martes 13 de noviembre de 2018 | 11:45
Columnas

Damnificados utilizados por Morena. ¿Actuará AMLO?

@diaz_manuel jue 12 jul 2018 13:42
¿Qué acciones tomará AMLO?
¿Qué acciones tomará AMLO?
Foto propiedad de: Internet


Sin pretender ser juez como algunos defensores irracionales de AMLO que pretenden desvirtuar injustificadamente cualquier comentario en su contra, sino con la intención de consignar hechos que deben abordados, al igual que se hizo en su momento con temas como los de la Casa Blanca, Odebrecht y otros más que tanto lastiman a la nación y que deben ser atendidos por la justicia de manera estricta.

Me refiero en esta ocasión, al hecho de que hace unos días la máxima autoridad electoral del país, el Instituto Nacional Electoral (INE), a través de la Comisión de Fiscalización estableció una multa de 197 millones 46 mil 413 pesos contra el partido Morena, por la constitución de un fideicomiso privado.

Este fideicomiso lo creó Morena, para recabar fondos para ayudar a damnificados de los sismos de septiembre del 2017.

El fideicomiso multado

El consejero Ciro Murayama, presidente de la Comisión de Fiscalización del INE detalló los motivos de la multa al señalar que “se concluye que el partido participó activamente en la constitución de este instrumento financiero para allegarse de recursos como un mecanismo de financiamiento alterno a las reglas establecidas respecto al financiamiento privado en la Ley”. Agregó el Consejero Electoral que “ingresaron 78.8 millones de pesos a través de depósitos en efectivo (44 mdp), cheques de caja (14.7 mdp), transferencias bancarias y SPEI (19.7 mdp), mientras que egresaron a través de cheques de caja 64.4 millones de pesos, principalmente a miembros del partido, los cuales fueron cobrados en efectivo”. La cantidad de 44 millones de pesos rebasó lo que permite la ley en materia de aportaciones en efectivo.

Héctor De Mauleón

Fue la propia autoridad de fiscalización quien lo reportó y lo hizo público y de lo cual se ha dicho mucho, como lo que escribió el pasado lunes el columnista Héctor De Mauleón en El Universal, ahí detalla a través de su investigación periodística y teniendo como fuente principal la auditoria del INE, cómo fueron hechos los depósitos en efectivo y cómo fueron luego cobrados por personas que no están en el padrón de damnificados, pero sí en el partido Morena.

De Mauleón señala conforme a los datos obtenidos de las autoridades como el INE y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que se formó un Comité para manejar el Fideicomiso con personajes ligados a Morena como Bertha Maldonado, Bernardo Bátiz y Jesusa Rodríguez entre otros más y que luego aceptaron a 58 adherentes de los cuales 48 eran legisladores de Morena entre los que destacan Manuel Bartlett, Dolores Padierna y Layda Sansores.

Para De Mauleón, ninguno de los que recibieron dichos recursos es un damnificado de los sismos. Asegura que el objetivo fue “generar en la campaña, un entramado de simulación y fraude. Un mecanismo de recaudación paralelo”.  

Las redes sociales explotan

Al dar a conocer la citada investigación las redes sociales se desataron, atacando fuertemente al periodista de El Universal y a aquellos que expresaron su descontento al quedar en descubierto lo que parece un acto más de corrupción y tomada de pelo hacia los más necesitados.

Parece que se olvidó que hace poco fue también una investigación periodística, la de Animal Político, la que destapó el escándalo de la “Estafa Maestra” que involucra a personajes como la actual secretaria de Desarrollo Urbano y Movimiento Territorial, Rosario Robles en su paso por SEDESOL, o los asuntos de la Casa Blanca o los de Odebrecht. Actos de corrupción que pesaron en la campaña presidencial en contra del PRI y de su candidato, de que la sociedad ya está cansada de ver estos actos de corrupción sin castigo y sin consecuencias que se repiten y se repiten, siendo del partido que sea.  

Al respecto hubo varios twitters interesantes que ponen en perspectiva el tema de la corrupción de la nueva administración, algo así como un llamado muy a tiempo para no ser la tapadera de nadie, como el que escribió Carlos A. Esquivel “crean fideicomiso para apoyar a damnificados. Reciben 78 millones, 44 en efectivo. 56 personas del partido retiran 64 millones en efectivo. Claro que no quieren una Fiscalía Autónoma, quieren que estos casos los vea Irma Sandoval, la Virgilio Andrade de la nueva administración.

“Ninguna de las personas que recibieron dichos recursos, afirma el expediente, se encuentra en el padrón de damnificados por los sismos.”

También el de Javier Aparicio, quien comentó: “¿Más o menos con qué porcentaje de votos del presidente ya no es tan importante la autonomía del nuevo Fiscal General de la República? Duda genuina tratando de entender la aritmética de la legitimidad y la procuración de justicia.”

De esta discusión, entre los que se rasgaron las vestiduras al ver nuevamente a sus líderes políticos involucrados en actos de corrupción como Bartlett, Padierna y varios más, salió un tema aún más importante, el que tiene que ver con la discusión del nombramiento del Fiscal General y el Fiscal Anticorrupción.

Después de que fue reformada la Constitución para darle total autonomía al Fiscal General y que no fuera dependiente del Poder Ejecutivo como lo fue hasta entonces la PGR, con una misión muy específica como responsable de investigar y resolver de forma autónoma los delitos federales, los casos de corrupción de funcionarios públicos y los ilícitos electorales.

Hasta ahora la Fiscalía General no se ha podido instalar porque el Congreso no se puso de acuerdo, se generó un debate por el tema del posible “fiscal carnal”, una decisión del jefe del Ejecutivo que según los críticos pretendía imponerlo para que fuera cancerbero de su administración cuando ya no estuvieran en funciones el presidente actual.

Sin embargo, el tema parece continuar, como se expuso claramente en los twitters que se citaron antes.

¿Y el Fiscal que sirva?

Para el nombramiento del nuevo Fiscal General, la Constitución en su artículo 102, contempla tres puntos que se deben de cumplir y que parece que volverán entrar en choque entre el presidente electo y algunos integrantes de la sociedad civil.

1) El Senado integrará una lista de “al menos diez candidatos al cargo” aprobada por las 2/3 partes de los legisladores, y la mandará al presidente.

2) El Presidente elegirá a tres candidatos de esa lista y se lo regresará al Senado

3) Los tres candidatos deberán comparecer ante el Senado. Luego se elegirá al fiscal con el voto mayoritario de 2/3 partes de los senadores.

El gran dilema que se presenta para la nueva administración y para la nueva legislatura de mayoría morenista, es qué hacer con el mentado Fideicomiso, mismo que nos recuerda algunas operaciones fraudulentas de antaño como la famosa Leche Bety que operó Martí Batrés y su grupo, el mentado “cochinito” que instrumentó Rosario Robles cuando fue presidenta nacional del PRD, o los famosos videos de Carlos Ahumada.

¿Qué pasará con el fideicomiso? ¿Tomará AMLO la oportunidad de demostrar que la honestidad valiente va en serio? Al tiempo.