viernes 17 de agosto de 2018 | 06:29
Columnas

Elba Esther y el Poder Judicial ¿Favor o mentada?

@maloguzmanvero jue 09 ago 2018 10:31
Hipótesis de uno y otro lado, hacen suponer el problema que tendrá Andrés Manuel sea cual sea su actitud con ella.
Hipótesis de uno y otro lado, hacen suponer el problema que tendrá Andrés Manuel sea cual sea su actitud con ella.

 

“Mentira. Si lo hacía de engaños,/ y nada más. Ya está. De otro modo,/ también tú vas a ver/ cuánto va a dolerme el haber sido así”. César Vallejo

Opiniones encontradas

“Elba Esther ya es libre”, corrió como reguero de pólvora. Y las opiniones, que no se hicieron esperar, se dividieron de manera inmediata.

Que si era un favor que le hacía EPN a AMLO, que si en realidad era soltarle al “tigre” del sindicato magisterial, que si Elba Esther dio a conocer la noticia adrede el día que le daban la constancia de presidente electo a Andrés Manuel, para ver quién llamaba más la atención. (No deja de ser mala leche, soltar el anuncio el día que debería ser de celebración del presidente electo y/o de la democracia.)

Total, hay especulaciones de que fue un favor y otras tantas de que fue una mentada. Aquí tan solo algunas:

Favores

a) Por el apoyo magisterial. La interpretación de que la libertad de la Maestra es un tipo de favor a Andrés Manuel se escuda en que, tanto el nieto consentido de Elba, como su yerno, hicieron campaña en apoyo a López Obrador. ¿Coincidencia? Reflejada en que el partido de los maestros no pudo mantener su registro. Sólo requerían el 3% de la lista nominal electoral y no lo lograron. Señal de que el mismo magisterio (que representa al menos el 2%) no votó por dicho partido. ¿Petición de Elba o de René su nieto?, la respuesta es que instrucción o no, sabemos por quién votaron los maestros y qué bueno que ejercieron su voto de forma libre y sin cortapisas. 

b) Perdón con olvido. Algunos más consideran que fue favor, para evitarle a López Obrador, la necesidad de otorgar también a Elba el perdón sin el olvido, y poderse así centrar en problemas de otra índole. 

c) Comploj magisterial. AMLO le prometió a Elba su libertad incondicional y que con esto, el poder judicial ayudó a Andrés Manuel a cumplir su promesa. Para ello, menester la tersura del SNTE y las amenazas de la CNTE, que influyeron en la decisión de LO. Tal vez desde el principio de su campaña, estuvo medido por todos los ángulos por ambas partes...

d) Enojo con EPN (2ª parte del comploj). Por alguna razón Andrés Manuel pactó con Elba que le conseguiría la libertad y para que una parte de la ciudadanía no se enojara con AMLO cuando esto sucediera, el actual gobierno “carga” con ese enojo y le quita ese “problema” al presidente electo. 

e) Ser el pretexto perfecto. Si los cambios que hará AMLO a la reforma educativa (sea para extinguirla o re-reformarla) no funcionan, tendrá a Elba Esther como chivo expiatorio, total ya lo fue para decir que por ella todos los niños no estudiaban…

 

Mentadas

Mentada para todos:

La maestra. Ha recibido mentadas durante los últimos cinco años y ha perdido tanto en estos años, que será muy difícil amenazarla o reducirla con cualquier pretexto o sinrazón política. 

La PGR. Perdió en su momento el caso en que la acusaba de defraudación fiscal y ahora el proceso que se le seguía por el delito de lavado de dinero y delincuencia organizada. Mentada no poder creer en la PGR, refuerza la idea de un procurador autónomo. En este caso estamos constatando que las acusaciones de la PGR se debieron a razones políticas. Lo peor, que pareciera que su liberación también se debe a otras de la misma índole.

El INEE. Su actitud demuestra que no sabe dónde está y el pánico escénico que le tiene a Elba Esther. A la liberación de la maestra, el comentario de la Institución que debe velar, cuidar y realizar las evaluaciones a los maestros, sólo fue “desearle lo mejor a la maestra”. 

