pero sobre todo extraordinario su trabajo como columnista de El Universal, diario en el que ha sido crítico de AMLO y EPN, pero sin caer en excesos y, sobre todo, lejos del fanatismo. Se ha visto realmente como un profesional que debe ser ejemplo para sus colegas.

2. Julio Hernández, de La Jornada

Ha demostrado en su columna que se puede y se debe cuestionar desde la izquierda, basado simplemente en hechos, al político de izquierda que durante años, muchos años prácticamente todos sus compañeros en el periódico en el que escribe soñaron con ver en la Presidencia de México.

3. Ciro Gómez Leyva (Imagen TV y Radio Fórmula)

Se entiende su liderazgo en radio y su éxito en la difícil tarea que enfrenta en la cadena de TV más joven. Ciro ha narrado mejor que nadie en los dos espacios periodísticos que encabeza la forma en la que Andrés Manuel ha ido construyendo su proyecto de gobierno desde que triunfó en las presidenciales de 2018.

4. Denise Maerker, de Televisa

Objetividad absoluta es su estilo. No solo para cubrir las actividades de AMLO, sino también para tratar otros temas, como los manatíes de Tabasco, de enorme relevancia pero que en muchos medios pasan a ser secundarios debido a la vorágine de la transición; son asuntos que, gracias a la enorme influencia del noticiero de Denise —tiene el más alto rating en México, por mucho— se colocan en la agenda principal de la opinión pública que de esa manera no termina de monopolizar el presidente electo. Su programa informativo es tan importante que no se cae, o no excesivamente, ni siquiera cuando ella se toma breves periodos vacacionales.

5. Jesús Silva-Herzog Márquez

Lleva ya mucho tiempo como un analista excepcional. A veces son solo sus artículos los que justifican que la empresa para la que colabora, Grupo Reforma —El Norte, de Monterrey; Reforma, de la Ciudad de México, y Mural, de Guadalajara— siga siendo el más importante referente periodístico de nuestro país. Sus críticas a López Obrador, desde antes de las elecciones, son de plano valiosísimas. Tan valiosas que si AMLO las analiza mejorará como político y gobernante.

6. Francisco Garfias, de Excélsior

No solo continúa con su estilo de publicar lo que verdaderamente le consta, sino que, cuando llega a equivocarse —nadie es perfecto— Pancho Garfias se disculpa, como lo hoy lo hizo con sus lectores y con Leticia Bonifaz, titular de Derechos Humanos de la SCJN, de la que indebidamente dijo que se había colado a la sesión del tribunal electoral en la que se entregó a AMLO su diploma de presidente electo. Como ella le demostró que sí había sido invitada, Garfias sin complejos se disculpó y ya.

7. Pablo Hiriart, de El Financiero

Durante muchos años antipejista profesional —no pocas veces recurrió al insulto y aun a la mentira para tratar de dañar la imagen de AMLO—, desde el triunfo electoral de López Obrador el señor Hiriart ha demostrado que se puede estar en contra, y muy en contra de un gobernante simplemente planteando ideas sensatas y hechos irrefutables. Ojalá nunca abandone su actitud de cuestionamiento hacia todo lo que haga Andrés Manuel, pero dejando en el pasado el fanatismo que en muchas ocasiones le caracterrizó.

8. Tres moneros de La Jornada y uno de El Heraldo

 Helguera, El Fisgón y Hernández durante años han sido los mejores y en esa posición seguirán porque no han perdido el estilo ni el nivel y, desde luego, no han traicionado sus principios, que por supuesto coinciden con los de AMLO, ni han traicionado tampoco a lo fundamental en el oficio de ellos, la crítica con sentido del humor, guste o no al presidente electo. La Jornada brilla gracias a ellos. Pero, en esta época, hay otro monero que ha destacado, si no por otra cosa, por el fuerte impacto que me parece está teniendo su trabajo: Alarcón, de El Heraldo de México. Confieso que antes de esta transición no lo seguía. Ahora, sus cartones los veo a diario lo quiera o no: decenas de personas me los envían cada día por WhatsApp y, la verdad sea dicha, son muy buenos. Representan el punto de vista de no pocas personas que, sin estar en contra de AMLO y aun apoyándolo, no lo adoran como a una divinidad, esto es, lo ven tan humano como cualquiera.

9. La revista Proceso completa 

No cambia el semanario fundado por Julio Scherer, y qué bueno. Su periodismo sigue imprescindible. Por tal razón la única suscripción por internet que pago es a la empresa que edita a ese medio de comunicación, histórico sin duda. Andrés Manuel ya debe estar seguro de que Proceso no será, para él, un programa de complacencias, de esos en los que alguien pide y el medio satisface la petición.

10. Carmen Aristegui

La mejor periodista de México no ha dejado de ser, pues eso: la mejor periodista de México. Su cobertura de las actividades de AMLO y, en especial, sus encuentros con EPN, tiene tanto nivel como la de cualquier estación de radio por grande que sea.