martes 17 de julio de 2018 | 03:44
Columnas

AMLO y la CONAGO: El Lenguaje del Poder

@jcma23 vie 13 jul 2018 18:56
Las emociones no se pueden esconder: Sonrisas suaves, sonrisas  auténticas, sonrisas fingidas
Las emociones no se pueden esconder: Sonrisas suaves, sonrisas auténticas, sonrisas fingidas
Foto propiedad de: Internet

 

La imagen de ayer: histórica foto. La primera de la serie. El primer encuentro para algunos; el reencuentro para otros. La nueva realidad política para todos. Reunión donde los silencios hablan, comunican, susurran; las miradas indican, sugieren, gritan; donde los saludos a distancia o apretones de mano, junto con otros rasgos de la personalidad política, expresan mensajes.

Es la imagen que difundieron ayer los medios de comunicación sobre la  reunión entre Andrés Manuel López Obrador, en la Conferencia Nacional de Gobernadores y la Gobernadora (CONAGO); impresión que da para reflexionar e interpretar, porque muestra los rasgos del lenguaje del poder; porque nos da signos y significados sobre la política mexicana, hoy. Es la primera foto con los jefes de los poderes ejecutivos de los Estados libres y soberanos. Es la placa de lo que jurídicamente define, en parte, a la nación: los Estados Unidos Mexicanos, nombre oficial de nuestro país. El segundo de los tres niveles de gobierno. El poder territorial; el contrapeso real, la pluralidad y la alternancia del gobierno. Es la distribución de la política mexicana, su Geografía y su Psicología en una sola toma.

 

Al centro y en primera línea Andrés Manuel López Obrador, sereno, en su condición de candidato ganador de la contienda por la presidencia de la República. “Presidente virtual” dicen los medios (antes, en 2006, presidente legítimo), hoy casi presidente electo. Cerca, a su derecha, el gobernador de Chiapas y presidente de la CONAGO, Manuel Velasco Coello (Verde); a su izquierda, la única mujer gobernadora, hoy, de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano (PRI). Están por ahí los mandatarios de primera fila como Alfredo del Mazo Maza (PRI), del Estado de México; José Ramón Amieva (PRD), de la CDMX y el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat (PRI).

A ese proceso de la comunicación no  verbal, los psicólogos sociales y de imagen pública llaman “proxémica” (de proximidad), que se interpreta con un especial significado con referencia al líder, a la tarea o al escenario grupal. (1)

A su espalda, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez (PRD), en  un lugar reservado, por protocolo, al Estado Mayor, ¿qué significado le habrá dado a esta ubicación el virtual presidente? Con un perfil discreto, se observa a Rafael Alejandro Moreno Cárdenas (PRI), gobernador de Campeche; a Miguel Ángel Riquelme Solís (PRI), gobernador de Coahuila; a Miguel Márquez (PAN), gobernador de Guanajuato; y a Omar Fayad (PRI), gobernador de Hidalgo.

Lejos y más visibles por ubicarse en los extremos, a la izquierda y a la  derecha, están los gobernadores de Chihuahua, sin corbata, Javier Corral Jurado (PAN), que no se muestra cómodo, (¿él decidió el lugar o ahí lo ubicaron?); además, se le ve en última fila y al margen; lo mismo que el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares (PAN), del otro lado, que está próximo a terminar su mandato, mismo que entregará al profesor Cuitláhuac García, candidato electo por Morena y aliados.

Las emociones no se pueden esconder: Sonrisas suaves, sonrisas  auténticas, sonrisas fingidas, como la del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo (PRD) y de Puebla, Antonio Gali (PAN). Caras serias, caras duras, sin expresión afectiva, sin claridad emocional son los gestos de los gobernadores de Querétaro, Francisco Domínguez (PAN), defensor físico de Felipe Calderón, en 2006; el gobernador de Guerrero, Héctor Antonio Astudillo Flores (PRI); y el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez (PRD), también al margen.

En el pasado reciente los gobernadores recibieron el mote de “Virreyes”, debido al poder metaconstitucional con el cual se han  conducido. También, los analistas políticos y “comentócratas” los han considerado como “mandatarios incómodos” para sus respectivos institutos políticos, ya que algunos han sido acusados de desviación de recursos públicos o de usos ilegales del poder. Varios exgobernadores, incluso, han pasado o se encuentran frente a la justicia, para rendir cuentas por procesos penales o por faltas administrativas durante sus gestiones de gobierno.

En otra parte de la foto se ve al gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval (PAN); de Baja California, Francisco Vega De Lamadrid (PAN); de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis (PAN). Además, de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez (PRI); de Durango, José Rosas Aispuro Torres (PAN); de Nayarit, Antonio Echevarría García (PAN-PRD); así como el gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena (PRI); de Zacatecas, Alejandro Tello (PRI); de Quintana Roo, Carlos Joaquín González (PRD-PAN); al de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel (PRI); de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Caca (PAN); de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras (PRI); y Rolando Zapata (PRI), de Yucatán. Son 14 que provienen del PRI, 11 del PAN, 5 del PRD, uno del Verde y uno independiente. Interesante reparto de la puesta en la escena de la política mexicana. El melodrama nacional.

Los mandatarios ausentes, que también dan mensaje subterráneo, tras bambalinas, fueron: Jaime Rodríguez “El Bronco” (Independiente), de Nuevo León; y Aristóteles Sandoval (PRI), de Jalisco.

Nota:

(1) El término proxémica se refiere al empleo y a la percepción que el ser humano hace de su espacio físico, de su intimidad personal y de cómo y con quién lo utiliza. Además, la proxémica está relacionada con las culturas y la territorialidad, es decir, la estructuración de los espacios y de la distinta percepción de ellos, como el análisis de la influencia en el comportamiento comunicativo (WP).

 

 

[email protected]