sábado 21 de julio de 2018 | 10:40
Columnas

Crónica política: La CNTE ¿repliegue electoral?; pero volverá gane quien gane

@rosyramales jue 21 jun 2018 06:57
El máximo órgano jurisdiccional en materia electoral privilegió el voto de quienes acudieron a las urnas electorales a pesar de la violencia.
El máximo órgano jurisdiccional en materia electoral privilegió el voto de quienes acudieron a las urnas electorales a pesar de la violencia.
Foto propiedad de: Internet

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se replegó; inusitadamente levantó el plantón y cesó movilizaciones en aquellas entidades federativas donde actúan sus secciones sindicales. La retirada incluye su concentración en la Ciudad de México.

¿No es rara tanta generosidad a diez días de la jornada electoral para elegir Presidente de la República, senadores, diputados federales y cargos locales en 31 entidades?

¿Cambió de táctica?

Generalmente en época electoral las secciones sindicales de la CNTE permanecen en plantón y accionan violentamente; ha sido una forma de operar a favor del partido, candidato o coalición afín. Por lo menos así han actuado en Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero.

Por ejemplo, en las elecciones federales del 2015 la Sección 22 de la CNTE mantuvo prácticamente sitiado el estado de Oaxaca con acciones de boicot electoral en el último trecho de la etapa de preparación de la elección, y el día de la jornada electoral sus agremiados en coordinación con “organizaciones sociales” quemaron urnas y paquetes electorales, y violentaron Consejos Electorales.

Fue el caos.  En aquél entonces, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió de manera sui géneris, no como los establece la Ley de Medios de Impugnación, y validó elecciones de diputaciones federales donde hubo violencia generalizada y no se instaló el mínimo de casillas, entre otras causas de nulidad.

El máximo órgano jurisdiccional en materia electoral privilegió el voto de quienes acudieron a las urnas electorales a pesar de la violencia.

Claro, fue la excepción. No se les ocurra ahora generar violencia con el ánimo de ganar confiados en la decisión de la Sala Superior, porque ya no son los mismos magistrados electorales; además ahora está en juego la elección presidencial.

Otro ejemplo de la táctica electoral de la Sección 22 de la CNTE, también en Oaxaca: En 2016 igualmente se instaló en plantón indefinido con el pretexto de exigir respuestas satisfactorias a su pliego petitorio, y todo el Centro Histórico de la capital de la entidad se convirtió en un cuartel de capacitación de cómo votar a favor de los candidatos de Morena, principalmente por el abanderado a la gubernatura.

En el campamento se encontraron símiles de boletas electorales con este ejercicio. La gremial negó rotundamente el voto corporativo; sin embargo, el llamado a sus afiliados fue votar por los candidatos morenistas.

El voto es secreto, por eso nadie ve cómo marca la boleta el elector a la hora de estar en la mampara; sin embargo, se las ingenian para el voto uniforme.

Así que en 2015, en su primera elección local en Oaxaca Morena como partido quedó en segundo lugar en las votaciones de gobernador con un candidato como Salomón Jara Cruz con el estigma de haber formado parte del decepcionante gabinete de Gabino Cué; y el partido ganó alrededor de nueve diputaciones locales. Fue el efecto AMLO.

En ese contexto cabe preguntar: ¿La CNTE y sus secciones sindicales cambiaron de táctica electoral? ¿O se replegaron por haber obtenido de los gobiernos federal y locales respuestas al mayor número de demandas? Es incierto.

Pero es probable su cambio de táctica: Se repliegan y se van a sus comunidades para operar electoralmente a favor de AMLO, considerando que los escenarios de violencia podrían generar la nulidad de la elección, lo cual ahora sí no conviene a los abanderados de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES). ¿Es así?

Porque como dice el comercial “ya se ven gobernando”. Sin embargo, la elección pinta tan sui géneris que mejor es esperar el resultado de las votaciones.

¿Es la táctica? Claro, sin descartar que la gremial haya obtenido importantes y jugosas respuestas a su pliego de demandas, con excepción de la abrogación de la “Reforma Educativa”, pues no es facultad del Presidente de la Republica, sino del Congreso de la Unión y de los Congresos Locales.

Quién sabe si los maestros de la CNTE lo entiendan; al levantar su plantón en las entidades donde actúan y en la Ciudad de México, advirtieron en regresar a su jornada de lucha, la cual iniciará con la administración presidencial que sea electa el próximo primero de julio para exigir la abrogación de dicha reforma.

AMLO lo prometió. ¿Y si por alguna razón no gana, o gana pero le anulan la elección? ¿O gana y no puede cumplir su promesa?

Como sea, gane quien gane la elección presidencial, la CNTE amenaza con retomar su jornada de lucha.

Cabe una pregunta más: ¿En verdad la CNTE accionará electoralmente a favor de AMLO?  ¿O se daría cuenta de lo irreal de su promesa, pues dar reversa a la Reforma Educativa no depende del Presidente de la República?

De entrada los líderes sindicales han asegurado que la gremial va por el voto libre, no corporativo. ¿En serio? ¿O igual es distractor en beneficio del tabasqueño? 

Por lo pronto, es un respiro para la paz, para las economías locales y para la educación de la niñez y juventud, que los maestros de la CNTE regresan a dar clases. Claro, siempre existe el riesgo del accionar magisterial violento en el contexto electoral, máxime si tienen la consigna de favorecer a Morena.

Sin embargo, hay un elemento a considerar: Hay maestros que gracias a la Reforma Educativa ahora gozan de una plaza. ¿Cómo cuántos son dentro de la gremial? ¿Ellos también votarán por los morenistas?