martes 13 de noviembre de 2018 | 11:45
Columnas

¿Cómo será la nueva Sedatu?

@horacio_urbano mar 10 jul 2018 16:36
Román Meyer Falcón.
Román Meyer Falcón.
Foto propiedad de: Internet

Imposible esconder el elefante que tenemos en la sala...

Muchas ciudades mexicanas han crecido fuera de control y hoy son contundentemente ineficientes, feas, inequitativas y poco competitivas.

Son manchas urbanas amorfas, caracterizadas por la baja densidad, la ilegalidad e informalidad en la ocupación del suelo y la vivienda, una creciente inseguridad, falta de transporte público de calidad, lo que se traduce en un absurdo exceso de automóviles que deben recorren enormes distancias y una crisis de vivienda que provoca que los pobres tengan que salir a dormir a las llamadas ciudades dormitorio.

Pero aunque el diagnóstico pudiera ser claro, la realidad se hace compleja en la medida en que se diluyen las responsabilidades relacionadas con la planeación y regulación urbanas, así como en la inversión en todo tipo de infraestructuras.

Se requieren proyecto y coordinación... Pero se requiere también claridad en cuanto a roles, alcances y facultades de las diferentes instancias que tendrían que estar relacionadas en un proceso integral de desarrollo urbano.

Y bueno... Pues ese es uno de los retos que tendrá que asumir el próximo titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón.

Hay que recordar que la Sedatu es una Secretaría nueva, creada apenas al inicio de la actual administración, para encabezar la política de vivienda del presidente Enrique Peña Nieto, y que en apenas estos poco más de cinco años, ha enfrentado retos importantes, empezando porque las facultades que le fueron otorgadas no son suficientes para atender sus deberes, pero siguiendo con el hecho de haber tenido tres titulares en tan poco tiempo; Jorge Carlos Ramírez Marín, Jesús Murillo Karam y Rosario Robles Berlanga.

Aun a pesar de que Meyer falcón llega con un proyecto muy claro, tendrá que empezar por construir la estructura que deberá dar soporte a una nueva forma de entender la Sedatu, que busca privilegiar el ordenamiento territorial y extender la cobertura de los programas de vivienda, con el claro objetivo de dar prioridad a los segmentos más vulnerables.

Y esto, tan evidente, implica empezar por definir y dar viabilidad a los roles, alcances y facultades de quienes desde los ámbitos público y privado deben participar en los procesos urbanos en lo general, y en los que tienen que ver con la vivienda en lo particular.

La nueva Sedatu tiene prioridades evidentes, ordenar el territorio y la calidad de las ciudades y garantizar que en el proceso se generen opciones de vivienda para todos los segmentos de población.

Se trata, por supuesto, de una definición fundamental, pero que para aspirar a hacerse realidad debe contar con el soporte de un entramado legal, técnico y financiero, que dé como resultado condiciones propicias para desarrollar procesos que sumen tanto a la sociedad, como a la iniciativa privada y al sector financiero.

Sí... Habrá que tener mucha claridad tanto en el rumbo, como en los instrumentos que permitan mantenerlo y corregir cualquier posible desviación.

Suena sensato el objetivo que plantea el virtual Presidente Electo y que retoma Meyer Falcón.

Por eso suena bien que se estén abriendo espacios muy importantes para especialistas en temas urbanos, como es el caso del propio Meyer Falcón y de Juan Carlos Zentella, quien dijo López Obrador, será propuesto para ocupar la dirección general del Infonavit.

Cabe esperar que se fortalezcan los instrumentos de vinculación entre Sedatu y otras instancias de gobierno, lo mismo en la estructura federal, que en lo que respecta a estados y municipios, porque de eso dependerá el éxito que pueda tener una política federal que requiere la debida coordinación con lo que sucede en el entorno local, fundamentalmente a partir de la tan conocida autonomía del municipio.

Y cabe esperar que en el caso del Infonavit, a pesar de abrir espacios a los retos urbanos y ambientales, esto se haga reconociendo que el Instituto es un banco...

Un banco muy grande, que no opera con recursos públicos, sino con un fondo que se nutre con aportaciones de patrones y trabajadores de la iniciativa privada, y que forma parte del ahorro para el retiro de esos mismos trabajadores.

Es, en consecuencia, una hipotecaria social que tiene dueño... O Mejor dicho; dueños...

Y es además un fondo que responde a un gobierno tripartita, en que además de gobierno hay representaciones de los trabajadores y los patrones.

Y ojo, tampoco se puede olvidar que el Infonavit responde a dos mandatos,  si bien uno es otorgar créditos para vivienda a sus derechohabientes, el segundo, e igual de importante, es administrar los fondos que administra, lo que implica hacerlos rentables a partir de los parámetros comparativos que ofrecen las diferentes afores.

La nueva Sedatu, ha dicho Meyer Falcón, tiene el compromiso de ser un poderoso instrumento que permita revertir la enorme desigualdad que padece México, haciendo del territorio un espacio de desarrollo justo y equitativo.

Y claro, reto importante será entender que esta nueva Sedatu tendrá que cambiar las llantas sin frenar el coche... Porque lo mismo los procesos urbanos, que los sectores productivos relacionados con la vivienda, requieren las certidumbres que les permitan desarrollar planes, proyectos e inversiones de largo plazo, contando con una visión que reconozca escenarios transexenales.

 

Horacio Urbano es presidente fundador de Centro Urbano, think tank especializado en temas inmobiliarios y urbanos

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @horacio_urbano