martes 14 de agosto de 2018 | 06:29
Nacional

Los vuelos no oficiales de la aeronave de lujo de la Sedena

Alejandro Alatriste / SDPnoticias.com jue 09 ago 2018 23:49
Bombardier Challenger 605
Bombardier Challenger 605
Foto propiedad de: Especial

La aeronave fue adquirida por la Secretaría de la Defensa Nacional en 2014 por 357 millones 503 mil 172 pesos. No tiene uso militar.

México.- “No se identificó al funcionario que se trasladó, por lo que no se pudo constatar su utilización para efectos oficiales” concluyó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) tras revisar las bitácoras de vuelos del lujoso avión Bombardier Challenger 605 que compró en 27.5 millones de dólares la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para uso del general Salvador Cienfuegos.

Tras el señalamiento de la ASF, la Fuerza Aérea Mexicana ordenó realizar “un registro formal de los funcionarios y/o pasajeros que sean trasladados en el avión Challenger 605” para evitar futuras observaciones.

Durante los primeros meses de vuelos de la lujosa aeronave en México, se transportó a personas ajenas a la institución castrense para labores no oficiales, y la Sedena no pudo acreditar el correcto uso.

"Para comprobar el uso del avión adquirido con la empresa estatal del gobierno de Canadá, se verificó la bitácora de vuelo en la cual se observó en algunos casos no se identificó al funcionario que se trasladó, por lo que no se pudo constatar su utilización para efectos oficiales conforme a lo señalado en el Acuerdo por el que se establecen las disposiciones en Materia de Recursos Materiales y Servicios Generales publicado en el Diario Oficial de la Federación el 16 de julio del 2010”, señaló la ASF en la Auditoría número 102 “Contrataciones de Bienes” de la Cuenta Pública 2014.

Se solicitó a la unidad de transparencia y acceso a la información las bitácoras de vuelo del Challenger 605, pero fueron negadas bajo el argumento de “seguridad nacional”.

Sin embargo, se tiene una copia de la orden de instrucción ADQ4-/15207 28051 firmado por el General de División Piloto Aviador, Víctor Manuel Ruesga Ramírez, en la que reconoció las observaciones de la confronta de la Cuenta Pública 2014 y giró instrucciones para corregir.

“… agradeceré ordenar a quien corresponda, que en lo sucesivo con objeto de evitar observaciones como la antes enunciada, se lleve a cabo un registro formal de los funcionarios y/o pasajeros que sean trasladados en el avión Challenger 605, así como en las demás aeronaves de transporte con que cuenta ese Organismo, que permita verificar el empleo de las citadas aeronaves para usos oficiales”, instruyó Ruesca Ramírez en el documento, el cual también le fue entregado al secretario Salvador Cienfuegos “para su superior conocimiento”.

El contrato F.A.M. 001/2014 de compra de la aeronave Bombardier 605 y refacciones relacionadas, lo firmaron Fernando Joaquín Ávila Lizárraga, director general de Administración de la SEDENA, y Andrew Shisko de Canadian Commercial Corporation, empresa del gobierno canadiense.

En el documento de adquisición, ambas partes reconocieron que el avión no fue fabricado originalmente para uso militar, “se establece que la aeronave que se vende bajo este contrato y que se describe en la cláusula 1.1 a continuación fue fabricada por el fabricante original del equipo como una aeronave civil”.

La Sedena compró la aeronave nueva (2014) Bombardier modelo Challenger 605 por 27 millones 520 mil 244 dólares, es decir, 357 millones 503 mil 172 pesos, al tipo de cambio de 13 pesos por dólar en julio de 2014. Tiene capacidad para 11 pasajeros y puede alcanzar una velocidad de 861 km/h.

La aeronave ya figura el portal de la Sedena, donde la describe como un avión bimotor, longitud de 10.86 m, alto de 6.3 m y con misiones de “transporte aéreo”, que contrasta con las otras actividades de flota castrense: adiestramiento, vigilancia aérea, reconocimiento aéreo, vuelo acrobático, escolta aérea, combate aire-tierra, combate aire-aire, operaciones especiales, Plan DN-III, lanzamiento de aerotropas y ataque a blancos específicos.

Las misiones del Challenger 605 solo son similares a las del avión Lear Jet 45XR, también de la Sedena, de “transporte aéreo de personal y ejecutivo”, ya que tiene capacidad únicamente para ocho pasajeros.

El incumplimiento en la entrega de las refacciones de la aeronave por parte de la empresa canadiense, se sumó al escándalo de la transportación de personas ajenas a Ejército y los vuelos no oficiales del Challenger 605,

“Se presume un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal por un monto de $519,354.81 (quinientos diecinueve mil trescientos cincuenta y cuatro pesos 81/100 M.N.), por la falta de entrega de refacciones de la aeronave adquirida con la empresa estatal del gobierno de Canadá, así como por los costos inherentes a ello”, observó la ASF.