martes 17 de julio de 2018 | 03:49
Columnas

Se equivoca mi amigo Federico Arreola

@fernandeznorona vie 13 jul 2018 21:13
No sólo no hubo gritos y silbidos, sino que en las más de 30 intervenciones que ahí se dieron por parte de los legisladores electos, nadie cuestionó el compromiso político ni la sugerencia presentada por el compañero presidente.
No sólo no hubo gritos y silbidos, sino que en las más de 30 intervenciones que ahí se dieron por parte de los legisladores electos, nadie cuestionó el compromiso político ni la sugerencia presentada por el compañero presidente.
Foto propiedad de: Internet

Mi amigo Federico Arreola, escribió un artículo que tituló: "Sí, así a gritos y chiflidos se llevan en MORENA". El artículo está equivocado de pe a pa. Dice -no sé cuáles sean sus fuentes- que en la reunión que encabezó el virtual presidente electo, López Obrador con los legisladores electos de la coalición "Juntos Haremos Historia", fue recibida con gritos y silbidos, la propuesta de que Ricardo Monreal encabece la fracción de MORENA en el Senado. No fue así, en la reunión estuvieron presentes los dirigentes de MORENA, PT y PES y los legisladores y legisladoras de los citados partidos en la próxima legislatura. El compañero presidente López Obrador habló de varios temas y en algún momento planteó que, durante la campaña había asumido el compromiso político con Ricardo Monreal para que liderara la fracción de MORENA en el Senado de la República.

Fue muy preciso en plantear que era una sugerencia, derivada del compromiso político asumido, pero que era una determinación que los senadores y senadores del citado partido deberían tomar. 

No sólo no hubo gritos y silbidos, sino que en las más de 30 intervenciones que ahí se dieron por parte de los legisladores electos, nadie cuestionó el compromiso político ni la sugerencia presentada por el compañero presidente.

Ni un solo senador o senadora electo, manifestó su desacuerdo con la sugerencia, con la manera en que se presentó la información o con el planteamiento realizado por el compañero presidente.

Yo tampoco hice un solo  cuestionamiento al respecto, pues el compañero presidente López Obrador insistió en que su sugerencia era eso y que, en último término, correspondía a los senadores decidir a su coordinador. 

Yo intervine presentando un  punto que no estaba en el programa mínimo planteado por el compañero presidente, reflexionando que ya que se buscaba erradicar todo privilegio, los 16 grandes empresarios que concentran 143,000 millones de dólares deberían pagar sus impuestos. El compañero presidente López Obrador, estuvo de acuerdo en mi señalamiento y también lo estuvieron, si no la totalidad, sí buena parte de los legisladores y legisladoras electos ahí presentes.

También están equivocadas  las fuentes de mi amigo Arreola, al señalar que Germán Martínez, senador electo y próximo director del IMSS, fue recibido con una silbatina. 

Respecto a mi crítica al  virtual gabinete del gobierno popular que encabezará el compañero presidente López Obrador, la mantengo, pero lejos está de lo señalado en su artículo por mi amigo Arreola. 

No es que Arturo Romo no  me parezca, quien conoce bien su historia es Federico Arreola y mantiene serias discrepancias con el virtual jefe del gabinete del gobierno popular. Yo solamente no coincido con sus puntos de vista económicos y políticos, aunque entiendo bien la función que Romo realizará en un primer tramo del gobierno popular. Espero que el compañero presidente esté consciente de lo sucedido en Brasil, para no repetir el esquema, aunque Alfonso Romo no es vicepresidente pues en México ese cargo no existe.

En Brasil tanto Lula Da Silva  como Dilma Rousseff, llevaron en la vicepresidencia un empresario, que en el caso de esta última, acabó ayudando a realizar un golpe de mano que destituyó a la presidenta electa y le abrió el camino a la presidencia al propio empresario y vicepresidente Temer.

En cuanto a Esteban Moctezuma y Germán Martínez, estoy por reunirme en breve con ellos para intercambiar puntos de vista y tratar de encontrar coincidencias en lo que debe ser la educación pública, laica y gratuita en México y, la Seguridad Social en nuestra nación.

Durante mi intento por ser candidato independiente de izquierda a la presidencia de la República, insistí que en la revolución no violenta que yo sí veía venir, cabíamos todos: priístas del nacionalismo revolucionario, panistas patriotas, perredistas, movimiento ciudadano, petistas, morenistas, y hombres y mujeres sin partido. Todo aquel y aquella que quisiera luchar por lograr la liberación de nuestro pueblo, incluso el PES también se sumó a esta lucha. Ahí están mis discursos de esa etapa y también mis discursos en campaña por lograr la diputación federal del distrito 4 de Iztapalapa insistiendo en la necesidad de una amplia unidad de esfuerzos que iban desde la derecha hasta la izquierda, como sucede en toda revolución, por cierto. Sigo pensando lo mismo, mi crítica ha sido puntual en el sentido de que no veo a hombres y mujeres de izquierda en el virtual gabinete del próximo gobierno popular. No es un tema de cuotas, es que en un gobierno plural, deben estar integrados hombres y mujeres de izquierda.

Hay muchísimos hombres y mujeres de izquierda capaces de ayudar al próximo gobierno popular que encabezará el compañero presidente López Obrador.

Ahora bien, el próximo Congreso mexicano está  lleno de hombres y mujeres de izquierda y de hombres y mujeres surgidos del corazón de nuestro pueblo, de esta revolución no violenta y desde allí se enriquecerá mucho el rumbo del gobierno popular.

Así que no habrá gritos y silbidos desde el interior del  movimiento para nuestro gobierno popular. Habrá reflexión, debate, polémica, crítica siempre con un absoluto respaldo al gobierno del compañero presidente López Obrador. No le vamos a fallar al pueblo y éste no se equivocó al decidir que López Obrador encabece los destinos de la patria desde la presidencia de la República. 

 

"El pueblo tiene derecho a vivir y a ser feliz".

 

Gerardo Fernández Noroña.

 

México D.F. a 13 de julio de 2018.