jueves 18 de octubre de 2018 | 03:35
Columnas

Mejor ver la telenovela que el debate de Yucatán... o una serie los más sofisticados

@FedericoArreola mar 12 jun 2018 06:45
La democracia mexicana ha superado ya una marca mundial y hoy en la noche, en Mérida, dará una nueva evidencia de ello
La democracia mexicana ha superado ya una marca mundial y hoy en la noche, en Mérida, dará una nueva evidencia de ello
Foto propiedad de: Internet


“Espera lo mejor, prepárate para lo peor y acepta lo que venga”. Proverbio inglés
“Me ha llamado chaparro, me ha dicho mariquita, me ha dicho la vestida, me ha dicho mandilón. Ha hecho señas obscenas...”. Queja de Lavestida frente al Zangamilote (esto es, grandote y bobo) Chente Fox en el debate presidencial del año 2000

¿Fue Winston Churchill el que dijo que “el mejor argumento contra la democracia es cinco minutos de conversación con el votante medio”? Probablemente, sí. 

La vida moderna, envenenada por el espíritu de competencia, solo tiene sentido si continuamente se rompen récords.

No existía ningún argumento mejor contra la democracia que cinco minutos de conversación con el elector promedio.

Pero, lo dijo otro británico, el empresario Richard Branson, “los récords están para romperse, está en la naturaleza del hombre seguir tratando de hacer precisamente eso”.

La democracia mexicana ha superado ya una marca mundial y hoy en la noche, en Mérida, dará una nueva evidencia de ello.

Hay un argumento mejor contra la democracia que cinco minutos de conversación con la gente del montón: un debate de candidatos presidenciales mexicanos.

¿Qué nos han dejado de enseñanza los anteriores debates que hemos visto desde aquel de 1994? Veamos:

1. Que ese año Diego le dijo niño aplicado a Zedillo.

2. Que en el 2000 Fox le dijo Lavestida a Labastida.

3. Que a AMLO le valió gorro el primer debate de 2006: ni siquiera se presentó.

4. Que una edecán evidentemente en forma física llamó más la atención en los debates de 2012 que EPN, AMLO, Josefina y algún otro candidato irrelevante que andaba por ahí.

5. Que en el primer debate de 2018 Andrés Manuel andaba de hueva y en el segundo tuvo que cuidar su cartera para que no se la robara Riqui Riquín Canallín, mientras que Meade dijo o hizo… ¿qué hizo o dijo Meade en los debates? Sabe.

¿Qué esperar del debate de esta noche?

Honestamente hablando, contra lo que dice la famosa expresión británica, no me puedo preparar para lo mejor, porque no llegará. Así que de una vez me resigno a lo peor, es decir, a presenciar un show medianón que será recordado por cualquier cosa ridícula que ocurra.

Lo bueno, para las personas que no están obligadas a semejante tortura, es que a la misma hora del debate habrá telenovelas en algún canal de TV. O sea, opciones sanas y formativas las hay.