martes 14 de agosto de 2018 | 06:31
Columnas

CDMX... Una ciudad que sobrevive sin planeación urbana

@horacio_urbano mar 31 jul 2018 22:19
Y fue justo la próxima jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien señaló que una de sus prioridades sería acelerar la promulgación del nuevo PGDU que tanta falta le hace a la entidad.
Y fue justo la próxima jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien señaló que una de sus prioridades sería acelerar la promulgación del nuevo PGDU que tanta falta le hace a la entidad.
Foto propiedad de: Internet

El desarrollo inmobiliario se parece mucho al futbol... Los dos necesitan reglas claras, autoridades que las actualicen con la debida frecuencia y árbitros que verifiquen que se cumplan y sancionen a quienes no lo hagan.

No suena tan difícil... Y sin embargo, mientras las reglas del futbol evolucionan e incorporan nuevas tecnologías y factores que protejan cada vez más a los jugadores y buscan elevar la calidad del espectáculo, cuando se habla de desarrollo inmobiliario hay que hablar de obsolescencia de los marcos regulatorios, de politización de las agendas y de incapacidad, desinterés y corrupción de los involucrados.

En el futbol sería inaceptable que la falta de capacidad de árbitros o autoridades para aplicar las reglas diera como resultado la cancelación de las mismas.

Cosa muy diferente a lo que pasa en materia de desarrollo inmobiliario, en que la falta de capacidad de las autoridades para ser ese árbitro que las ciudades requieren, da como resultado la falta de la debida actualización del marco regulatorio o la cancelación de instrumentos que permiten atenuar los efectos de dicha falta de actualización.

Esa es la realidad de la Ciudad de México... Una ciudad que ha crecido sin planeación... Y se nota...

Una ciudad que aunque parezca increíble, realizó hace 15 años la más reciente actualización a su Plan General de Desarrollo Urbano (PGDU)...

¡15 años! ¡Más que inaceptable!

Y esta negligencia de gobiernos y órganos legislativos ha provocado que el desarrollo urbano se haya tenido que apoyar en instrumentos suplementarios, como una Norma 26, cuyo objetivo era propiciar la construcción de vivienda económica, o como los llamados Polígonos de Actuación, que ante la falta de un buen modelo de planeación integral, daba tratamiento especial a determinadas zonas, permitiendo desarrollar proyectos muy específicos.

Ya durante las campañas estas deficiencias regulatorias habían sido tocadas por los diferentes candidatos.

Y fue justo la próxima jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien señaló que una de sus prioridades sería acelerar la promulgación del nuevo PGDU que tanta falta le hace a la entidad.

Y las coyunturas juegan... Sucedió el derrumbe parcial del centro comercial Artz Pedregal y Sheinbaum salió a decir que habría que frenar autorizaciones de proyectos. Y apenas la semana pasada, volvió a hablar de temas urbanos, anunciado que se acabarían los polígonos de actuación.

Ya antes, siendo Miguel Ángel Mancera jefe de gobierno, se había cancelado la famosa Norma 26, lo que marcó el inicio de una sequía que cada vez se ha hecho más grave en cuanto a producción de vivienda en la entidad.

Y esta semana fue el próximo alcalde de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, quien habló de construir un frente para frenar el que llamó, “desmedido desarrollo inmobiliario”.

Es evidente que a los capitalinos les urge que se acabe esta administración para poder esperar resultados de la que sigue.

Para esperar que el discurso en que se habla de cancelar normas o frenar proyectos, sea cambiado por otro en que se hable de planeación actualizada y complementada con instrumentos que permitan hacer los ajustes graduales que dicha actualización requiere.

Para esperar que las autoridades gobiernen y los legisladores legislen, y no sean sus incapacidades el pretexto para cancelar instrumentos regulatorios que no tienen la culpa de la incompetencia de quienes tendrían que garantizar su correcta aplicación.

Será necesario que Sheinbaum le ponga fechas a la entrega del nuevo PGD CDMX, pero que hable además de cómo se aplicarán instrumentos equivalentes a los ya difuntos Norma 26 y Polígonos de Actuación.

Porque a fin de cuentas el futuro de la ciudad depende de la calidad de la planeación del uso de su suelo y de los programas que permitan invertir en las infraestructuras que permitan hacer realidad las vocaciones que esa planeación propone.

Es claro que habrá que destinar suelo a vivienda... Y es claro también que habrá que definir qué se va a hacer para atender los rezagos que la ciudad sufre en temas como transporte público o suministro de agua.

Por supuesto que es un reto enorme... Pero ese es el tigre que se sacó Sheinbaum en la rifa.

Se trata de planear el futuro de la ciudad, de crear los instrumentos regulatorios que ello implica y de tener los puentes que permitan realizar las inversiones que para ello se requieren.

Y sí... Entendiendo las inquietudes de la ciudadanía, habrá que ver que en todo este proceso se fortalezcan el árbitro y los instrumentos que le permitan supervisar el debido cumplimiento de las reglas.

Habrá que ver, por qué no, que exista un VAR (Video Assistant Referee) que, como en el fútbol, permita revisar a detalle lo que pase en la cancha, para tomar decisiones debidamente sustentadas, que permitan garantizar el cumplimiento de los objetivos de la planeación, proteger la integridad de los jugadores, sancionar a quienes violen las normas y promover la calidad del espectáculo de cara al futuro.

 

Horacio Urbano es presidente fundador de Centro Urbano, think tank especializado en temas inmobiliarios y urbanos

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @horacio_urbano