martes 22 de enero de 2019 | 05:54
Columnas

Herejía Política: #AMLO políticamente indestructible ¿En qué fallaron @RicardoAnayaC y #Meade?

@JorgeMantaro sáb 23 jun 2018 14:10
En 2018 López Obrador se volvió inmune a los ataques, calumnias y golpeteo político gracias a su congruencia que no ha cambiado a lo largo de su vida
En 2018 López Obrador se volvió inmune a los ataques, calumnias y golpeteo político gracias a su congruencia que no ha cambiado a lo largo de su vida
Foto propiedad de: Internet

En esta elección Andrés Manuel López Obrador estuvo mucho más preparado que en 2006 y 2012 gracias a la fundación de Morena, que si bien nació desde 2012 fue hasta ahora cuando logró una estructura fuerte, sólida y compacta que ningún partido, incluido el PRI, tienen. Son millones de mexicanos que los une un solo objetivo que es hacer llegar a Obrador a la presidencia. Es una estructura que se encuentra dispuesta a poner todo de su parte para vigilar todas las casillas y todo el proceso poselectoral.

A Andrés Manuel lo quisieron bajar a la mala desde que era jefe de gobierno de la Ciudad de México y eso provocó que se unieran aún más personas a su causa. Durante las elecciones de 2006 se cometió un fraude electoral que ha costado más de 200,000 muertos, decenas de miles de desaparecidos y desplazados. Esta imposición de un presidente ilegitimo debe quedar bien grabado en la mente de las y los mexicanos pues ese simple hecho provocó grandes problemas en el país que aún aquejan después de doce años.

En 2018 López Obrador se volvió inmune a los ataques, calumnias y golpeteo político gracias a su congruencia que no ha cambiado a lo largo de su vida. La gente en las calles día a día muestra su apoyo, su respaldo al tabasqueño, pues ven en él una oportunidad para que la situación de México cambie para bien. Las condiciones de vida de la gran mayoría de los mexicanos son deplorables y hace falta un cambio urgente que eleve el nivel de vida que tienen para así sacar adelante al país.

El apoyo a AMLO es tal que, con apenas tres años de existencia, Morena está en la antesala de ganar y por mucho las elecciones legislativas federales y mayoría en al menos diez de las veinte elecciones locales. Va a ganar la CDMX, Puebla, Chiapas, Tabasco y con un poco más de trabajo, Veracruz. También la coalición ganará Morelos de la mano del Partido Encuentro Social por lo que de un jalón se tendrán entre cinco y seis gubernaturas.

La pregunta que todo mundo se hace es ¿qué hicieron mal Ricardo Anaya y José Antonio Meade? ¿Qué provocó su estrepitosa caída y nulo crecimiento? Es muy sencillo, la gente ya no quiere más de lo mismo. Anaya pagó caro sus traiciones dentro y fuera del PAN ganando enemigos que no dudaron en bloquearlo y torpedear su campaña para evitar que creciera y así cobrar las facturas pendientes que él dejó.

Ricardo Anaya está muy asustado, preocupado y arrinconado pues sabe perfectamente que esta derrota hará que sus compañeros de partido se lo coman literalmente vivo, pues no tuvo empacho ni pudor en hacerse de la candidatura a la presidencia bloqueando a todos los posibles contendientes de su partido. Tampoco le importó deshacerse de sus competidores del PRD. Su futuro es pasar una jubilación anticipada de la política, pues ya quemó todos los cartuchos con tal de ser él el candidato de la coalición Por México al Frente.

El caso de Meade es distinto, el PRI pudo ser más competitivo si hubiese elegido de candidato a Osorio Chong, que tenía un apoyo de más del 70% del priísmo mientras que José Antonio solo tenía un 5%. Los intentos del PRI por hacer ver a su candidato como un “independiente” o candidato “Ciudadano” les cobró factura pues las bases de su partido nunca lograron conectar con él. No lograron esa conexión debido a que Meade fue un candidato gris que, si bien tiene trayectoria en el ámbito político, fue en el servicio público y no en cargos de elección popular.

Cabe señalar que José Antonio Meade de haber sido preparado con tiempo para ser un candidato presidencial, probablemente se hubiera colocado en un segundo lugar en la elección pues independientemente de los partidos que lo lanzaron como candidato, él es un buen elemento y tiene las tablas suficientes para sacar adelante al país. Pero los hubiera no existen y la realidad es otra.

Esta derrota causará grandes cambios en el país si Andrés Manuel decide realmente acabar con la corrupción, que implica también acabar con la vieja maquinaria priísta, los programas sociales condicionando el voto o la compra de votos. También necesita acabar con los líderes sindicales charros que viven como jeques a costa de los recursos de los trabajadores.

Las y los mexicanos debemos de ejercer la ciudadanía y dejar de una vez por todas cualquier posible posibilidad de que AMLO y Morena en lugar de buscar deshacerse de las viejas prácticas, las adopten para hacer uso de ellas en beneficio de él y su partido como sucedió en el 2000 con Vicente Fox. Está en nuestras manos el no permitir más gobiernos que solo se benefician unos cuantos y dar paso a la sana y correcta distribución de riqueza.

Las encuestas son claras, López Obrador está a 13,000,000 de votos de su más cercano competidor y lo único que puede provocar que se pierda la elección es que sus seguidores se confíen y no salgan a votar creyendo que la victoria está cantada. Por eso es importante salir y emitir el voto para evitar cualquier tipo de fraude electoral, no olvidemos que el PRI y el PAN tienen recursos ilimitados que bien pueden modificar los resultados de la elección. Esto provocaría una crisis nacional que puede orillar al país a un conflicto que ningún mexicano quiere y a ningún mexicano beneficia.