martes 14 de agosto de 2018 | 06:32
Columnas

Salarios: maman y dan de topes

@ruizjosejaime jue 19 jul 2018 12:18
Seamos iguales ante el SAT, si hay un salario mínimo para los ciudadanos que exista un salario máximo para quienes nos deberían servir.
Seamos iguales ante el SAT, si hay un salario mínimo para los ciudadanos que exista un salario máximo para quienes nos deberían servir.
Foto propiedad de: Internet

No hay justificación para el despilfarro. No hay chantaje que valga: “Si no me pagan bien como profesional de la administración pública, me voy a la iniciativa privada”. Pues váyase. No lo queremos en la nueva burocracia. Mi gran amigo Roberto de la Garza, apasionado analista, el mejor entre los que conozco, me manda una tabla –nunca rasa– del dispendio en salarios.

Todos se resisten a vivir en el error, pero el error es el insulto a los ciudadanos. Profesar la profesión, oficiar el oficio. ¿Por qué ellos sí y tú no? ¿Por qué entre todos pagar los privilegios de unos cuantos? ¿Qué los hace diferentes? Hay que quitar la zona de confort de quienes han desmadrado al país. ¿Por qué los ciudadanos tenemos que pagar por su ineficiencia y su corrupción? No sólo el lujo, la lujuria salarial debe terminar.

Recuerdo al cabrón de Rockdrigo, cito de memoria: “Me asomé a mis adentros/ sólo vi viejos cuentos,/ y una manera insólita de sobrevivir/ miré hacia todos lados dije: ¿Dios qué ha pasado?/ Nada, muchacho, sólo eres un asalariado.// Por la puerta entraron mi mujer y mis hijos/ preparo la alegría que nos va a acariciar/ mas no, no, no la despensa y la escuela se tienen que pagar, pagar/ pagar, pagar sin descansar, pagar tus pasos/ hasta tus sueños... pagar tu tiempo y tu respirar/ pagar la vida con alto costo y una moneda sin libertad/ suben las cosas  menos mi sueldo ¿qué es lo que se espera de este lugar?”.

Que termine en diciembre esa clase política dorada que usurpa los beneficios del país y que los empresarios paguen impuestos, que dejen de evadir con sus fundaciones y fideicomisos. Seamos iguales ante el SAT, si hay un salario mínimo para los ciudadanos que exista un salario máximo para quienes nos deberían servir. De 108 mil para abajo está bien. Y una transparencia total en Hacienda para saber cuáles empresarios jodieron al país al no pagar o evadir impuestos. Ni se justifiquen ni chantajeen. Dejen de mamar, dejen los topes. Y sí, que terminen los viejos cuentos. Como León Felipe, venimos de muy lejos y nos sabemos todos los cuentos.