Mentada a la maestra y a todos los maestros que han sido evaluados:

EPN. Escudarse en el vacío de poder existente para no asumir que él es quien ordenó la aprehensión y ahora la libertad de la maestra no es válido. Pero, independientemente de si cualquier cosa que Peña Nieto diga, haga o intente es irrelevante, o de que si no tiene autoridad de ningún tipo, el déficit mayor y más reprochable de su sexenio será justamente la impartición de justicia, terreno en el cual la nación no ha podido consolidarse desde hace más de un siglo.

Mentada a la confianza en las instituciones, un hurra a la simulación:

Estudiantes, maestros, directores, autoridades, ya tienen un pretexto —real o no— para culpar de que no pueden enseñar a los alumnos al menos lo necesario. La libertad de Elba, les permite culparla de todo lo malo. 

Mentada para estudiantes y Elba.

De igual forma, es que hay muchas personas que se verán favorecidas/amedrentadas por la libertad de la maestra. Guste o no, es un peso en la vida de nuestro país y hará lo necesario para que recordemos que sigue siendo la lideresa del mayor sindicato de toda América.

 

El poder judicial y “al diablo con las instituciones”

Estas palabras van a sonar y resonar durante los próximos años. 

Con la liberación de Elba Esther Gordillo, esencialmente se vulnera una vez más al sistema de justicia mexicano, pues evidencia la debilidad para impartirla. Así, el poder judicial es como el hijo lerdo de los poderes de la República. De no ser con Juárez, momento en que vivió y se desarrolló plenamente, no tenemos evidencia de su actuación digna, responsable, íntegra y “funcional”.

Tal vez por eso es que en pleno siglo XXI hizo “explosión” entre la ciudadanía la idea clara de la impunidad, de que en este país puede ocurrir todo sin que haya consecuencias para quién cometió delitos o graves faltas.

Y, lo peor, lo anterior sin mencionar que acusa su politización y falta de independencia respecto al Ejecutivo. 

Esta liberación muestra que históricamente el Poder Judicial ha sido un apéndice del Poder Ejecutivo. Si el Gobierno fabricó pruebas para inculparla, es decir, damos por cierto que siempre fue “inocente”, de cualquier forma quedan en entredicho los poderes judicial y ejecutivo que no actuaron conforme a sus obligaciones y responsabilidades.


La liberación: implicaciones

La liberación de Elba vulnerará al gobierno de Andrés Manuel (y a millones de estudiantes y maestros) de formas que aún no conocemos. Su libertad impacta socialmente, por lo que ella representa: es el símbolo por antonomasia de los liderazgos sindicales corruptos y acomodaticios...

Lejos estamos de tener un líder sindical que de verdad pueda compaginar el bienestar de sus agremiados y el bien mayor de los estudiantes. 

En realidad, EEG fuera de la cárcel y sin grillete, se convierte en un problema para el nuevo presidente. El tigre magisterial suelto y con sed de venganza. No contra Andrés Manuel, pero ella ha tenido cinco años para rumiar su enojo, llorar su pérdida más preciada (su hija) y hacer un plan para hacer pagar a sus enemigos todas las afrentas sufridas.

Dejarla suelta, es darle una bomba de tiempo, dinero, recursos humanos y miedos para el presidente electo. 

De tiempo porque nadie sabe en qué momento Elba Esther exigirá volver a ser la líder del sindicato. Es cierto, el nombramiento del actual líder peca de ilegalidades. 

De dinero, porque Elba Esther es una persona rica y pondrá sus recursos para lograr lo que ella desee, apoyando o destruyendo amigos y contrarios. 

De recursos humanos, pues tan pronto se vuelva hacer del control del sindicato, tendrá a más de un millón de maestros, volcados en acatar la voluntad de su maestra, así sea salir a la calle, irse a huelga, etc. 

Y de miedos, la cantidad de personas que le tienen pavor a Elba Esther, hará que le pongan presión al nuevo gobierno para procurar reducir de nueva cuenta a la maestra. 

Hipótesis de uno y otro lado, hacen suponer el problema que tendrá Andrés Manuel sea cual sea su actitud con ella. 

Y eso que no se ha tocado el tema medular del magisterio, las evaluaciones y la reforma educativa que se derrumba...