lunes 16 de julio de 2018 | 02:06
Columnas

Percepciones. Doña Prudencia

@ftijerin mié 11 jul 2018 12:09
PAN y PRI son “las abuelitas de México”,  de ellos dependerá escribir una historia de éxito o vivir discretamente con un papel secundario.
PAN y PRI son “las abuelitas de México”, de ellos dependerá escribir una historia de éxito o vivir discretamente con un papel secundario.
Foto propiedad de: Internet

 

 "Memoria  selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para encarar el futuro”, Isabel Allende

 

 

 

Doña Prudencia Grifell fue una extraordinaria actriz y tiple española nacida en 1876 que tuvo sus mejores años a principios del Siglo XX y que el destino llevó a incursionar en el cine y la TV mexicana en la última parte de su carrera.

Y sí, doña Prudencia era muy buena, pero el destino la puso en los mismos tiempos y espacios que Sara García, la mexicana que a los 45 años de edad fue capaz de extraerse 14 piezas dentales para poder interpretar a una abuelita y con ese papel se quedó hasta el final de sus días.

García y Grifell actuaron juntas en varias películas, especialmente “Las Hermanitas Vivanco”; fueron en su carrera competidoras leales por los papeles, pero la juventud de doña Sara y su capacidad histriónica desplazó a la viejecita española en el reconocimiento popular de “La abuelita de México”. Con prudencia vivió doña Prudencia, aceptando su sino y disfrutando de sus éxitos.

Y todo esto viene a colación porque quienes requieren no de un poco, sino de toda la prudencia del mundo son los militantes del PAN a lo largo y ancho del país, si no quieren destrozar lo poco que les queda de partido.

La prisa por cobrarle la factura a Ricardo Anaya y tomar el control del blanquiazul los puede fragmentar aún más y la sed de venganza, que no de justicia, puede hundirlos en el abismo.

Por el rumbo andan los priistas, pero estos aún no se levantan del golpe que los dejó noqueados. En breve lo harán y vivirán un proceso similar en donde se harán trizas internamente para tomar la bandera de la nada que quedó.

Prudencia para actuar con inteligencia, prudencia para anteponer el bien del partido y su futuro antes que la venganza o el beneficio personal o grupal, prudencia para sobrevivir.

PAN y PRI son “las abuelitas de México”,  de ellos dependerá escribir una historia de éxito o vivir discretamente con un papel secundario.

 

[email protected]