viernes 20 de julio de 2018 | 12:00
Columnas

La mujer oscura

@hestrada_otero mar 10 jul 2018 16:26

México vive un ambiente festivo y esperanzador resultado de las elecciones del primero de julio; una mezcla que va del festejo desenfrenado a la incertidumbre esperanzadora. Festivo porque finalmente fue una verdadera celebración democrática la que se vivió, donde nos enseñamos a nosotros mismos y al mundo, que el voto es el mecanismo para señalar a los partidos políticos que están equivocados, y que aunque la población tiene mucha paciencia y, la mayor parte de la veces, corta memoria, tarde o temprano les llegará un “tsunami”, lo cual fue lo que les pasó a los partidos tradicionales y otrora llamados “grandes”.
Sin embargo, en esta fiesta democrática, todavía quedan reminiscencias de las prácticas partidistas de los viejos tiempos, reflejadas a través de los candidatos plurinominales. Candidatos por los que no votamos y a los que sus partidos les regalan un hueso nada despreciable, el primer regalo, por supuesto, es un trabajo para los próximos seis años con un sueldo y prestaciones que la mayoría de los mexicanos jamás podremos tener; el segundo, es el acceso a una gran cantidad de recursos; y el tercero, es el famoso fuero (que es una carta de inmunidad).
En la lista aparecen personajes como Napoleón Gómez Urrutia, Ricardo Monreal o la famosa Nestora Salgado (mencionada múltiples veces durante los debates presidenciales) por Morena; Claudia Ruiz Massieu, Miguel Ángel Osorio y la maestra del chapulinazo, Beatriz Paredes Rangel por el PRI; y el PAN no se queda corto en su lista, premiando a Mancera por su docilidad a Moreno Valle y Xóchitl Gálvez. De todos los plurinominales mencionados, todos le han aportado algo a sus partidos de manera notoria, por ejemplo: Osorio, Monreal, Mancera y Moreno Valle fueron gobernadores (Mancera en la figura de Jefe de Gobierno) y el primero, además fue Secretario de Gobernación; Gómez Urrutia aporta recursos tanto económicos y moviliza recursos humanos a través de su sindicato y tanto Gálvez como Paredes, son ideólogas y gestionan al interior de sus partidos de forma importante. Por lo anterior, lo que me llama la atención, una vez más encabezando la lista de plurinominales al senado por el partido Acción Nacional, es el nombre de Josefina Vázquez Mota. Esta señora, ha perdido todas las elecciones en las que ha participado; fue una nefasta Secretaria de Educación, causando daño patrimonial a la SEP con la cancelación del programa Enciclomedia, programa insignia del gobierno de Fox y en el que se invirtieron recursos millonarios que hoy están en el abandono gracias a ella, además de que fue pieza central en el escándalo por el uso de recursos millonarios que le proporcionó el gobierno de Peña Nieto para su fundación que, supuestamente, apoya a los migrantes en Estados Unidos.
Por todo lo anterior me pregunto, ¿quién apadrina a tan oscura persona? No aporta recursos al partido, no tiene una agrupación que pueda movilizar miles de personas a favor del PAN, ha sido derrotada en todas las elecciones en las que ha competido, ha exhibido a su partido y lo ha puesto en los reflectores por actos de malversación, y sin embargo, encabeza la lista de plurinominales y será senadora de la república. 
¿Qué le sabe a quién para que tan oscura señora sea protegida de tal manera?
México vive un ambiente festivo y esperanzador resultado de las elecciones del primero de julio; una mezcla que va del festejo desenfrenado a la incertidumbre esperanzadora. Festivo porque finalmente fue una verdadera celebración democrática la que se vivió, donde nos enseñamos a nosotros mismos y al mundo, que el voto es el mecanismo para señalar a los partidos políticos que están equivocados, y que aunque la población tiene mucha paciencia y, la mayor parte de la veces, corta memoria, tarde o temprano les llegará un “tsunami”, lo cual fue lo que les pasó a los partidos tradicionales y otrora llamados “grandes”. Sin embargo, en esta fiesta democrática, todavía quedan reminiscencias de las prácticas partidistas de los viejos tiempos, reflejadas a través de los candidatos plurinominales. Candidatos por los que no votamos y a los que sus partidos les regalan un hueso nada despreciable, el primer regalo, por supuesto, es un trabajo para los próximos seis años con un sueldo y prestaciones que la mayoría de los mexicanos jamás podremos tener; el segundo, es el acceso a una gran cantidad de recursos; y el tercero, es el famoso fuero (que es una carta de inmunidad). En la lista aparecen personajes como Napoleón Gómez Urrutia, Ricardo Monreal o la famosa Nestora Salgado (mencionada múltiples veces durante los debates presidenciales) por Morena; Claudia Ruiz Massieu, Miguel Ángel Osorio y la maestra del chapulinazo, Beatriz Paredes Rangel por el PRI; y el PAN no se queda corto en su lista, premiando a Mancera por su docilidad a Moreno Valle y Xóchitl Gálvez. De todos los plurinominales mencionados, todos le han aportado algo a sus partidos de manera notoria, por ejemplo: Osorio, Monreal, Mancera y Moreno Valle fueron gobernadores (Mancera en la figura de Jefe de Gobierno) y el primero, además fue Secretario de Gobernación; Gómez Urrutia aporta recursos tanto económicos y moviliza recursos humanos a través de su sindicato y tanto Gálvez como Paredes, son ideólogas y gestionan al interior de sus partidos de forma importante. Por lo anterior, lo que me llama la atención, una vez más encabezando la lista de plurinominales al senado por el partido Acción Nacional, es el nombre de Josefina Vázquez Mota. Esta señora, ha perdido todas las elecciones en las que ha participado; fue una nefasta Secretaria de Educación, causando daño patrimonial a la SEP con la cancelación del programa Enciclomedia, programa insignia del gobierno de Fox y en el que se invirtieron recursos millonarios que hoy están en el abandono gracias a ella, además de que fue pieza central en el escándalo por el uso de recursos millonarios que le proporcionó el gobierno de Peña Nieto para su fundación que, supuestamente, apoya a los migrantes en Estados Unidos. Por todo lo anterior me pregunto, ¿quién apadrina a tan oscura persona? No aporta recursos al partido, no tiene una agrupación que pueda movilizar miles de personas a favor del PAN, ha sido derrotada en todas las elecciones en las que ha competido, ha exhibido a su partido y lo ha puesto en los reflectores por actos de malversación, y sin embargo, encabeza la lista de plurinominales y será senadora de la república. ¿Qué le sabe a quién para que tan oscura señora sea protegida de tal manera?
Foto propiedad de: Internet

