lunes 18 de junio de 2018 | 06:12
Columnas

Nihilismo y vacuidad en el debate

@rasocas mié 13 jun 2018 10:18
Los candidatos. Su posición sobre los 43
Los candidatos. Su posición sobre los 43
Foto propiedad de: Internet

En la comunidad donde radico varios vecinos decidimos oír juntos el último debate presidencial. Compartimos opiniones morenos, panistas y priistas. Todos hicimos aportes importantes sobre las ausencias de temas y asuntos que los candidatos dejaron de tratar y de la superficialidad con que abordaron los más. Algunos de estos debatientes hasta presumieron de tener un alto grado de conocimientos sobre el teje y maneje de los asuntos de la política nacional.

No sé si son verdad o mentira estas afirmaciones, lo que sí sé es que hay entre nosotros un importante grado de cuestionamientos a las propuestas y ausencias políticas por parte de los candidatos presidenciales. Algunos de los asuntos que hemos puesto sobre la mesa tienen que ver con el hecho de que los candidatos no han fijado posición sobre asuntos harto importantes. ¿Por qué no se pronuncian sobre qué van a hacer respecto de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa por parte del Estado y, en cualquiera de los resultados, qué castigo van a imponerle a los responsables de este atropello de lesa humanidad? 

¿Cuál es la posición de los candidatos presidenciales sobre la creación de la Comisión de la verdad que un juez federal de Tamaulipas ha planteado con urgencia, poniendo en manos de los padres de familia de los 43, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de una Comisión Internacional; la tarea de investigar a fondo este hecho atrabiliario debido a que la verdad histórica que tejieron Jesús Murillo Karam, ex Procurador de Justicia, el gobierno federal y el ejército, resultó finalmente una verdadera falacia y un ignominioso engaño a los padres de los desaparecidos y a la opinión pública nacional e internacional?

¿Por qué razones ninguno de los candidatos habla sobre su posición respecto de la Ley de Seguridad Interior que ha sido aprobada por Peña Nieto y que vergonzantemente ha dejado en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación la última palabra para ver si es constitucional o no, aunque los tres niveles de gobierno la están aplicando en contra de los luchadores y movimientos sociales que se expresan contra las políticas rapaces del régimen en toda la geografía nacional?

¿Cómo no se van a preocupar mis vecinos, la sociedad y yo cuando vemos el nivel del debate que tiene la campaña electoral mientras el país se está cayendo en pedazos y el nihilismo y la vacuidad dominan la escena pública para vergüenza de la autollamada clase política nacional? ¿No es lamentable y patético que los candidatos a la Presidencia de la República se la pasen revolcándose en los dimes y diretes dejando al margen la discusión de los problemas económicos, la falta de empleo, el hambre creciente en amplias capas de la sociedad, las estafas maestras, la corrupción lacerante, la violencia, la criminalización de las protestas y la montaña de muertos que crece al parejo de la impunidad que vive el país?

¿Socialmente los partidos políticos están cumpliendo con el deber de acercarse a sus clientelas electorales para explicarles las causas de la creciente ola de crímenes dolosos en todas las ciudades del país y la incapacidad ignominiosa de las autoridades respectivas para explicar, detener y castigar con el rigor de la ley las actitudes demenciales de las mafias que azuelan a todo el país? ¿Qué pasa con las procuradurías y con los ministerios públicos que se les están desparramando las muertes y las ejecuciones   en toda la República sin que haya ninguna razón que explique la causa de tamaña ineptitud?

Decidí escribir estas notas porque lo que se está omitiendo por los candidatos, no es poca cosa y a la gente, le son necesarias definiciones y compromisos. Tengo claro que lo que falta para el 1º de julio no son días de guardar. Lo que los candidatos no quieren meter en su agenda, ya lo harán cuando lo exijan los ciudadanos. Los asuntos que están quedando fuera son harto importantes como para olvidarnos de ellos.  Hoy ha llegado el momento de abrirle el espacio a las utopías. Condiciones las hay. El pueblo se está organizando y en su conducta y acciones ha vuelto aparecer la esperanza del triunfo. ¡Líder en Morena, tenemos de sobra!