viernes 25 de mayo de 2018 | 12:47
Columnas

Señores Calderón: váyanse; jamás podrán emular a AMLO

@ginesacapulco jue 17 may 2018 09:07
Que se vayan.
Que se vayan.
Foto propiedad de: Internet

   Ante la ya tan cantada salida de la contienda por parte de Margarita, ellos, podemos asegurar, ya saben que va a ganar AMLO, y también que sus votantes no les alcanzan para ayudar a otro candidato a ganar, el destino de su candidatura era una humillación en las urnas. Su tirada ahora será la de intentar liderar a la oposición a su gobierno (el del presidente López Obrador), y aunque en el PAN estaría su lugar más que natural, los Calderón tienen dos opciones: esa, la de regresar al PAN a reconfigurarlo y desde ahí encabezar dicha oposición, o la de formar un partido político nuevo, con su equipo más cercano (socios) y sus votantes, pero esta segunda, sería enfermizamente ingenuo, el pensar que ellos tienen la fuerza como para articular en torno a su partido, en torno a ellos, a ese supuesto movimiento social que creen pueden llegar a conformar. Bueno, eso es para los Calderón algo sencillamente IMPOSIBLE.

Hoy el PRIANISMO, o como lo llama Álvaro Delgado "el amasiato", entre Felipe Calderón y el presidente Peña, simplemente dejó de existir, para beneplácito de muchos millones de mexicanos, ellos (los Calderón) se van a embarcar en una meta irrealizable, porque se inclinarán por la segunda, ya que en el PAN nunca más los dejarán volver a manipular al partido, como se hizo a partir de la presidencia del blanquiazul por Gustavo Madero, y (esperemos) nunca más vuelvan, a enrarecer y envenenar el ambiente político en México. En resumen: crear un partido/movimiento de las dimensiones de MORENA, los Calderón, nunca lo lograran; así como nunca mostraron otra cosa al frente del ejecutivo federal, que no fuera una mezcla tolerancia a los excesos, con torpeza e indolencia sin igual.

Que se vayan. 

 Váyanse, Felipe y Margarita, lárguense con los sueños guajiros que quieran y pretendan aterrizar, a cuestas, junto con su ambición enfermiza e hipócrita, pero no se vuelvan actores importantes nunca más. Ustedes no nacieron para eso, no tienen ni el carisma, ni la capacidad, ni la transparencia y el magnetismo, ni los ideales y la mística de Andrés Manuel López Obrador. Váyanse y ojalá la conciencia de su GUERRA perdida y decenas de miles de muertos y desaparecidos no los deje vivir en Paz, ni el país de anarquía y el salto exponencial a la corrupción nacional que nos heredaron desde 2012 olviden nunca el tan enorme daño que le hicieron. 

Váyanse y "que Dios los bendiga".