lunes 22 de octubre de 2018 | 08:21
Columnas

Gilberto Guevara Niebla

@jcma23 jue 09 ago 2018 11:56
Gilberto Guevara Niebla
Gilberto Guevara Niebla
Foto propiedad de: Internet

 

Un boletín dado a conocer esta semana por Esteban Moctezuma, quien ha sido propuesto por Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, para encabezar la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el próximo gobierno, informa que, entre los colaboradores de la dependencia, se encuentra Gilberto Guevara Niebla.

Es sabido que Guevara Niebla es una figura pública porque fue dirigente del Movimiento Estudiantil de 1968, y que, como muchos jóvenes, hace 50 años fue llevado injustamente a la cárcel. Después de la amnistía de la que fueron beneficiados los principales dirigentes de esa época, Gilberto se preparó como especialista en Educación en los años 70. No obstante su perfil profesional orientado hacia el área de ciencias (su formación original fue como Biólogo), Guevara Niebla se desarrolló académicamente, a nivel de posgrado, como sociólogo de la educación.

Durante muchos años fue profesor en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco y, posteriormente, trabajó como profesor de tiempo completo en el Colegio de Pedagogía, de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Nacional Autónoma de México (donde al parecer aún colabora). Su paso por el gobierno federal se dio durante el sexenio de Carlos Salinas, tiempo en que el titular de la SEP era Ernesto Zedillo; Guevara fue titular de la Subsecretaría de Educación Básica, en la cual fungió como funcionario durante ocho meses, debido a un problema de salud, según la versión oficial.

Según su biografía, GGN “hizo los cursos correspondientes al doctorado en educación en el Instituto de Educación de la Universidad de Londres de 1981 y 1982. Fue nombrado director de la División de Ciencias Sociales de la UAM-Xochimilco en 1983. Fue Coordinador de Investigaciones Educativas en la Fundación Nexos e Investigador visitante del Centro de Estudios sobre la Universidad, hoy ISSUE.”

“En la década de los 90´s, fue Miembro Asesor del Consejo Directivo del CONALTE (SEP) y Miembro de la junta de gobierno del Colegio de Sonora... y fungió como Asesor del Secretario de Educación Pública, Miguel Limón Rojas de 1995 a 2000.”

“Ha sido articulista por distintos periodos de tiempo desde 1992 en las siguientes publicaciones: La Jornada, El Universal, Crónica, El Nacional, Proceso, Milenio y Uno Más Uno. Es autor de los libros: La Crisis de la educación superior (1981), El saber y el poder (1982), La rosa de los cambios (1990), La catástrofe silenciosa (1992), La democracia en la calle (1992), Teoría de la educación (1995), Democracia y Educación (2002), Lecturas para maestros (2002) y La libertad nunca se olvida (2004).”

 

Gilberto se ha dedicado a examinar la realidad educativa mexicana, así como a estudiar a profundidad y de manera autocrítica, los movimientos estudiantiles en nuestro país. También se ha interesado en la situación de la universidad pública, y se ha preocupado por alentar la discusión permanente sobre las condiciones del magisterio nacional, los procesos de cambio de las escuelas normales, pero sobre todo ha destacado por su aguda crítica por la carencia de democracia sindical en el sector educativo.

En particular, recuerdo que Guevara Niebla participó activamente, durante la década de los 80, en la Revista Foro Universitario, como miembro de su consejo editorial, que era el espacio de análisis y reflexión pública de los académicos afiliados al Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM).

Después, dirigió durante muchos años, en los años 90, la Revista de análisis y divulgación “Educación 2001”, en la que se publicaron diversas notas, ensayos, crónicas y demás opciones informativas dirigidas a los maestros de todos los niveles educativos. En su momento, esa publicación, junto con la revista “Cero en Conducta”, fue uno de los referentes de la actualización y autoformación de los profesores en servicio.

La obra escrita en forma de libros de Guevara Niebla, y los textos producidos por su pluma en diferentes medios periodísticos, constituyen una aportación sobresaliente a la historia de la crítica educativa en México. Su libro "Introducción a la teoría de la Educación" (en coautoría con Patricia de Leonardo), es uno de los textos de mayor claridad didáctica, como material propedéutico, en el cual me he apoyado, durante varios semestres, para coordinar algunos cursos en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Querétaro, dirigidas a docentes y directivos en servicio, y estudiantes de licenciatura.

Durante los últimos años, Guevara Niebla se ha desempeñado, desde 2013, como miembro de la junta de gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). Desde esa posición, como consejero del organismo autónomo responsable de las políticas de evaluación educativa en México, ha adoptado posiciones críticas y controvertidas acerca de la Reforma Educativa, impulsada e impuesta por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

En 2015, algunos de sus detractores y adversarios, lo señalaron por su confrontación con los y las colegas académicos, fuera de sus cabales, en una mesa del Congreso Nacional de Investigación Educativa, en Chihuahua, donde se discutía de manera vehemente el derrotero de esa Reforma, y donde un grupo importante y significativo de académicos criticó a los consejeros del INEE, especialmente debido al modelo de evaluación de docentes puesto en práctica por la SEP. Probablemente, uno de los excesos de Guevara Niebla en esa ocasión, fue el hecho de haber calificado de “linchamiento” al grupo de críticas del que fueron víctimas los consejeros, aunque también porque no dejó hablar libremente a un maestro en una de las sesiones. Debo reiterar, como alguna vez lo escribí, que ese episodio no me pareció honestamente un “linchamiento”, sino solo una abierta confrontación de ideas y posiciones fuertes con relación a la Reforma.

 

Las opiniones personales e institucionales de Guevara Niebla podrían ser controvertidas y polémicas, sin embargo, en ellas no se puede negar su permanente agudeza crítica y su rigurosa argumentación en la exposición de sus tesis e ideas, ni su evidente e indiscutible compromiso con la educación.

No se trata de defender ni de ofender a nadie con esta semblanza. Yo mismo he debatido abiertamente algunas de las ideas del Maestro Guevara Niebla. Más bien, la intención de este comentario es mostrar los elementos principales sobre la trayectoria y la obra de un personaje, Gilberto Guevara Niebla. Si cuenta o no con las atribuciones académicas, la experiencia profesional y las ideas progresistas que se requieren para ocupar una posición importante en el equipo de AMLO y, en particular, de Moctezuma, es un asunto que tendrá que asumir el futuro gobierno, que se ha pronunciado a favor de una transformación profunda, un cambio verdadero, de la educación pública en México.

En la relación de fuerzas políticas de esta coyuntura del 2018, queda claro que la sociedad dio, este 1 de julio, respaldo absoluto al proyecto de nación que encabeza AMLO. Por lo tanto, la derogación de la Reforma, va. Ese hecho contundente, sin duda, ha llevado a ponderar, en el equipo de transición, qué actores políticos, académicos y con experiencia en la función pública, pueden contribuir a producir ese cambio de raíz.

He observado a muchos colegas, que forman parte de la comunidad académica y de especialistas e investigadores en educación, que se han manifestado en las redes sociales en contra o han sido críticos en torno a la propuesta de Moctezuma, al sumar a GGN para integrar el próximo gobierno, lo cual es válido. Sin embargo, considero que no podemos descalificar o desacreditar, por inconsistencias recientes o episodios aislados, una trayectoria ni una obra, como la de Gilberto Guevara Niebla, dedicadas a la defensa de educación pública y a las mejores causas de la democracia en México.

Pienso que solo quedaría en manos de Guevara Niebla, de nadie más, la decisión de declinar o no a la invitación que le hizo Esteban Moctezuma, para colaborar en la SEP.

 

[email protected]