martes 14 de agosto de 2018 | 06:22
Columnas

El silencio de Meade sobre los Moreira

@CapitolioGHG vie 25 may 2018 22:08
Humberto y Rubén Moreira
Humberto y Rubén Moreira
Foto propiedad de: Internet

José Antonio Meade, candidato presidencial de Todos por México, no solo no reprueba la gestión de los hermanos Moreira, al contrario, toma como modelo a Rubén —su operador electoral desde la Secretaría de Organización del PRI— y copia frases suyas: “De la seguridad me encargo yo”. Paria en el PRI y, según él, traicionado por su propio hermano, Humberto quiso exorcizar fantasmas.

En su réplica al reportero de Proceso José Gil Olmos, por medio de su oficina de prensa, el exgobernador no afrontó los cargos, los refutó por carecer de fuente y alejarse "totalmente (...) de la realidad". Por Rubén no responde. La nota advierte: "hasta el momento el señor Moreira ha sido exonerado de todas y cada una de las investigaciones y acciones judiciales de las que ha objeto". El mentís no aclara nada, pero pondera los éxitos del primer sexenio moreirista: "Se mejoraron sustancialmente los servicios de salud".

La contrarréplica de Gil en la edición digital de Proceso, el mismo 25 de abril, es demoledora. Con "datos públicos de la historia del exgobernador y exdirigente nacional del PRI”, el periodista documenta lo que “en Coahuila se le conoce popularmente como la historia negra":

• Deuda pública por 33 mil millones de pesos. (Moreira recibió la administración sin pasivos bancarios).

• Javier Villarreal Hernández, secretario de Finanzas y posteriormente titular del Servicio de Administración Tributaria, "fue señalado como operador de la contratación de un crédito por más de tres mil millones de pesos con documentos falsos. (...) la Procuraduría General de la República documentó que invirtió alrededor de cuatro mil millones de pesos a su nombre (...) en bancos estadounidenses y europeos, lo que le permitió obtener intereses hasta por 20 millones de pesos y luego regresar el monto invertido a las arcas estatales (El Universal, 22 de abril de 2012)".

• Sesenta millones de dólares escondidos en paraísos fiscales de las Islas Caimán y Mónaco, con datos de la red de delitos financieros del Departamento del Tesoro (Fincen, por sus siglas en inglés). "La agencia (...) afirma que esta fortuna puede ser directamente triangulada a cuentas bancarias de Vanessa Guerrero Martínez, esposa de Humberto Moreira (...). (El País, 16 de mayo 2017).

• Sucesión de la gubernatura entre hermanos y nepotismo.

• Mil 811 homicidios dolosos de 2005 a 2011, y 141 averiguaciones previas por secuestro o privación ilegal de la libertad (Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública).

• Al menos 118 desapariciones (de 2007 a 2011), de las cuales 91 estarían relacionadas con el crimen organizado, documentadas por el Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios y Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos y Desaparecidas de Coahuila (Fuundec).

• Más de 150 personas asesinadas entre 2008 y 2011 en el penal de Piedras Negras.

• El asesinato de al menos 17 personas en la quinta Italia de Torreón, el 18 de julio de 2010.

• La masacre en Allende, el 18 de marzo de 2011, cuando "una treintena de camionetas con hombres armados (...) arrasó con el pueblo (...); se contabilizan 300 muertes".

• El último año de gobierno de Humberto Moreira "cerró con 616 ejecuciones".

• "En 2012 el crimen organizado ejecutó a su hijo (José Eduardo)".

Meade puede ser un hombre honrado y acaso el más apto para despachar en Los Pinos, pero el lastre del PRI, la presidencia de Peña Nieto, los fantasmas de la corrupción y las historias negras que le acosan lo convierten en la peor opción para el país después de López Obrador (De las Heras Demotecnia). El candidato hizo campaña el martes en Torreón, la metrópoli más antipriista del estado. El año pasado, la ciudadanía cobró agravios acumulados y le entregó al PAN la alcaldía y las cuatro diputaciones locales. Visitar Coahuila y guardar silencio sobre los Moreira, fue un error.