 

México vive un ambiente festivo y esperanzador resultado de las elecciones del primero de julio; una mezcla que va del festejo desenfrenado a la incertidumbre esperanzadora. Festivo porque finalmente fue una verdadera celebración democrática la que se vivió, donde nos enseñamos a nosotros mismos y al mundo, que el voto es el mecanismo para señalar a los partidos políticos que están equivocados, y que aunque la población tiene mucha paciencia y, la mayor parte de la veces, corta memoria, tarde o temprano les llegará un “tsunami”, lo cual fue lo que les pasó a los partidos tradicionales y otrora llamados “grandes”.

Sin embargo, en esta fiesta democrática, todavía quedan reminiscencias de las prácticas partidistas de los viejos tiempos, reflejadas a través de los candidatos plurinominales. Candidatos por los que no votamos y a los que sus partidos les regalan un hueso nada despreciable, el primer regalo, por supuesto, es un trabajo para los próximos seis años con un sueldo y prestaciones que la mayoría de los mexicanos jamás podremos tener; el segundo, es el acceso a una gran cantidad de recursos; y el tercero, es el famoso fuero (que es una carta de inmunidad).

En la lista aparecen personajes como Napoleón Gómez Urrutia, Ricardo Monreal o la famosa Nestora Salgado (mencionada múltiples veces durante los debates presidenciales) por Morena; Claudia Ruiz Massieu, Miguel Ángel Osorio y la maestra del chapulinazo, Beatriz Paredes Rangel por el PRI; y el PAN no se queda corto en su lista, premiando a Mancera por su docilidad a Moreno Valle y Xóchitl Gálvez. De todos los plurinominales mencionados, todos le han aportado algo a sus partidos de manera notoria, por ejemplo: Osorio, Monreal, Mancera y Moreno Valle fueron gobernadores (Mancera en la figura de Jefe de Gobierno) y el primero, además fue Secretario de Gobernación; Gómez Urrutia aporta recursos tanto económicos y moviliza recursos humanos a través de su sindicato y tanto Gálvez como Paredes, son ideólogas y gestionan al interior de sus partidos de forma importante. Por lo anterior, lo que me llama la atención, una vez más encabezando la lista de plurinominales al senado por el partido Acción Nacional, es el nombre de Josefina Vázquez Mota. Esta señora, ha perdido todas las elecciones en las que ha participado; fue una nefasta Secretaria de Educación, causando daño patrimonial a la SEP con la cancelación del programa Enciclomedia, programa insignia del gobierno de Fox y en el que se invirtieron recursos millonarios que hoy están en el abandono gracias a ella, además de que fue pieza central en el escándalo por el uso de recursos millonarios que le proporcionó el gobierno de Peña Nieto para su fundación que, supuestamente, apoya a los migrantes en Estados Unidos.

Por todo lo anterior me pregunto, ¿quién apadrina a tan oscura persona? No aporta recursos al partido, no tiene una agrupación que pueda movilizar miles de personas a favor del PAN, ha sido derrotada en todas las elecciones en las que ha competido, ha exhibido a su partido y lo ha puesto en los reflectores por actos de malversación, y sin embargo, encabeza la lista de plurinominales y será senadora de la república.

¿Qué le sabe a quién para que tan oscura señora sea protegida de tal manera?