lunes 20 de agosto de 2018 | 01:57
Columnas

Pollo, conviértete en Águila

@lfcastant jue 14 jun 2018 11:23
Ricardo Anaya
Ricardo Anaya
Foto propiedad de: Internet

Al escribir esto, quedan dos semanas para la elección presidencial, generalmente la única a la que la mayoría del electorado pone atención. 

Nada está escrito.

Los mal llamados "indecisos", que para mí más bien son ciudadanos hartos de ver el mismo circo cada 6 años, sin ver su calidad de vida mejorar, más desanimados de participar en un sistema político que no les representa, que "indecisos" entre las opciones disponibles, son el bloque monolítico de los votos no-afiliados.

 

Andrés Manuel, o más bien sus asesores y voceros, los cuales varían mucho en su calidad, desde la ilustre Tatiana Clouthier al palero y oportunista de Atollini, asumen incorrectamente que tienen atrapado este voto Anti-Sistema. Nada más lejano de la realidad. 

Al integrar a numerosos priistas a su campaña y de "relleno" como candidatos en zonas donde no tiene infraestructura, Andrés ha roto con la congruencia del pasado en favor del Maquiavelismo y la triangulación política. Esto será aceptable solo para los más pragmáticos y pecho frío de los votantes Anti-Sistema. 

 

Amnistía para los narcos no violentos es una cosa, ¿pero para el PRI? 

Es una burla y una afronta no solo al mensaje que Andrés ha manejado desde aquella primera vez que trató de ser presidente en la que a todas luces Felipe Calderón colaboró con el PRI y Fox para robarse la elección, o la siguiente, en la que de nuevo colaboró Calderón con el PRI para coronar a Peña Nieto y en la que surgió un movimiento estudiantil explícitamente Anti-Priista, Masde131 y #YoSoy132.

La triangulación ha dejado a estos ciudadanos huérfanos, políticamente hablando, sin opción política que represente sus convicciones. 

Y aquí es donde tú, Anaya Cortés, "el Chicken" para la banda, tienes una oportunidad, aun faltando tan poco tiempo. #132 comenzó con 7 semanas faltando para la elección, pero el Anti-Priismo, los medios chayoteros y el hartazgo movilizó a la juventud a pronunciarse en contra del desastre anunciado. 

Hoy de nuevo, hay una amenaza a estos votantes con valores e ideales, personificada en los infiltradores priistas que cambian de bando a Morena esperando amnistía y el olvido de afrentas pasadas. México ya no puede ser el país "donde no pasa nada".

 

Necesitamos de la Memoria Histórica para hacer justicia.

En el debate mencionaste a Odebrecht y su consecuente impunidad y subiste en encuestas. Esto no fue casualidad. Hay un baúl lleno de acciones y políticas pasadas del PRI, más de 80 años de hecho, de donde puedes refrescar la memoria del vox populi. 

Denuncia al Pacto por México, arrepiéntete de haber trabajado con Calderón, y critica su muy pendeja Guerra contra las Drogas. Las "reformas estructurales" fueron dádivas a compañías extranjeras y locales, además de presión extranjera por parte de la OECD y el Banco Mundial. Nada más molesta al mexicano que el extranjero intervencionista, especialmente cuando es en perjuicio del pueblo. 

Desde la Revolución no vivimos un tiempo tan difícil para nuestro pueblo, no es el momento de medidas medias, la gente exige cambio.

Pollo, conviértete en Águila.