sábado 21 de julio de 2018 | 10:39
Columnas

Futbol y elecciones

@victortorres_mx dom 17 jun 2018 20:05
La gran sorpresa del Mundial es, sin lugar a dudas, la histórica victoria de México frente a la poderosa selección de Alemania,
La gran sorpresa del Mundial es, sin lugar a dudas, la histórica victoria de México frente a la poderosa selección de Alemania,
Foto propiedad de: Internet

 

El Mundial de Rusia 2018 ya dio las primeras sorpresas a los equipos que llegaron al torneo marcados como amplios favoritos, lo que demuestra, una vez más, que en el futbol ningún resultado está definido hasta que el árbitro decreta el final del encuentro.

Ahí tenemos a las selecciones de España, Argentina y Brasil, consideradas como grandes potencias en este deporte, y en su debut el pasado fin de semana apenas lograron sacar un empate ante sus adversarios de Portugal, Islandia y Suiza.

El otro caso es Rusia, que en su calidad de equipo anfitrión terminó aplastando 5 goles a cero a la selección de Arabia Saudita y de golpe se ha colocado como uno de los equipos favoritos de los apostadores para llegar por lo menos a octavos de final, aprovechando que está jugando de local.

Pero la gran sorpresa del Mundial es, sin lugar a dudas, la histórica victoria de México frente a la poderosa selección de Alemania, que no pudo iniciar con una victoria, como lo ha hecho casi siempre en competencias internacionales.

Contra todos los pronósticos, Alemania terminó perdiendo su primer partido ante México, aún y cuando las apuestas estaban  7-1 a favor de los actuales campeones del mundo.

Cabe recordar que no es la primera vez que los equipos considerados con menos posibilidades de triunfo dan la sorpresa en un mundial de futbol, y no es nada raro que los comentaristas se equivoquen al hacer sus pronósticos, porque se basan en las estadísticas de torneos anteriores, sin considerar que en la cancha son once contra once y cualquier cosa puede pasar.

 

Y así como hay sorpresas en el deporte más popular del mundo, también ha habido resultados inesperados en las contiendas electorales, lo que demuestra que en la política, como en el futbol,  no hay adversarios pequeños.

En el caso de México, todas las encuestas que se han hecho sobre la contienda presidencial indican que las tendencias favorecen a un candidato con una diferencia de por lo menos 15 puntos, con lo que algunos han llegado a asegurar que la elección ya está decidida.

Sin embargo, hay que recordar que las encuestas sólo miden la intención de voto con una pequeña muestra de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral, pero hasta la fecha no existe un método científico que permita conocer la verdadera intención de las personas entrevistadas en dichas encuestas.

Es tanto el desprestigio de las encuestas que en recientes sondeos se ha demostrado que 7 de cada 10 ciudadanos consideran que no influyen en su decisión a la hora de votar, porque no creen en dichos estudios.

Y es que sigue siendo muy alto el porcentaje de los encuestados  que aparecen como indecisos, que si los sumamos  a los que  abiertamente se niegan a manifestar su preferencia y a los que de plano mienten cuando son entrevistados por los encuestadores, nos da como resultado una alta posibilidad de error.

Por lo tanto, tal y como ocurre en los estadios del mundial de futbol, en el escenario de la contienda electoral que se avecina también podría haber sorpresas… Sobre todo con aquellos partidos y candidatos que ya se dan por ganadores, cuando ni siquiera se han instalado las casillas.

 

GRAFITI

Hasta el silbatazo final… Las primeras sorpresas del Mundial de Rusia 2018 ya nos demostraron que ningún equipo debe confiarse, por muy favorito que aparezca en el ranking de la FIFA.

 

Cualquier parecido entre las apuestas deportivas y las encuestas electorales puede ser mera coincidencia, pero si tienen alguna duda, pregúntenle a los que se les amargó el festejo del Día del Padre por apostar a favor de Alemania confiados en las estadísticas.